Parte IV

1K 35 0

Pesadilla

-EMI??, Emi dónde estás?!! –Lu corría gritando desesperada por la ciudad buscando a la pequeñita. ¿Cómo había salido de la casa? Emi jamás había hecho algo así!!- Emilia!!!! –se sentía mareada, sus piernas débiles, su garganta dolía a causa de sus gritos, pero no se detendría, no hasta encontrarla- EMILIA!!!!-

-mami- escucho la voz de Emi a lo lejos, corrió aún más siguiendo ese dulce sonido- mami!- cuando por fin Lucianna vio a su hija, todos sus miedos se hicieron realidad. No podía ser real, Jared no podía estar con Emi-

-Luce…- dijo él, entrecerrando los ojos, como si le costara creer que aquella joven estuviera frente a él. A ella el corazón le dio un vuelvo dentro del pecho, y es que había pasado mucho tiempo desde que alguien la llamaba Luce-

-suéltala- amenazó Lu al ver que Jared estaba acariciando la mano de Emilia, quien sonreía mirando con ternura a Jar, como si un hechizo se hubiera apoderado de ella y no le permitiera apartar los ojos de su papá-

-Por qué? Ella también es mía- no!, no podía ser, Jared no podía saber que Emilia era suya!-

-qué? De qué estás hablando- se acercó más, levantando la mano para tomar a la pequeña, pero esta hizo algo inesperado, se movió con rapidez quedando tras las piernas de Jared- Emi? Bebe, ven acá…

-no, yo quiero quedarme con mi papi- la boca de Lu se abrió con exageración, había oído bien? Emi había hablado?... aunque eso no era lo que la había sorprendido… Emi había dicho que quería quedarse con él-

-Emi?, bebe, ven con mamá- intentó alcanzarla nuevamente pero Jared cargó a la niña en brazos y comenzó a alejarse- qué estás haciendo?!, no puedes llevártela!!- Jared volteó un segundo y sonrió con malicia-

-es mía ahora- y retomó la marcha. Lu gritaba desesperada, pidiendo ayuda, alguien tenía que detenerlo!, se estaban llevando a su hija. Eso no estaba bien… nada podía estar bien!-

-mami- escuchó de nuevo pero ya no podía ver a Emi, no podía despegar los pies del pavimento, estaba paralizada-

-EMILIA!!!!!!!!! EMILIA!!!!!!!!!!!!! JARED NO TE LA LLEVES POR FAVOR!!!! POR FAVOR JARED!! DEVUELVEME A MI NIÑA!!!!!! JARED!!!!!!!!- por más que gritaba nadie parecía escucharla- AYUDA POR FAVOR!! DETENGANLO, SE LLEVA A MI HIJA!!! EMILIA!!!-

-mami, mami, mami!!!!- escuchaba los grititos asustados de Emi tan distantes- mami! –y ahora sollozos, la pequeña estaba asustada, escuchaba que lloraba-

-EMILIA!!!!- grito una vez más-

-LU!, LU!! Despierta por favor Lu!!!- Ian… donde estas? Pensó-

-mamiiii!!! – insistía la pequeña-

- JARED NO TE LLEVES A MI NIÑA!!!!. EMILIA!!!- gritó por última vez de forma desgarradora y de pronto vio los ojos azules de Ian mirándola con preocupación, a su lado, otro par de ojitos azules llenos de lágrimas y miedo… expectantes-

-mami?- preguntó Emi con las mejillas sonrojadas debido a las lágrimas-

-Dios mío Lu, estás bien?- Ian pasó su mano por la frente y mejilla de Lucianna, quién aún estaba asustada por aquella pesadilla-

-si… si- cuando logró articular su garganta dolió, su voz sonaba rasposa. Se sentó en la cama- fue solo un… sueño- Intento tranquilizar a Emi, se sentía culpable por haberla asustado. Despertar escuchando a mamá gritar de esa forma había aterrado a la pequeña- mami está bien bebe- atrajo a Emi a sus brazos y secó las lagrimas de la niña. Su piel pálida contrastaba con el color rojizo que se había plasmado alrededor de sus ojos- un mal sueño, nada más –la pequeña sollozo un poco y asintió refugiándose en los brazos cálidos de mamá-

-Lu… podemos hablar, después?- Lucianna asintió, ella sabía que había gritado a Jared en sueños, pero había escuchado Emi todo lo que  dijo?. Ian salió de la habitación intranquilo, había vivido el susto de su vida cuando Emi, llorando había entrado a su habitación y le había dado golpecitos en el brazo para despertarlo. Cuando le preguntó a la niña qué había pasado ella solo tironeó de él hasta que se levanto y repetía “mami” de tal forma que Ian supo que algo no andaba bien. Pensó lo peor… “desmayada” “enferma” “accidente”… gracias a Dios había sido una pesadilla y Emi se había asustado por escuchar a su mamá gritar sin despertar-

Más tarde, y mientras Emi dibujaba tirada en medio de la alfombra de la sala, Ian llamó a Lu y fueron a la cocina por un café…

-lo de hace un rato fue… -Ian no dijo más, solo puso cara de asustado, abriendo mucho los ojos, juntando las cejas  y estirando su boca hacia ambos lados como si riera-

-lo sé, y asusté a mi bebé- a pesar de que había logrado convencer a Emi de que sólo había sido un sueño, se sentía culpable por haberla asustado hasta el punto de hacerla llorar. Emi no era una niña como cualquier otra, no lloraba porque sí, era fuerte, valiente- Ian… qué dije?

-lo llamaste…- el corazón de Lu comenzó a latir de forma desenfrenada necesitaba saber qué tanto habían logrado escuchar-

- lo sé, pero… qué dije?- dio golpecitos impacientes con las uñas a la taza- Ian, dime por favor… dime que no dije nada…- trago con dificultad, su garganta dolió. Soltó un suspiro- dime que no dije nada revelador…- no sabía si era la palabra correcta, pero decir “Emi escucho que llamaba a su papá” podría haber sido peor-

- no sé qué soñabas Lu, pero le pedias Ja…- se detuvo a penas noto que el cuerpo de Lucianna se tensaba. Él sabía que incluso escuchar el nombre de Jared la afectaba, se retracto-le pedías que no se llevara a Emi- aún afectada, Lu cubrió su rostro con ambas manos. En parte se sentía aliviada, al menos no había dicho que Jared era el padre de Emi, pero podía estar segura de que Emi no sacaría conclusiones?, sintió deseos de llorar-

- te das cuenta? Pude haberla jo.dido!... cómo saber qué más escuchó mi bebe? Ian, ella no dirá nada!, y si comienza a imaginar cosas, a tener dudas, qué pasa si quiere saber algo más?- su voz subía el volumen a medida que hablaba, Ian llevo su dedo índice a la boca, en señal de silencio-

-se que no es fácil Lu, pero…- se acercó a ella y acaricio su rostro- no crees que si Emi tiene dudas encontrará la manera de preguntarte?- Lucianna dudó… si bien tenía ciertos “códigos” para entenderse con su pequeña, no sabía qué tan efectivo podría resultar. Aún así, el hecho de que Emi no hablara la aliviaba de cierta forma, ella no sabría cómo explicarle a la niña cuando ella preguntara por su papá-

-mami?- ambos jóvenes se volvieron hacia la puerta de la cocina, Emi llevaba un par de lápices de colores en sus manos-

-si amor?- Emi soltó los lápices sobre el mesón, para hacerlo debió ponerse de puntillas, a penas y alcanzaba. Miró a Lu y le indico los lápices, luego se encogió de hombros-

- en un minuto- dijo Lu saliendo de la cocina, Ian miro perplejo, no entendía qué pasaba-

- Emi?- la pequeña lo miro y cubrió su labio inferior con el superior, ese gesto tan particular tanto en ella como en Lucianna- donde fue mami?- La niña parpadeo un par de veces y camino hasta la puerta, se afirmó con ambas manos del marco y señalo hacia afuera. Ian asintió, aun confundido.-

-aquí vamos- dijo Lu llevando un sacapuntas en sus manos, uno a uno comenzó a trabajar en los lápices desgastados hasta que estuvieron todos como nuevo- listo, ten cuidado al llevarlos si?- Emi asintió y volvió a pintar-

-definitivamente ustedes tienen un código- sonrió el ojiazul-

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!