La nota

1.4K 114 17
                                    

¡Para los que pidieron Loubby!~ ^_^

Webby se tambaleo ligeramente, intentando mantener el equilibrio de los seis libros apilados que tenia en sus manos y agradeciendo a su abuela cuando ella le abrió la puerta principal. Camino con una gran sonrisa, dispuesta a irse a su habitación para leer los nuevos libros de misterio y grandes asesinatos que tenia. Le hubiera gustado poder llevarse unos libros de la gran biblioteca secreta y únicamente de la familia McDuck pero la loca bibliotecaria la saco a patadas, así que tendría que conformarse con lo que tenia.

Subio las escaleras a paso lento, acomodando los pesados libros entre sus manos y suspirando de alivio al llevar arriba, yendo directamente a su habitación. Se detuvo frente a su puerta, equilibrando los libros con una mano y intentando abrir la puerta con la libre.

-¡No!- jadeo al sentir de los libros se inclinaban, a punto de caerse. Chillo, dando unos paso hacia el frente en un triste intento de que nada se caiga. Suspiro de alivio cuando una mano salio de la nana, sujetando la pila de libros y volviéndolos a empujar a su lugar.

-Hey Webby~- el pato le sonrío, metiendo las manos en el bolsillo de su buzo con tranquilidad.

-¡Louie!- sonrío enormemente, volviendo a acomodar los libros entre sus manos. -Gracias- miro de reojo a la puerta y de nuevo al pato. -¿Puedes abrirme la puerta, por favor?- pregunto, haciendo una mueca. -Esto ya esta muy pesado...- murmuro con algo de molestia.

-Claro...- se encogio de hombros, acercándose a la puerta pero deteniéndose antes de abrirla. -...pero antes de que se me olvide...- se volteo para mirarla, sacando algo de su bolsillo.

-¡HEY!- Webby reclamo cuando sintió un repentino empujón en su frente, parpadeando varias veces al ver algo negro y borroso, de seguro posicionado entre sus ojos. -¡Louie!- frunció el ceño. -¿Qué estás...?-

-Nos vemos querida~- el pato vestido de verde le sonrío, guiñándole un ojo y alejándose a paso lento. Ella frunció el ceño, confundida, pero termino por encogerse de hombros. Sonrío al notar la puerta abierta, entrando y dejando rapidamente los libros sobre su cama con un suspiro, dándose vuelta para arrimar la puerta y dejarla entrecerrada. Quito lo que estaba colgando entre sus ojos, notando que era un nota cuadrada de papel de color verde auto-adhesiva.

-"Propiedad de Louie"- podía reconocer la letra del mencionado, con esas palabras escritas en negro. Levanto la vista, notando con cierta sorpresa que había una misma nota, con la misma letra y las mismas palabras en su gran pizarra, justo sobre la foto de la mismísima Webby. Tardo uno momento en entender, abriendo los ojos enormemente cuando las palabras y la ubicación de la nota tuvieron sentido en su mente.

-Ho...- su rostro se torno rojo en segundos, llevando una de sus manos a su rostro y cerrando los ojos, su otra mano sujetando aun la nota. Tan concentrada en su mundo estaba que no noto al pato vestido de verde mirándola desde la puerta, escondido y con las manos en los bolsillos, una gran sonrisa dibujándose en su rostro.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora