Parte XXI

981 40 11

Cuentas

“Lucianna, Lucianna… mi Luce”, pensaba Jared... su cabeza ya dolía tanto darle vueltas al asunto. Quería ir, hablar con ella, pero por otro lado quería estar seguro… ¿y si después de todo, Lucianna sí lo engaño? ¿y si es que en el fondo la sigue amando que necesita creer que el engaño fue una mentira?

-Me volveré loco- negó agachando la cabeza-

-Si, hablando solo… claramente estás loco- afirmó Shannon, quién había estado observando a su hermano, quién llevaba casi una hora sentado en el piso de la casa, con la mirada perdida, el ceño fruncido, y sin moverse-

-¿Ah?- preguntó Jared, saliendo de sus pensamientos-

-¿a qué le estás dando tantas vueltas?- dijo preocupado

-Ya sabes…-

-Lucianna…- afirmó-

-Si, hoy vienen Robert y los demás… pero no sé… no sé cómo sacarles la información. Dije que debía ser más inteligente que ellos, y la actitud de Robert  cuando mencioné a Luce me hace sospechar aún más, pero no sé cómo- revolvió su cabello con ambas manos, sintiéndose frustrado-

-Sinceramente, no se me ocurre, lamento no poder ayudarte más…- Ambos guardaron silencio por un momento, luego Jared sonrió, como si recordará algo agridulce-

-¿qué es?- Shannon preguntó con curiosidad-

-recuerdas…- se aclaro la garganta, pero su tono seguía siendo profundo- ¿recuerdas cuando estuve a punto… a punto de ir a verla y pedirle que me perdonara?- Shannon asintió- tú me dijiste que fuera, que dejara mi orgullo de lado. Que la buscara y le dijera que la amaba a pesar de todo y que la extrañaba… que esos días sin ella habían sido un infierno…-

-Y no me hiciste caso- reprochó Shannon-

-No… estuve a esto Shannon- indicó con su dedo índice y pulgar a puto de tocarse entre si- a esto de salir por esa puerta y rogarle que volviera conmigo- y ¿qué pasó?... Anabelle, ella me arrastró a la habitación…

-Nunca me dijiste qué pasó ese día…-

-Hablamos- Shannon levantó una ceja sospechoso, el estaba al tanto de la extraña relación que su hermano y Anabelle habían llevado-

- En serio, sabes que desde que conocí a Luce no volví a tener nada con Ana…-

-Entonces, ¿te llevo a tu habitación y meditaron?- se burló Shannon-

-hablo en serio Shannon…- dijo con seriedad- me dijo que no fuera imbécil, que Lucianna no era quien decía, que ella no solo me había engañado con Ian, sino que había intentado algo con Rob…

-Esa parte las sé… Robert no lo negó-

-Dijo que lo había ocultado para no “herirme”- hizo comillas-

-Ajam…- Shannon parecía poco convencido, y lo estaba- Entonces, te quedaste con lo que Anabelle dijo y no fuiste a buscar a Luce…-

-Lo que Anabelle y Robert dijeron terminaron de matar la ilusión…-

-Aún la quieres- Las palabras de Shann no sorprendieron a Jared, sin embargo, no supo bien qué decir. Su corazón estaba confundido. ¿Qué le estaba pasando?- y no solo a ella- Inmediatamente la vocecita de su pequeña diablilla llegó a su memoria, “te quiero”, pequeña brujita del demonio, pensó con cariño, un  te quiero y lo había dejado en las nubes!-

-Esa mocosa- rio negando con la cabeza- es un dulce, un dulce con patas y muy travieso- rasguñó su barbilla y observo cómo Shannon se removía incomodo en su asiento- ¿qué?-

-¿Lucianna te dijo quién era el padre?-

-No, solo descarté a Ian… él no es el padre-

-Emilia es idéntica a Lu…- Jared asintió de acuerdo- pero hay algo en ella que… que me recuerda a ti- una sonrisa comenzó a formarse en el rostro de Jared, pero no una de felicidad, sino de incredulidad, y la verdad, más que una sonrisa era una mueca de terror. Resopló con fuerzas, mirando a Shannon, esperando que su hermano se riera y dijera “hey! Es una broma”, pero no. Shannon permanecía serio.-

-No… no- se puso de pie y rió- no es posible Shannon, estás loco- caminó en círculos- no puede ser posible- susurró para él-

-¿Seguro?- Jared lo miró y asintió sin convicción- saca cuentas bro…- fue lo último que dijo y Jared sintió como si un balde de agua fría le hubiese caigo encima

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!