Miedo

1.3K 77 16
                                    

¡Alerta de Spoiler!

Me base en el Capitulo 3 de la Temporada 2: "The Ballad of Duke Baloney!"

Sabía que ese enano era malo pero no pensé hasta que punto -_-

Webby miro fijamente por la ventana, retorciendo sus dedos y apretándolos hasta el punto de ser doloroso cuando el cielo se iluminaba de golpe, un fuerte ruido resonando por la gran habitación y cuando este desaparecía, dejaba el sonido de la fuerte luvia de afuera chocando contra superficie. Ella no lo entendía pero había un ligero pánico creciendo en su interior ante cada relámpago y trueno, algo apretando lentamente su pecho y dificultándole la respiración. 

-Mmmm...- se retorció con más fuerza los dedos sin prestar real atención, algunas plumas blancas cayendo lentamente al piso ante la fuerza. Sus ojos recorrían la gran tormenta que había fuera, un nudo formándose en su garganta y unas ganas cada vez más grandes de llorar atacándola de repente. Soltó un ligero gemido, se volvía difícil respirar. Cerro los ojos e intento poner la mente en blanco pero el sonido de la lluvia y de los fuertes truenos resonando no se lo permitían. Las manos le dolían, podía sentir que se hundía y le costaba respirar. Necesitaba ayuda, necesitaba...

-¿Webby?- una mano en su hombro la sobresalto, logrando que soltara un ligero grito ahogado y saltara de su lugar, alejándose rapidamente de quien la había tocado. Se abrazo a si misma, respirando agitadamente.

-¿Louie?- él estaba ahí, mirándola fijamente y con una de sus manos en el bolsillo de su buzo, la otra extendida en su dirección. -¡Me asustaste!- reclamo con molestia pero no pudo evitar soltar un ligero suspiro de alivio, ya podía respirar un poco mejor y el nudo ya no estaba.

-Lo siento...- sonrío sin parecer realmente arrepentido, metiendo su otra mano en su bolsillo. -...pero, en mi defensa, te llame varias veces-

-¿En serio?- evito hacer una mueca, las manos le dolían mucho. -Lo siento, yo...- el fuerte trueno resonó, acompañado de la iluminación de un relámpago, la sobresalto. Bajo las manos y se aferro al borde de su falda, apretando con fuerza. Volvía a ser difícil respirar. -...y-yo...- el nudo en su garganta volvió, impidiéndole hablar correctamente. Miro casi de manera inconsciente hacia la ventana, apretando un poco más las manos.

-¿Webby?- el pato frunció el ceño al no obtener respuesta. Siguió la mirada ajena y quedo pensativo por un momento, sus ojos abriéndose cuando la realización lo golpeo. -Ho rayos...- se golpeo la frente con la palma de una de sus manos, para después mirar a la pata con preocupación. Se acerco lentamente y levando su mano, estirándola y agarrando la muñeca ajena, sin soltarla ni siquiera cuando ella salto y se giro mirarlo con pánico. -Tranquila~- le sonrío ligeramente, viendo como la pata se relajaba ligeramente. -Estás en la mansión, bajo techo, muy lejos del muelle, de los botes y sobretodo de Flintheart Glomgold- se fue acercando lentamente mientras hablaba, sacando su otra mano de su bolsillo y agarrando la otra muñeca de ella, logrando que soltara lentamente su falda.

-L-Louie...- Webby temblaba, queriendo aferrarse a algo para salvarse del sentimiento de ahogo que tenía encima.

-Tranquila, todo estará bien- hablo con tranquilidad, soltándola lentamente y rodeándola con sus brazos, abrazándola con fuerza. La escucho soltar un sollozo ahogado, prácticamente apoyándose por completo contra él. Webby termino por aferrarse a la tela verdosa, hundiendo su rostro en el hombro ajeno. Se concentro en las palabras de consuelo, en la voz de su amigo y se permitió relajarse lentamente, ignorando los sonidos de la tormenta de afuera.

Extra XD

La tormenta aun seguía con fuerza pero por lo menos, ambos estaban más cómodos. Louie había logrado arrastrarla al sillón, sentándose y dejando que ella se aferrara a él, apoyándose en su costado mientras miraban una película con aire ausente. El pato la miro de reojo, en algún momento la pata se había relajado por completo y termino por dormirse, abrazando el brazo de Louie y con su cabeza apoyada en el hombro de él. El hermano vestido de verde apoyo su mejilla contra la cabeza ajena, soltando un ligero suspiro

-Mmmm...- murmuro, pensativo. Una sonrisa malvada se empezó a dibujar en el rostro, le enseñaría a ese pato enano y mezquino que nadie, NADIE, se mete con alguien de su familia y sale ileso. Y tenía el leve presentimiento que sus hermanos junto a sus tíos estaría de su lado, dispuesto a ayudarlo. Flintheart Glomgold la pasaría muy mal.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora