SUSTO

2.5K 138 16


Sigo corriendo como nunca a Polis con ella entre mis brazos.

Mis ojos se clavan en ella con la esperanza de que se despierte. No hay nada que más deseo que ver esos ojos brillar como hace unos minutos atrás.

Me tropiezo pudiendo girar mi cuerpo para no caer sobre ella. Sigue inconsciente y mi preocupación aumenta.

Me incorporo sin importarme del dolor que tengo en mi brazo izquierdo. Estoy a pocos pasos de la entrada de Polis cuando puedo observar a Nyko, amigo médico de Indra. Mi cuerpo suelta un gran suspiro al verle.

Octavia se acerca rápidamente al verme con Clarke entre mis brazos:

- ¿Qué ha pasado Lexa? Dice ayudándome con Clarke.

Pero ignoro su pregunta siguiendo mi camino lo más rápido que puedo hasta llegar a Nyko.

Nyko coge a Clarke entre sus brazos y la tumba, puede ver la preocupación en mi rostro al mirarme y le digo:

--Le sangra la cabeza. Mi voz suena temblorosa.

Nyko le inspecciona la cabeza nada mas oírme, me mira y dice:

-No te preocupes Lexa, solo es un pequeño corte no mas de dos puntos, hay que coserle y Lexa, tu brazo sangra.

Me miro el brazo izquierdo y el corte que tengo es lo que menos me importa en este momento.

--Guardias, llevarla a mis aposentos, ahora. Niko, coge lo que necesites yo te espero allí con Clarke.

Uno de los guardas le alza, mantengo la respiración para que no puedan observar la vulnerabilidad que siento en este momento. Solo quiero que se despierte.

Sé que Nyko me ha dicho que no es grave pero no puedo evitar preocuparme por ti, Clarke. Abre los ojos.

Al llegar a mis aposentos, la tumban sobre mi cama y ordeno que salgan los guardas. Nyko a pocos minutos llega y le trata.

-Lexa, ahora solo necesita descanso. Déjame mirarte el brazo.

Asiento sin apartar mi mirada de Clarke. Nyko coge mi brazo izquierdo y lo desinfecta, frunzco el ceño por el escozor pero no duele demasiado, con el tiempo el cuerpo se acostumbra al dolor físico. Nyko vendándome el brazo me mira:

-Lexa, ¿que pasa con Clarke?

Con esas palabras Nyko me ha dejado muy claro que mi preocupación la he mostrado demasiado. Me ha visto débil.

--¡Fuera!- Le digo alzando la voz.

Me siento a su lado, la observo, esperando a que abra sus ojos y yo poder respirar tranquila. Me acabo de sorprender al percatarme de que me encanta verla dormir, que este en mi cama.

Dios Clarke. Suspiro.

Me levanto y me dirijo a asearme y quitarme la armadura de encima.

************

CLARKE:

Empiezo a despertarme y lo primero que hago es llevar mi mano a la cabeza debido al intenso dolor que siento. Al instante comienzo a darme cuenta que no estoy en mi aposento y lo primero que se me viene a la mente es Lexa.

Me incorporo en su cama, y observo atentamente su dormitorio, es espacioso y luminoso. Lo que más me llama la atención es la pared que hay a mi derecha donde pequeños rayos de sol del atardecer, supongo, se introduce entre ellos.Es como una especie de mándala de flores, se ve hermosos con los rayos del sol. En el centro de la habitación hay una especie de sofá, no muy grande pero parece acogedor, con una mesilla en su frente con velas encendidas, como el resto de la habitación. De pronto escucho pasos detrás de mi, no me levanto pero me giro con la esperanza de que esos pasos sean los de Lexa.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!