Parte XXXXX

429 38 19


Desacuerdos

Lucianna no pudo responder, una parte de ella quería esa vida con David y Emilia, en Londres. Pero la otra parte, como siempre, no quería dejar a Jared fuera de la historia, simplemente no lo conseguía.

Le pidió a David que analizaran bien las cosas, y debía saber qué pensaría Emilia al respecto. No era una decisión fácil. Muchos involucrados.

- David, mi trabajo está en Estados Unidos-

- Eso no será problema, Stefanno abrirá una nueva sucursal aquí, estoy seguro que estará encantado de que sigas con tu trabajo en Londres.

- No puedes estar seguro de eso... ¿lo has hablado con él?- David hizo una pequeña mueca acompañado de una sonrisa culpable- Dios... ¿ya lo tenías todo planeado?

-Culpable- Sonrió – Vamos Lu, te encanta Londres, dijiste que la casa era perfecta. Emi está feliz, tiene más niños con los que compartir. Podemos vivir tranquilos y felices acá.

-Lo sé... es, es una buena opción- Dijo intentando convencerse a sí misma-

-Pero....?-

-¿Pero qué?-

-No pareces muy convencida...- Él tenía razón-

-No es eso, sólo quiero asegurarme que es la decisión correcta... tengo que hablarlo con Emilia...-



Más tarde

Luce intentaba contarle a Emilia lo linda y grande que era la casa, le hablo sobre el patio, el jardín, los árboles y la hermosa habitación que ella podría decorar...

- ¿y Shannito tendrá su habitación?-

-Si, creo que podemos hacer eso... y tendrán mucho espacio para jugar-

- ¿Y tio Ian? Se va a quedar solito en su casa... ¿lo podemos traer?-

- No lo creo bebé, además, tío Ian necesita su espacio, ¿no crees?- Emi asintió-

- Y mami, ¿mi papi de cosas de grandes también vivirá con nosotros?-

-¿Jared? No, no amor... sólo David, tú, Shannito y yo...-

-Entonces no quiero mami, mejor nos vamos.- Emilia dio la conversación por terminada y volvió a dibujar. Luce la siguió-

- Emi, ¿no te gusta jugar con tus primos?-

-Si-

-y... ¿los papás y hermanos de David son muy buenos contigo?

-si-

-¿Entonces? ¿no te gustaría poder verlos más seguido?

-si, pero ellos pueden ir a visitarme mami, o nosotros podemos venir-

-Jared también puede venir y visitarte acá, ¿sabías?-

-mmmm, si...- Emilia parecía desanimada con la idea-

-¿hay alguna razón por la que no quieras quedarte a vivir acá?

- mmm, dejé muchas cosas en la casa de tío Ian- dijo apenada- y voy a extrañar a mi papi Jared –

-Pues debemos ir a buscar esas cosas, y también puedes r a ver a tu papi Jared, así le cuentas que él puede venir a verte cuando quiera, y nosotras también podemos ir a verlo –"Nosotras" pensó Luce, siempre que se trataba de Jared no podía dejar de incluirse.

-Bueno- Emi dijo no muy convencida, Luce sabía que las cosas no estaría fáciles.



Semanas Después

Emilia y Lu estaban de vuelta en L.A., David sin embargo se había quedado haciendo algunos arreglos en Londres para tener todo listo cuando Luce y Emilia se mudaran con él.

El café de Lucianna se enfriaba mientras esperaba por su invitado... sabía que Jared estaría muy molesto al ver que Emilia no estaba presente, pero tenían que hablar a solas.

Jared vio a Luce y supo que inmediato que algo no andaba bien. A su vez, él sentía que había cometido un gran error, ¿sería capaz de decirle a Luce? ¿debía hacerlo?

-Lucianna...- saludo y se sentó frente a ella.

-Jared, ¿cómo estás?- trató de mantener la calma, aunque no importaba cuento tiempo pasara, Jared siempre la pondría nerviosa.

-Mmm, bien, ¿cómo estuvo tu viaje?

-Bien... gracias...-

-¿dónde está la pequeña diablilla? Hace semanas que no la veo, creí que la traerías-

- Esta bien, se quedó con Ian... es que, quería hablar de algo contigo, a solas...- Jared sintió que algo no estaba bien, era obvio-

-Cuéntame...-

-Bueno... eh, David y yo, viviremos juntos...- el rostro de Jared palideció, su mandíbula estaba tan tensa que dolía, sus ojos se entrecerraron y apretó sus puños por debajo de la mesa-

- ¿y Emilia?- logró decir entre dientes.

- Ella vivirá con nosotros...-

- No es eso lo que pregunto, ¿ella quiere vivir con él? ¿Qué tan bien lo conoces Luce? ¿de verdad vas a exponer a nuestra hija a un riesgo así?- estaba alterado, trataba de no hablar de forma brusca pero le era casi imposible.

- ¿qué estas insinuando? ¡Emilia adora a David! Él jamás le haría daño, no puedo creer que hayas dicho algo así- Luce se sentía ofendida y dolida-

-Está bien, está bien... quizás exageré un poco... pero entiéndeme, es mi hija y..- Luce interrumpió-

-También es MI hija, y la he criado sola todo este tiempo, creo que sé muy bien cómo cuidarla- sus ojos estaban cristalinos, no quería llorar, pero se sentía frustrada.

-No seas injusta, si me hubieras dicho de su existencia también la habría criado-

-¿Me vas a reprochar eso también? ¿quién fue el imbécil que le creyó todo a sus amigotes?- ya no era una discusión pacífica, la poca gente que había en el café miraba asombrada la escena-

-¿En serio? ¡¡Tú te fuiste sin decirme que estabas embarazada!!-

-¡¡tú me trataste como basura cuando fui a contarte!!- Luce estaba llorando, trataba de apartar las lagrimas pero estas no dejaban de caer.- ¡No me importa lo que pienses, o lo que digas, Emilia y yo iremos a vivir con David, vamos a formar una familia, vamos a ser felices en Londres y ni tú ni nadie tiene derecho a opinar!

-¿QUÉ? ¿Londres? ¿Piensas llevarte a mi hija a Londres?-

-Sí, nos iremos. Puedes visitarla cuando quieras.- Lu se puso de pie pero él la detuvo-

-No te llevarás a Emilia, no la apartarás de mi otra vez-

-¿y qué vas a hacer para impedirlo?-

- Te recuerdo que ya la he reconocido como mi hija, no puedes llevártela sin mi autorización. Y créeme, no dejaré que eso suceda-

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!