Pecas

1.3K 127 34
                                    

Espero que les guste~

P-D: Imagínenlos como humanos :D

Louie Duck maldecía ser tan pálido.  Sus hermanos mayores eran ligeramente más bronceados, gracias al amor que uno tenia por esos exploradores raros y el otro por su disposición de encontrar aventura en donde sea. Él era el que menos salia, simplemente le gustaba más quedar a mirar televisión o embobarse con su teléfono que salir bajo los rayos del sol, muchas gracias.

Y te preguntaras, ¿por qué odiaba su tono de piel? Eran por sus pecas. Esas odiosas manchas en su rostro, solo notables cuando te acercabas lo suficiente y lo mirabas con atención. Cosa que, en esos momentos, Webby Vanderquack estaba haciendo. Sentada prácticamente encima de él, mirándolo con ojos brillantes.

Retrocedamos unos minutos, ¿si?

Louie estaba sentado con tranquilidad en el sillón, sus ojos fijos en el televisor pero suspirando con aburrimiento, sin encontrar algo interesante que ver realmente. Le dio un sorbo a su lata de Soda, casi escupiendo su contenido cuando su amiga chillo y prácticamente saltó al sillón, cayendo a su lado.

-¡Webby!- frunció el ceño, dejando la lata a un lado y limpiándose la boca con el dorso de la mano, girando el rostro para mirarla y reclamar. -¿Qué...?- se callo al sentir las manos ajenas en sus hombros, firmes para mantenerlo en su lugar pero sin lastimarlo. Se encontró con los ojos ajenos, los cuales lo miraban con atención. Louie abrió la boca para hablar pero ella le gano.

-¡Tienes pecas!- ella chillo con una gran sonrisa, lo miraba como si hubiera encontrado algo realmente interesante.

-S-Siempre las he tenido...- tartamudeo, sintiendo sus mejillas algo cálidas y el nerviosismo extendiéndose por su cuerpo. 

-¡Increíble!- ella rió con alegría pura. -¿Puedo?- pregunto con curiosidad, alzando ambas manos y colocandolas a cada lado del rostro del chico pero sin llegar a tocarlo.

-Y-Yo...- estaba dispuesto a negarse pero aquellos ojos brillantes llenos de alegría y curiosidad se lo hacían muy difícil. Desvió ligeramente la vista, nervioso y algo ansioso. -S-Supongo...-

-¡Yay~!- se sobresalto al sentir las manos ajenas en sus mejillas, unos pulgares acariciando suavemente sus pómulos. Louie se permitió cerrar los ojos, relajándose y disfrutando de la caricia. Reacciono después de unos segundos, entreabriendo los ojos para verla y alzando las manos para posarlas sobre las ajenas pero sin alejarlas de su rostro, solo dejándolas ahí.

-¿Por qué tanto interés en mis pecas?- el de buzo verde enarco una ceja, notando que ella lo veía con curiosidad. -Digo, son una tontería y...-

-Yo creo que son lindos~- sonrío con cariño. El chico hizo una sonido ahogado, mirando a su amiga con sorpresa y sintiendo arder las mejillas.

-G-Gracias- murmuro con una ligera sonrisa. Cerro los ojos al ver que ella se acercaba, dejando escapar una ligera risa al sentir múltiples besos en sus mejillas e incluso en el puente de sus nariz, zonas donde más pecas tenia. Louie apretó ligeramente las manos ajenas, sonriendo con los ojos cerrados y disfrutando de los besos ajenos. Quizás tener pecas no era tan malo después de todo.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora