Emilia miraba desconcertada hacia aquella casa, le parecía muy bonita, grande… se podía imaginar corriendo por ese jardín… le gustaba.

Soltó la mano de Lu y se acercó a la puerta. Lucianna le hizo una seña para que tocara, la niña no sabía que sería Jared quien abriría…

- pequeña diablilla!- saludo Jared tomándola en brazos y dándole una vuelta. La risa de Emi contagió a Lu-

-Jared!!!- chilló la niña y se aferró a él como si su vida dependiera de aquello-

-como estas? Ah?- la niña no respondió solo sonreía con tanta ternura que Jared creyó deshacerse-

-mami!- dijo la pequeña y la llamó con una manito. Lu se acercó con algo de duda-

-Luce- saludo Jared-

-hey…-

-entremos?- Lu asintió y lo siguió por la puerta. A medida que entraba en aquel lugar los recuerdos la invadían. No había sido una buena idea ir hasta allí-

Una vez adentro Jared dejó a Emi en el piso. Ella aceptó a regañadientes y comenzó a explorar. Las cosas que Jared tenía le llamaban la atención, sin embargo Lu le había enseñado que no debía tomar cosas sin permiso.

-siéntate… quieres algo de beber? Ya almorzaron?- preguntó Jared-

-estamos bien, gracias- respondió mientras se hundía en el sofá. Se sintió bien… casi un deja vu-

/Flashback/

-Jared… detente… mmm, por favor… hey!- soltó una risita-

-te amo Luce, te amo…-decía entre besos- te amo, te amo TE AMO!!!- gritó extasiado mientras dejaba caer a Luce sobre el sofá-

-también te amo idi.o.ta… mmmm…- se dejó llevar por los besos y caricias de Jared…-

-te gusta? Sé que te gusta- se incorporó un poco, lo suficiente para poder verla a los ojos, esos ojos que amaba- Luce, mi Luce, la lux de mi vida- Lucinna rió-

-eres tan cursi a veces Jared…- él frunció el ceño intentando parecer enojado, pero qué demo.nios, era imposible enojarse con ella-

-cursi y todo… estás loca por mi- la voz ronca hizo que cada fibra de Luce reaccionará de inmediato-

-Jared…-su voz se quebró debido a los nervios-

-mmhh?- se entretuvo dando pequeños besitos en el cuello de Luce, quien se retorcía bajo su peso-

-te quiero…-susurro, esperando la respuesta de Jared-

-yo te amo- subió su mano para acariciar el cabello de Lu-

-no… Jared… te quiero… ahora… te… te necesito- sintió como los colores subían a su rostro. Jared provocaba eso en ella, volverla valiente y decidida. Él se levantó de inmediato, su rosto reflejaba la sorpresa por aquella petición.

Hace 4 meses que había estado saliendo con Luce, 4 meses que habían sido suficientes para saber lo enamorado que estaba de esa mujer, pero también 4 meses en que había tenido que controlar los deseos de poseerla. Casi le había dado un ataque cardíaco cuando Luce le confesó que era virgen. Desde ese día se mantuvo dentro de los límites que Lu establecía. Y ahora ella le pedía más. Era el hombre más feliz del mundo! LA mujer que amaba lo necesitaba y deseaba tanto como él a ella-

-Ahora? Estas… segura?-ella asintió pero él quería, necesitaba estar seguro, 100% seguro- no te sientas presionada, estamos bien así… puedo esperar Lu- ella puso su mano en la boca de Jared-

-tu podrás esperar, pero yo no aguanto- sacó la mano de su boca y se acercó con rapidez. Chocó sus labios contra los de Jared y rodeó su cuello con sus brazos- te amo- se las arreglo para decir sin cortar el beso. De inmediato Jared la tomó en peso-

-Aquí no… arriba- cargando a Lu subió hasta su habitación-

/fin flashback/

Fue incómodo, sus recuerdos la habían hecho sonrojar. “mi primera vez!! En esta casa!! Empezando en este mismo sillón” pensó.  “Dios mío, debo dejar de pensar en eso” se reprochó.

-Todo bien?- preguntó Jared curioso. No entendía por qué de la nada Luce se había sonrojado y no solo eso, estaba notoriamente nerviosa. ¿qué habrá estado pensando?-

-todo bien- debió aclararse la garganta- todo bien…

La tarde pasó lenta para Lu, esta vez ella no podía simplemente escapar, debía estar presente mientras su hija y Jared jugaban. Emi quería que mamá jugara también, pero Lu encontraba la forma de negarse. Estar de esa forma, los 3, la hacía pensar en las posibilidades de ser una familia, y no podía permitirse ese sueño. Porque eso era, un sueño, uno muy lejano… Un imposible…

A la hora de la cena Lu quiso llevarse a Emi, demasiada incomodidad para un solo día. No estaba preparada para eso. Pero Jared insistió… y Emi… ella se durmió…

-Deja que duerma un momento, no ha parado en todo el día- Jared acarició el cabello de la pequeña que dormía cómodamente en el sofá. Bendito sofá!-

-es tarde…- intento excusarse-

-no, no lo es… déjala dormir y comamos algo, te parece?- Jared no quería sonar insístete, pero quería estar con ella-

-ok…- se rindió-

Comieron en silencio, ambos, sin saberlo, pensaban en lo mismo… ¿Qué hubiese pasado si no hubiéramos terminado de esa forma?

Jared se los imaginaba juntos, viajando, él la hubiese llevado a conocer todo el mundo… se habrían casado? Hubieran tenido hijos? Quizás sí, quizás Emi hubiese sido de ambos… Emi, quién será su padre?

Lu se imaginaba una vida en familia, ella, Jar y Emi… juntos…  otra vez ese sueño imposible cruzando sus pensamientos… dolía, dolía y mucho

-nunca te engañe- Lu dijo en voz baja, casi con miedo. No  supo por qué lo hizo, las palabras simplemente salieron de su boca sin pedir permiso-

Jared  y la miró fijamente no supo que responder… no estaba preparado.

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!