Parte XXX

880 48 23

Después de la tormenta...

-Bro… ¿estas realmente seguro que esto es lo mejor?- Shannon se encontraba cruzado de brazos frente Jared, quien estaba sentado en el piso apoyando su espalda en un sofá. Su barba había crecido, su cabello se veía despeinado, más de lo normal. Unas pequeñas manchas azules habían aparecido bajo sus ojos, los cuales tenían pequeñas líneas rojas a causa de la falta de sueño y, aunque él lo negara, el llanto.

-Aja- hizo círculos con su cuello junto con una mueca de dolor- Es lo mejor- repitió eso para sí mismo. Lo venía haciendo desde que decidió que no buscaría más a Lucianna.

- ¿Cómo se supone que es lo mejor, llevas más de dos semanas sin bañarte y apenas moviendo el culo? No has comido, al menos no lo suficiente, no has salido… no haces nada Jared, NADA- Shannon levantó la voz. Debía llamar la atención de su hermano de alguna forma. Esta no era la primera vez que Jared había caído de tal forma… Lo mismo había pasado años atrás, cuando la relación con Lucianna había acabado. No era justo.

Shannon sentía que su hermano merecía ser feliz, y también sabía que lo único que lo haría sentir así eran Lucianna y la pequeña Emilia. No había visto a Jared sonreír tanto como cuando esa pequeña se había quedado en su casa.

- Jared… no puedes rendirte así. ¿dónde quedó el hombre fuerte? ¿el cabeza dura que insiste e insiste, que pelea por lo que quiere hasta que lo obtiene? ¿dónde está el maldito bastardo obstinado que puede llegar a ser un dolor en el culo?- Shann se sentó al lado de su hermano, compartiendo un lugar en el piso-

- Desapareció, se fue, ya no está más…- Antes que Shannon pudiera rebatir, Jared siguió- no tienes idea bro… no sabes lo que sentí en ese momento. Esa diablilla, lloraba como si alguien hubiera muerto, ¡o peor! Y Lu… la destrocé, destrocé su pequeña familia. La herí a ella y a esa bebita que no tiene culpa de nada…

Jared no había podido olvidar los ojos de tristeza de Emilia cuando le pregunto “¿eres malo?” Removió su cabeza…

- Me preguntó si era malo Shann… una niñita me preguntó si yo era malo, y si había sido malo con su mamá-escondió su rostro entre las manos-

Shannon no supo qué decir. No sabía cómo consolar a su hermano, quizás solo debía dejar que la pena pasara… si es que eso era posible.

***

- ¿No te parece extraño? –Ian abrazó a Lu en el sofá mientras veían una película-

- ¿qué cosa?- Lu descansó su cabeza en el hombro de Ian, era cómodo y familiar. Tener un amigo así era todo lo que necesitaba… no, necesitaba más, pero con Ian estaba bien así-

- Emi, no ha preguntado por Jared desde… ese día- Lucianna se removió incómoda, era verdad. Ella también había notado eso. Emilia simplemente dejó de hablar sobre Jared, no preguntó por él ni cuándo lo visitaría. También había arrugado el dibujo que había hecho para dárselo y el collar triad que él le había regalado había desaparecido.

- Lo sé…- resopló- no ha mencionado nada…

- Ese día… ella le preguntó si había sido malo contigo…- Lu asintió- ¿será eso?

- No lo sé… quizás sea solo el decaimiento por el resfrío que cogió… - Podía ser, era una opción. Pero también estaba consciente del enorme cariño que la pequeña había desarrollado por Jared, y que lo que sucedió hace unas semanas debe haber sido demasiado duro para Emilia.

-¿Mami?- Emi apareció por el pasillo cogiendo un oso de peluche por la patita. Llevaba su pijama, hace una hora que Lu la había llevado a dormir, era tarde y estaba enferma, así que debía descansar-

-¿Qué pasó amor?- Lu se levantó y tomó a Emi en brazos-

-No me siento muy bien mami- Emi se aferró al cuello de Lu y puso su mano en su estómago- mi pancita duele-

-Tienes un poco de fiebre cariño….- dijo Lu apoyando sus labios en la frente de la pequeña- Vamos a la cama, te daré algo para que te sientas mejor ¿si?- Emi asintió- Buenas noches Ian…

-Buenas noches- Ian guiñó- Descansa Emi, ya verás que mañana estarás perfecta – Emi asintió sin sonreír-

-Buenas noches tío Ian, te quiero mucho porque eres bueno con mi mami- Luce e Ian compartieron una mirada pero no dijeron nada. Luce se fue a la cama con Emi. Estaba preocupada., la niña no se enfermaba a menudo, un resfrío o una gripe de vez en cuando, nada más. Pero ya llevaba varios días decaída, con poco apetito y ahora se quejaba por un dolor de estómago. La llevaría al médico, no esperaría más.

-¿Emi?- Lu acarició la frente de la niña- ¿Quieres que hablemos sobre Jared?

-No- la niña tiró las sabanas y se cubrió solo dejando sus ojos descubiertos-

-¿Por qué no? Yo pensaba que… que querías mucho a Jared, que él era tu amigo- tragó con dificultad, le costaba hablar de Jared con su hija, más aún con todo lo que había pasado las últimas semanas. Pero tampoco quería que su hija dejara de querer a su papá. Jared podría ser un bastardo hijo de su madre, pero no podía cambiar el hecho de que era el padre de Emilia, y mucho menos, que Emilia en el fondo seguía queriéndolo. Era tiempo de ser lo suficientemente madura y hacer algo bien.

- Ya no, no lo quiero mami- la niña apretó su osito de peluche-

-Amor, no dejas de querer a alguien de un día para otro…

-¿Incluso si es alguien malo?- la niña se sentó en la cama y miró a su mamá-

-¿Por qué crees que Jared es malo, bebe?- Emi se encogió de hombros- dime, tu sabes que me puedes decir todo…

-Porque fue malo contigo, te hizo llorar, eso no se hace- Emilia frunció el ceño y Luce solo pudo recordar a Jared cuando hacía el mismo gesto de enojo- Yo te quiero mucho mami, y si Jared te hace llorar yo ya no lo quiero. Si él no te quiere yo no lo quiero- la niña sentenció con seriedad, su lógica de cómo funcionaba el cariño entre las personas sorprendió a Lucianna-

- A ver… que Jared no me quiera- eso le dolió más de lo que esperaba, más de lo que debía- no significa que él no te quiera...

-¿en serio?- Emilia estrechó los ojos y miró precavida-

-Ajam- Lu arrastro a Emi para abrazarla y a la vez comprobar cómo estaba. La niña aún tenía fiebre, pero al parecer el estómago ya no le dolía-  Mmmm, ¿te acuerdas cuando tú eras muy amiga de Jared y yo no?- Emi asiente- y tú decías que lo querías mucho, ¿verdad?- Emi asintió de nuevo- Vez, tú lo querías pero yo no, y yo jamás te dejé de querer por quererlo a él- Emi miró hacia arriba, buscando los ojos de su mamá-

-Es raro- se quedó pensativa- ¿Pero si alguien es malo? ¿se puede querer a alguien si es malo? - ¿Se puede? Lucianna sabía la respuesta, si había querido a Jared siempre, sin importar lo que pasara… incluso ahora cuestionaba sus propios sentimientos por él-

- Bebe, a veces la gente actúa de formas que no debiera… pero eso no significa que sean malos. Yo creo que, si alguien es capaz de amar, de querer a otra persona, de preocuparse por ella… no puede ser tan malo, ¿verdad?...

-Si- Emi bostezó-

-Jared pudo haber actuado de mala forma, pero yo sé que él te quiere mucho, mucho, mucho…

-yo…- bostezó y se acurrucó más, el sueño la estaba venciendo- yo también lo quiero mucho… mu…-

-debemos aprender a perdonar bebe… aunque cueste, a veces es necesario…-murmuró Luce, más para sí misma que para Emi, que ya estaba profundamente dormida-

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!