Una de nosotros

1.3K 94 1
                                    

Totalmente random XD

Webby no podía creer que se estaba yendo lejos de aquella mansión en la que paso años encerrada, donde vivió grandes aventuras con su imaginación, entreno y conoció a sus mejores amigos. Debían irse, alejarse un tiempo para que la tensión y el mal humor se desvanezca o por lo menos se calme. Volverían, lo sabía, pero eso no quitaba que debía separarse de aquellos que tanto quería.

Respiro profundo y dejo escapar un largo suspiro, sus manos apretando ligeramente en mango del bolso que tenia entre manos. Camino con la vista baja detrás de su abuela, saliendo de la mansión y siguieron el camino que las llevaría al portón principal.

-¡Webby!- se sobresalto al escuchar su nombre, deteniéndose y dándose media vuelta, viendo con algo de sorpresa como los hermanos salían a tropezones de la mansión y corría, deteniéndose al estar frente a ella e intentando recuperar el aliento.

-Lo...logramos...- jadeo Dewey.

-Yey~- chocaron las manos entre ellos, suspirando.

-¿Están bien?- la pata los miro curiosidad.

-Si, si, si. No te preocupes por eso- negó rapidamente Huey.

-Te estábamos buscando- hablo Louie, metiendo las manos en el bolsillo de su buzo.

-¿Buscándome?- enarco una ceja. -¿Para qué?- ladeo la cabeza, confundida.

-Solo queríamos decirte que lo que dijo el tío Scrooge es mentira- hablo el hermano vestido de reojo con seriedad. Webby se les quedo mirando, sin saber a que se referían.

-Sobre eso de que no eres parte de la familia...- el de azul noto su confusión. Ella no pudo evitar hacer una mueca, aquellas palabras con la voz del mayor aun rondaban por su cabeza. -...eso es una total tonteria-

-¿A qué se refieren?- dejo su bolso en el suelo, mirándolos con curiosidad.

-Eres parte de nuestra familia- el pato de verde sonrío ligeramente. -Queríamos recordartelo antes de que te vayas-

-Chicos...- algo cálido se expandió desde su corazón hasta el resto de su cuerpo, una alegría empezando a llenarla.

-Eres una de nosotros, sin importar lo que él diga- sentenciaron los tres al mismo tiempo, mirándola como si esperaran una respuesta. Webby los miro fijamente por un momento, para después dejar escapar una ligera carcajada. Se tapo el pico con las manos pero no podía ocultar su risa. Ellos la miraron y parpadearon ligeramente, sin haber esperado esa reacción.

-U-Ustedes...- otra ligera carcajada, sintiendo un profundo alivio inundarla de golpe. -¡Son los mejores~!- saltó hacia ellos para abrazarlos a los tres, ellos rapidamente correspondiendo el gesto. Se separo después de unos segundos, solo para mostrarles una gran sonrisa. -Los quiero muchísimo~-

-Y nosotros a ti, Webby querida~- Louie le acaricio la cabeza, sacandole una risita.

-Tienes el número de Louie, ¿no?- pregunto Huey, sonriendo al ver que ella asentía rapidamente.

-Muy bien~- Dewey sonrío. -Manda mensajes o llámanos cuando quieras- la pata volvió a asentir con energía.

-¡Lo haré~!- se sobresalto al escuchar la bocina de un auto, mirando por sobre su hombro y notando que su abuela, dentro de un auto estacionado frente a la mansión, le hacia señas para que se apurara. -Debo irme- agarro su bolso.

-Nos vemos Webby- ellos le sonrieron.

-¡Nos vemos chicos!- les sonrío, dando media vuelta y corriendo, subiéndose rapidamente al auto y cerrando la puerta. Miro por la ventana, sacando los brazos para despedirse con energía de los hermanos. Apenas se estaba yendo pero ya estaba emocionada de poder volver para estar con los miembros de su pequeña familia y sus mejores amigos.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora