(2° Parte) Yo gano~

1.2K 89 9
                                    

Holis~ :3

Tardare un poco en actualizar xq toy algo ocupada con otras cosas pero no se preocupes, hare lo q me pidieron en cuanto pueda ^_^

Otro día, otro viaje, otra aventura para buscar un gran tesoro secreto y otro forzoso aterrizaje de parte de McQuack. Para su mala suerte, el avión estaba lleno de monedas de oro y cosas de valor, muchos de estos puestos dentro de cajas de madera, las cuales se movían por todo el interior por culpa de la turbulencia.Y para su buena suerte habían terminado cerca de un restaurante.

-¿Podemos comer algo?- Dewey señalo al lugar, mirando al mayor con una gran sonrisa. Scrooge estaba a punto de hablar pero se callo al ver la mala mirada que le enviaba Donald, quien tenia el ceño fruncido y los brazos cruzados.

-Bien...- gruño.

-¡Genial!- los trillizos se miraron entre ellos con grandes sonrisa.

-...pero primero vamos a arreglar este desastre- señalo hacia dentro del avión. Ellos gimieron con decepción, ¡no querían mover todas esas pesadas cajas! Louie miro a su alrededor y luego por sobre su hombro, enarcando una ceja al notar que cierta pata estaba entrando al restaurante.

-Webby ya se adelanto- señalo, mirando al mayor.

-Ve con ella y espérenos dentro, no tardaremos- Scrooge lo miro con seriedad. -No se metan en problemas, ¿de acuerdo?-

-Por supuesto~- sonrío, dándose media vuelta y empezando a caminar, directo a la entrada del restaurante.

-¡Suertudo!- rió al escuchar lo que sus hermanos gritaban a sus espaldas. Metió la mano izquierda en su bolsillo, utilizando su otra mano para abrir la puerta y mirando a su alrededor, frunciendo ligeramente el ceño al poder notar a la pata que le deba la espalda y hablando con un halcón de sonrisa creía, sus manos sosteniendo las de su amiga. Dio un paso, dispuesto a llevarse a su amiga lejos del desconocido, pero cuando dio el segundo paso...tropezó.

-Agh...- gimió ligeramente, ahora en el suelo. Había logrado poner los brazos para evitar un golpe en su hermoso rostro pero eso no lo salvaba de la vergüenza. Escucho que ella decía su nombre, pasos rápidos acercándose hasta quedar a su lado.

-¿Estás bien?- la escucho preguntar con preocupación, al mismo tiempo que sentía la mano ajena en su espada.

-Me cayeron las cosas del tío Scrooge encima- la miro de reojo, solo para cerciorarse de ella le creyera. -Me duele todo...- murmuro, no era una mentira. Las cajas llenas de tesoros en el avión habían rebotado por todo el interior cuando empezó la turbulencia y cuando McQuack hizo el "hermoso" aterrizaje de siempre, estas terminaron arriba de él y de sus hermanos.

-Me lo imagino- Louie enterró su rostro entre sus brazos, ocultando la sonrisa que se formaba al escucharla reír ligeramente. Se sobresalto al sentir las manos ajenas agarrar con suavidad su brazos. -Vamos...- dejo que lo ayudara a levantarse, mirándola con curiosidad y notando con cierta sorpresa que ella no lo soltaba, sino que se abrazaba a su brazo y se acurrucaba prácticamente a su lado. -...busquemos donde sentarnos mientras esperamos a los demás- la pata le sonrío con alegría y él no pudo evitar devolverle la sonrisa con cariño.

-Tú me guías~- dieron unos pasos, deteniéndose solo para que Webby mirara al halcón y se despidiera con una gran sonrisa, para después volver a caminar. Louie, dejando que ella lo guiara, miro de reojo hacia atrás y frunció ligeramente el ceño, notando como aquel desconocido lo miraba con molestia.

-Aquí- se acercaron a una mesa con una especie de sofá de un lado, dos sillas en cada lado y una última en un extremo. Se subieron al sofá, riéndose ligeramente.

-Entonces...- Louie se dispuso a ser casual, apoyando su codo en la mesa y su mentón en la mano, mirando de reojo. -...¿quien era ese?- se refirió al halcón.

-Ho...- ella sonrío ligeramente. -Ni idea- el pato no pudo evitar enarcar una ceja, intentando no sonreír con diversión. -Choque con él y me estaba disculpando antes de que llegaras- Louie negó, riendo ligeramente. Terminaron por hablar sobre su reciente aventura, sus familiares no tardando mucho en unirse y pedir comida.

... ... ... ...

-Panza llena, corazón contento~- pensó Louie con una sonrisa, palmeándose ligeramente la panza. Miro de rojo a la pata a su lado, quien intentaba ocultar su bostezo con una mano y estiraba la otra por sobre su cabeza, desperezándose. -¿Cansada?-

-Sip- asintió adormilada. No era sorpresa, no habían podido dormir mucho, menos cuando era McQuack quien conducía el avión.

-Podrás dormir en el avión...- sonrío, señalando disimuladamente a su tío Scrooge. -...él conducirá lo que queda del viaje-

-Eso es un alivio~- ella sonrío, parpadeando lentamente.

-¿Quieres...?- extendió su mano, dudando por un momento. -¿...apoyarte en mi hombro? Te avisare cuando nos estemos yendo-

-Por favor~- se acerco a él, cerrando los ojos y apoyándose en su hombro, sonriendo ligeramente. -Cómodo~- el pato sonrío con cariño, volteándose con confusión al sentir una mirada fija en su nuca. Miro con curiosidad al halcón, quien lo miraba con el ceño fruncido desde el mostrador y no pudo evitar sonreír con diversión.

-Yo gano~- movió el pico pero ninguna palabra salio. No pudo evitar reír al ver como el halcón se enojaba mucho más, al parecer entendiéndolo a la distancia. Ho si, había ganado la atención de Webby.

DuckTales One-ShortDonde viven las historias. Descúbrelo ahora