Pregunta importante

1.8K 127 68
                                    

Petición de: @_erika_moon_512_

Espero que esto sea lo que esperabas ^_^

Antes que nada, les quiero decir que aquí son mayores de 25 años.

Y pueden imaginarlos con la ropa que quieran, me dio fiaca hacer esa parte XD

Espero que a todos les guste~

-No puedo hacerlo- murmuro Louie, retorciendo sus dedos con fuerza.

-Y ahí va de nuevo- suspiro Huey con algo de cansancio.

-¡Ho, vamos!- Dewey rodó los ojos. -¡No seas cobarde, hermano!-

-¡No soy cobarde!- gruño, mirándolos con el ceño fruncido. -Solo estoy...decidiendo...-

-Llevas dos horas y media "decidiendo"- el mayor enarco una ceja, haciendo comillas en el aire con los dedos.

-Es que...- el menor desvió la vista. -...y si...¿ella dice que no?-

-¡Ella no lo hará!- negó el hermano del medio. -Ella te adora, no te podría decir que no aunque lo intentara-

-Tiene razón- sonrío el de rojo. -¿Realmente quieres hacerlo?-

-¡Por supuesto que quiero!- suspiro, rascándose la nuca. -...la quiero muchísimo...- saco algo del bolsillo de su chaqueta, mirando la cajita negra que tenia en la mano con una ligera sonrisa. Los dos patos se miraron entre si, suspirando.

-¡A por él!- se abalanzaron sobre su hermano vestido de verde, agarrándolo firmemente de los brazos.

-¡Suéltenme traidores!- gruño mientras luchaba para soltarse, dejando caer por accidente la pequeña caja al suelo. Dewey se agacho con algo de dificultad pero sin soltar a su hermano, agarrando la caja con la mano y dejándola rapidamente en su bolsillo.

-¡Vamos~!- sonrío Huey. Entre ambos arrastraron al menor de los tres hacia la puerta, luchando para llevarlo por el pasillo.

-¡Enciende el auto tío!- rió Dewey, ignorando por completo los gritos y reclamos ajenos.

... ... ... ...

-¡Hey!- bufo Louie al ser empujado bruscamente fuera de la limusina de su tío, apenas logrando mantener al equilibrio. Miro hacia atrás para reclamar, gruñendo al ver que la puerta se cerraba y el auto arrancaba, alejándose después de tocar un par de veces la bocina. -Los odio...- miro a su alrededor, notando que estaba en el parque central. Pudo notar enseguida a Webby no muy lejos, con sus manos aferradas a las correas de su mochila en la espalda y mirando con una gran sonrisa llena de emoción las preciosas y coloridas flores ahí plantadas. Trago con algo de fuerza, metiendo las manos en los bolsillos de su chaqueta y apretando ligeramente la cajita que su hermano había metido ahí en medio de su secuestro. Empezó a caminar hacia la pata, mostrando la mejor sonrisa que podía e intentando ignorar el nerviosismo que lo inundaba.

-¡Llegaste~!- Webby se volteo a verlo apenas estuvo cerca, sonriendole enormemente. Se le acerco con los brazos extendidos, abrazándolo con cariño y dándole un beso en la mejilla. Se separo, agarrándole de la mano.

-¿Creíste que no vendría a la cita que yo mismo pedí?- enarco una ceja, sonriendo con diversión. -Me ofendes Webbs~- se llevo la mano libre al pecho, fingiendo una mueca de dolor. Empezaron a caminar a paso lento.

-Ya te ha pasado- rió ella. Louie se rasco la nuca, recordando.

-Me había quedado dormido esa vez...- murmuro. Había llegado prácticamente dos horas después de la hora programada de su cita. Corrió hacia el lugar de encuentro pero ella ya no estaba. Webby no le hablo en dos semanas. Habían sido las peoras semanas de su vida.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora