Parte XXIV

926 49 12

¿Por qué?


-Vamos Jared, contesta!... contesta el maldito tele-

-¿Bueno?- La voz de Jared sonaba adormilada. Lucianna sintió alivio, ya estaba perdiendo los estribos-

-Por fin contentas- resoplo sonando algo caprichosa-

- Uhh, ¿el viaje te puso de mal humor? – sonrió –

- No, solo estaba preocupada porque no atendías, Y DEJA DE SONREIR!- Jared sonrió aún más, Lucianna lo conocía, eso significaba que quizás aún le importaba, ¿o no?-

-¿cómo sabes que estoy sonriendo?- su voz se volvió ronca y seductora. Lucianna se sonrojó y agradeció estar a kilómetros de distancia para que Jared no la viera-

-solo… lo sé- respondió esquivando seguir con el tema- ¿Emi está dormida?

- Si, dormida como un angelito-

-Eh… ¿se ha comportado?-

-Luce, Emilia es la pequeña más tranquila del mundo… no ha dado nada de trabajo, hemos jugado  y hablado casi todo el día- A Lu se le apretó en corazón, Emi estaba pasando un hermoso momento con su padre, y no lo sabía-

- Ah, que bien…-

-Es una lástima que esté dormida, quízas hubiesen podido hablar…-

-No lo creo- murmuró Luce-

-¿Por qué dices eso?-

- Nada…  eh… debo colgar, llamaré mañana para saber cómo está todo-

-Oh, bueno… descansa-

-tú también… y Jared –

-dime-

-gracias- Lucianna colgó y se quedó mirando a la nada. ¿y si cuando volviera a Los Angeles le decía a Jared la verdad? “NO, NO, NO Y NO, NO DESPUÉS DE TODO LO QUE ME HIZO”

-Jareeeeeeed!!!!- repetía Emi- Ya!!, es de día!, mira, está clarito afuera… y teno hambrita, Jaaaareeed despierta!- movía a Jared quién seguía en su cama dormido-

-mmmmm- se quejó moviendo un poco el cuello-

-¿Jared? Teno hambre abre los ojos- dijo con dulzura poniendo sus manos en los ojos de Jared intentando abrirlo. Jared se sobresaltó-

-AUCH!!! Emilia!- regañó y Emi escondió su labio inferior bajo el superior, “Igual a Lucianna” pensó Jared-

-Pedón- susurró agachando la cabeza. Jared se preguntó si era posible morir de ternura-

- No, no te pongas tristes, no estoy enojado…- se estiró- ¿despierta tan temprano?- Emi asintió-

- Es que mi mami y yo vamos temprano a trabajar-

-¿y tu trabajas también?- Jared sonrió-

-Si, en la guadería, ¿te acuerdas?- Jared asintió son seriedad fingida-

-Por supuesto, ¿tienes mucho trabajo allí?-

-Un poco, los niños nunca ordenan nada, y a mi no me gusta- “una pequeña maniática del control” pensó, “Luce no es así”… “en cambio yo….”-

-Mmmm ya veo… ¿tienes hambre?- Emi asintió y se puso la mano en  el estomago-

-Mi pancita suena- Se quejó-

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!