Operación: Confort

3.5K 194 90
                                    

No pude borrarlo de mi mente y tenia que escribirlo~ XD

Webby corrió tan rápido como pudo, alegándose de la playa y yendo directamente a la mansión, sintiendo las lagrimas amenazar con salir de sus ojos. Sollozo y esquivo a toda la gente que estaba en su camino, sin siquiera detenerse cuando sus piernas le dolieron. Llego hasta el gran portón, pasando a través de las rejas y siguió corriendo, abriendo y cerrando con algo de fuerza la puerta principal.

-¿Webby?- Huey, saliendo de la cocina, vio extrañado como la pata pasaba por su lado sin mirarlo y subía las escaleras rapidamente. Enarco una ceja, caminando para seguir a su amiga. Se acerco hacia la puerta entreabierta de ella, haciendo una mueca al escucharla sollozar. Olvidándose de la regla de "tocar" que le había enseñado su tío, abrió la puerta y entro, viendo con tristeza a su amiga: estaba sentada sobre su cama, de piernas cruzadas y lagrimas corriendo por sus mejillas, las cuales intentaba secar inútilmente. -Webby...- ella lo miro con ojos enrojecidos y cansados.

-¡Huey!- extendió sus brazos hacia él, hundiendo su rostro en el hombro ajeno en cuanto el pato se acerco y se subió a la cama a su lado, abrazándola con fuerza. -¡Ella me utilizo Huey!- se aferro a la remera rojiza, dejando escapar otro sollozo.

-¿Quién Webby?- acaricio su espalda con dulzura, intentando tranquilizarla. -¿Quién te utilizo?- algo dentro de Huey se retorció al sentirla temblar y escucharla llorar.

-¡Lena!- se separo del pato, limpiándose con bruscamente las mejillas. El pato mantuvo la calma, evitando lo mejor que podía gruñir ante ese nombre. -¡Se hizo mi amiga solo para entrar aquí!- gruño, apretando con fuerza los puños. -Dijo que era mi amiga...dijo que le agradaba...¡pero todo era un mentira!- se llevo las manos al cabello, despeinandoselo con algo de furia. -¡Soy una tonta!-

-No eres una tonta Webby- hablo con tranquilidad, tomando las manos ajenas para que dejara de estirarse el cabello. -Eres la persona más dulce, confiable y leal que hemos conocido- le sonrío ligeramente cuando ella levantando la vista y lo miro. -Lena es la tonta aquí, ella se pierde de una gran amiga-

-¿En...?- Webby dudo. -¿En serio?-

-Te lo aseguro~- le mostró una gran sonrisa, acariciando las manos que tenia entre las suyas. -Puedes preguntarle a cualquiera de nosotros y te dirán lo mismo- ella sorbió, soltándose lentamente de agarre ajeno y secándose nuevamente las mejillas. Huey frunció el ceño al ver que ella aun conservaba una expresión triste en el rostro. Se quedo pensando un momento, sonriendo enormemente cuando se le prendió el foco. -¡Tengo una idea!-

-¿He?- Webby vio con curiosidad como el pato bajaba de un salto de la cama.

-¡Quédate aquí y no te muevas!- corrió prácticamente fuera de la habitación. La pata suspiro con tristeza, bajándose de la cama y cerrando la puerta, acercándose a su armario para cambiarse y poder hundirse en su tristeza más cómoda.

... ... ... ...

-¡Chicos!- Huey corrió hacia la sala, sus sonrisa solo aumentando al ver a sus hermanos sentados en el sillón. Se paro frente al televisor prendido, ignorando los reclamos por bloquear la vista. -¡Tenemos una operación que ejecutar!-

-¿Operación?- Dewey lo miro con curiosidad. -¿Cual de todas?-

-¡Operación: Confort!- se cruzo de brazos.

-¿Con quién?- pregunto Louie casi tirado en el sillón, sin dar amague de moverse.

-Con Webby- los dos patos se enderezaron en seguida.

-¿Webby?- se miraron entre si, para después mirar al mayor con curiosidad y algo de preocupación. -¿Qué paso?- hablaron al mismo tiempo.

-Según lo que entendí, Lena utilizo a Webby para entrar a la mansión- Huey frunció el ceño, sus hermanos imitando el gesto. -Ella esta muy triste en su habitación y pensé que todos juntos, podríamos intentar animarla-

-¡Bien!- los patos se pararon, acercándose a al mayor.

-¡Preparare nuestra habitación!- sonrío Dewey.

-Me ocupare de la comida y las bebidas- asintió Huey.

-Me encargo de las películas y de llevar a Webby- Louie metió las manos en sus bolsillos, sonriendo.

-¡Decidido!- asintieron entre ellos. -¡Empecemos~!- rieron y se fueron a diferentes direcciones, dispuestos a cumplir su parte.

... ... ... ...

La pata se recostó en su cama con su piyama puesto, pasando las sabanas y la colcha sobre su cuerpo hasta cubrirse la cabeza, abrazando con fuerza una de sus almohadas.

-¡Webby!- escucho como su puerta se abrió, seguido de unos pasos acercarse. -Sé que estas despierta...- no se movió, decidida a quedarse allí. -Si así lo quieres, bien- ella casi gruño cuando su refugio de mantas fue removido, cerrando los ojos ante la luz de la habitación. Se volteo, parpadeando y mirando con expresión cansada a quien tenia parado al lado de su cama. -Hola querida~- Louie la miro con una sonrisa, soltando las mantas que tenia entre manos. -Debes venir conmigo-

-No quiero- enterró el rostro en la almohada que aun abrazaba con fuerza.

-Vamos Webby, ven- rodó los ojos cuando recibió un murmullo ahogado como respuesta. -Bien, lo haremos así entonces...- la agarro de las manos y con algo de esfuerzo, logro arrastrarla fuera de la cama. Ella solo gimió, tirada en el piso y con su almohada al lado. -Vamos, de pie~- canturreo, pasando sus manos por debajo de los brazos ajenos y logrando levantarla para ponerla sobre sus pies. -Por lo menos ya te cambiaste...- murmuro.

-¿No puedo quedarme aquí?-pregunto con cansancio.

-Nop~- negó, agarrando la almohada abandonada con una mano y con la otra tomando la de Webby. Empezó a caminar, yendo hacia la habitación que compartía con sus hermanos. -Ya llegue- sonrío al entrar.

-¿He?- Webby noto las mantas puestas en el piso, con múltiples almohadas de todos los tamaños y colores arriba, algunas puestas contra la pared. -¿Qué es esto?- viendo la tele prendida pero con la pantalla azul, con muchas cajas de DVS al lado.

-¡Un nido!- Dewey sonrío enormemente. -Miraremos películas hasta cansarnos-

-Sip- Huey rió, señalando las bolsas y latas que estaban a un lado del nido. -También tenemos comidas y bebidas-

-Yo...- la pata se callo al sentir a Louie tironear de ella, guiándola hasta el centro del nido y poniendo sus manos sobre sus hombros, obligandola a sentarse.

-¿Cómoda?- sonrío el de verde, sentándose a su lado y apoyándose en la almohadas puestas contra la pared tras él, acomodándose.

-Si pero...no entiendo...- murmuro, confundida.

-Esto es para animarte- hablo Dewey con una sonrisa, sentándose a su otro lado.

-Y para que sepas que estamos a tu lado- sonrío Huey apagando las luces y uniéndose a los demás con el control en mano, sentándose junto a su hermano de azul.

-Exacto~- asintió Louie.

-Ho...- miro como Dewey se estiraba para agarrar una colcha, extendiéndola para ponerla sobre las piernas de todos y luego apoyándose contra las almohadas. Webby no pudo evitar sonreír, echándose hacia atrás y acurrucándose entre ambos patos, sintiendo como se acercaban un poco más a ella. -Gracias chicos~-

-No hay problema- ellos sonrieron y se dispusieron a ver una de las primeras películas que había agarrado, disfrutando el momento.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora