El buzo robado

1.6K 119 15
                                    

Espero que les guste~

-Oigan hermanos...- Huey y Dewey se voltearon, enarcando una ceja al ver a Louie entrando a la habitación con tan solo una remera manga corta de color verde. -...¿alguno de ustedes vio mi buzo?-

-Nop- negó el de azul.

-¿Donde fue la última vez que lo viste?- pregunto el de rojo, acercándose al menor.

-Ayer en la tarde, cuando volvimos de esa gran aventura con el tío y Mrs. Beakley me ordeno que me lo sacara, diciéndome que estaba muy sucio- bufo ligeramente al decir lo último.

-Pues ahí tienes, debe estar en la lavandería- sonrío el hermano del medio.

-Vengo de ahí y no lo encontré- el de verde se encogió de hombros.

-¿Y no tienes otros acaso?- el mayor enarco una ceja.

-El tío Donald aun los esta arreglando- se rasco ligeramente la nuca. -Iré a preguntarle a Mrs. Beakley, gracias de todas formas- 

-Buena suerte~- rodo los ojos ante la sonrisa divertida de sus hermanos.

-Aja...- suspiro, dándose media vuelta y empezando a caminar. Doblo en una esquina y se detuvo en seco, viendo fijamente a la pata parada no muy lejos de él, con una gran sonrisa y con las manos en los bolsillo de, nada más y nada menos, que su buzo verde.

-Hola~- rió ella, sacando una de sus manos para saludarlo y volviendo a meter la mano en el bolsillo.

-Webby...- entrecerró los ojos. -...devuélveme mi buzo-

-Nop~- negó con diversión, dándose media vuelta y empezando a correr entre risas.

-¡Vuelve aquí!- no tardo mucho en seguirla, corriendo tan rápido como podía y frunciendo el ceño cuando, después de unos minutos de carrera, doblo por un esquina y miro a su alrededor, sin encontrarla. -Webby, sal de donde quiera que estés~- canturreo, caminando lentamente por el silencioso pasillo. -¡Webby!- gruño, sobresaltándose al escuchar una risa salida de la nada. -¿He?- alzo la vista, sorprendiéndose al verla sentada en el candelabro colgado del techo. -Baja de ahí- ordeno, moviéndose un poco para poder verla mejor y que no le doliera el cuello.

-Nop~- sonrío.

-Webby...- se cruzo de brazos. -...baja de ahí ahora mismo o podrías lastimarte-

-No es la primera vez que subo aquí- ella se encogió de hombros.

-Devuélveme mi buzo al menos- enarco una ceja.

-No lo haré~- canturreo, soltando una ligera risa.

-¡Webby!- gruño, rodando los ojos al escucharla reír nuevamente. Suspiro, relajándose lentamente. -¿Qué quieres a cambio?-

-¡Abrazos ilimitados~!- sonrío con ojos brillantes.

-No es necesario que hagas esto por abrazos, ¿sabes?- rodó los ojos pero sonrío ligeramente. -Puedes tener lo que quieres-

-¿Cuando quiera?- pregunto ella.

-Si, si, si- abrió los brazos, sonriendo. -Ahora baja, ¿quieres?-

-¡Yay~!- saltó como si nada, aterrizando perfectamente y corriendo prácticamente hacia el pata, abrazándolo con fuerza y con su mejilla apoyada en su hombro. Louie suspiro pero termino por sonreír, abrazándola de igual manera y acariciándole la nuca con una de sus manos.

-¿Donde encontraste mi buzo?- pregunto enarcando una ceja en cuanto ella lo soltó y se separo ligeramente, agarrándole las manos. El pato sonrío ligeramente, acariciando las manos ajenas con aire ausente.

-Mi abuela me lo dio y me pidió que te lo diera- se encogió de hombros.

-Déjame adivinar: ¿no pudiste luchar contra la tentación de ponértelo y hacerme correr tras de ti por casi media mansión?- la miro con diversión.

-Es divertido~- rió ligeramente. -¿Lo quieres devuelta?- miro por un momento el buzo y luego a él.

-Nha, puedes quedártelo por hoy-sonrío, soltando una de las manos de la pata pero manteniendo la otra, empezando a caminar con ella a su lado. -Debo admitir, te queda bien el verde~- la miro de reojo con sonrisa coqueta.

-Gracias~- rió, metiendo su mano libre en el bolsillo del buzo y apretando ligeramente la mano ajena, contenta.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora