A MILÍMETROS DE TI

2.2K 160 16


CLARKE:

Los rayos de sol del amanecer que atraviesan los mandalas de la pared de Lexa, dan en mi rostro logrando que me despierte.

Me siento triste por lo ocurrido de ayer, pero de alguna forma me alegra saber que el nudo que tenía en mi garganta ha desaparecido, tras romper con Finn.

Al moverme lentamente me choco contra otro cuerpo calido bajo las sabanas. Un brazo me rodea la cintura y me doy cuenta de que Lexa pasó la noche a mi lado.

Me prometió que se quedaría con migo y ha cumplido su palabra.

Escucho su respiración, me encanta.

Su respiración en mi nuca, hace que me percate de que esta más cerca de lo que pensé.

Respiro hondo, sin perder el control de mi cuerpo por ese pequeño escalofrió que recorre mi espalda haciendo que mi cuerpo se erice.

Quiero mirarla dormir.

Se me ocurre hacerme la dormida y darme la vuelta para encontrarme frente a frente con ella.

Vuelvo a respirar hondo, porque sé que esa idea es estúpida y que puedo sonreír si ella se despierta.

Pero me arriesgo y me giro suavemente, sin movimientos bruscos.

MIERDA

Me sonrojo al darme cuenta que estaba más cerca de lo que había calculado, pues estoy a pocos milímetros de sus labios. Casi puedo sentirlos, casi puedo tocarlos.

Se me acelera de golpe el corazón al sentir su respiración por encima de mis labios.

******

LEXA:

Me desperté nada mas sentir su roce contra mi cuerpo y me percaté que mi brazo estaba en su cintura.

Creo que esta dormida, por lo que me dispongo a quitarlo suavemente, para no despertarla. Pero cierro los ojos nuevamente al sentir su movimiento girando hacia mi.

No puedo controlar que mis pulsaciones se aceleren al notar que mi respiración se entrelaza con la suya.

Estamos tan cerca que respiramos el mismo aire. Nunca hemos estado tan cerca.

Ni siquiera anoche cuando, ella se había acercado a mí o cuando en la cascada yo me había acercado a ella, pero ignore el deseo de besarle.

Lexa contrólate, contrólate, contrólate.

Pero no lo hago. Un impulso hace que me acerque un poco más, haciendo que rocé mis labios contra el suyo.

Pero ella aun, sigue dormida.

*******

CLARKE:

¡Estoy tocando sus labios!

Me da la sensación de que de alguna forma esta haciendo lo mismo que yo.

Creo que no duerme.

Lo sé porque su respiración ya no es profunda, es entrecortada, al abrir un poco los ojos, su mandíbula forcejea.

Pero yo mantengo mi postura, sin apartarme de ella, de sus labios.

Mi respiración se acelera descontroladamente y relajo mis labios dejándolos ligeramente abiertos contra el suyo, donde ella realiza la misma acción.

*****

LEXA:

QUIERO BESARLE.

Noto como mis manos comienzan a sudar de los nervios y las ganas de sentirla.

Me doy cuenta que no está dormida, porque nuestras respiraciones son igual de rápidas. Y me pregunto si sabe que yo estoy fingiendo lo mismo que ella.

Forcejeo la mandíbula una vez más, porque no sé si puedo controlar el impulso que siento ahora mismo de romper de una vez está distancia y complacer nuestros cuerpos de una vez..

Entumezco mis labios inconscientemente y me doy cuenta que ahora si sabe que no estoy dormida.

Pero no me importa. El hecho de que no se haya apartado provoca que mi cuerpo se excite aun más.

Hacia tiempo que deseaba esto.

******

CLARKE:

Me excito aún más al notar, que humedece sus labios.

Intuitivamente mi cuerpo se tensa, haciendo que mi cadera haga un leve movimiento hacia ella, perdiendo el control de mi cuerpo.

Su mano situada en mi cintura, se tensa suavemente, creo que piensa que no lo he notado, pero es imposible no hacerlo.

Estoy tan excitada, que no puedo pensar con claridad.

Nuestras respiraciones ya son tan altas que ya es imposible pensar la una de la otra que estamos dormidas. Sabemos lo que está pasado y creo que acaba de quedar claro, de que nuestros deseos son los mismos.

No puedo contenerme y un suave gemido sale de mi boca.

Abro mis ojos y me encuentro con el verde de su mirada, profundizándose en mi apretando a su vez su mano en mi cadera.

Su mirada es detenida, primero mira a mis ojos y luego a mi boca. Yo sigo su mirada.

Aprieta una vez mas su mandíbula inclinándose encima de mi sin apartar la distancia de nuestros labios, sin apartar su mirada.

Rodeo su nuca con mi mano, nada más notar su peso sobre mi.

Su respiración es diferente, es pausada. Lo que me da a entender que sabe lo que hace.

Mi corazón se acelera más de lo que esta, al escuchar mi nombre en un susurro suyo:

--Clarke... te deseo pero quiero esperarte.

-Lexa...

--Quiero que tengas las ideas claras, debes de estar confusa después de lo que sucedió ayer con Finn y voy a esperarte, si lo deseas.

Mierda Finn, sin estar sigues por medio.

Asiento sin decir nada, y ella sonríe a medias y posa un leve beso en mi frente haciendo que yo a su vez cierre los ojos.

Entiendo su reacción y agradezco su paciencia.

Se incorpora, haciendo que la pequeña distancia que había entre nosotras, aumente. Desapareciendo en la sala de al lado, donde yo ayer me tome un baño.

QUEDATE CONMIGO¡Lee esta historia GRATIS!