Parte XXVIII

779 52 29

Represalias

 

- Te juro Jared, te juro que lo hice porque creí que era lo mejor- Jamie se deshacía en excusas que solo aumentaban la rabia de Jared-

- ¿LO MEJOR, JAMIE? ¿LO MALDITAMENTE MEJOR PARA QUIÉN? – Jared dio un par de zancadas quedando tan cerca de Jamie que sus alientos chocaban, el ojiazul se imponía por altura, Jamie venía venir más de un golpe-

- Bro… lo siento, de ver..-

-NO TE ATREVAS A LLAMARME BRO, ¿ESTÁS DEMENTE O QUÉ? ARRUINASTE MI MALDITA VIDA- la garganta de Jared quemaba debido a su enojo reflejado en su voz. Debió respirar. Se alejó dándole la espalda a Jamie- ¡La amaba por Dios! Y … ustedes… MIS amigos me hicieron creer que me engañaba…. ¿Tienes una idea de cuánto dolió? ¿has pensado si quiera un poco en el daño que nos hicieron?- Jamie no sabía que decir, no habían razones que pudieran calmar a Jared- considérate despedido…. Y créeme Jamie, tu futuro profesional termina aquí. Me encargaré de eso personalmente de eso-

Jamie salió de la casa literalmente temblando. Él conocía a Jared demasiado bien, y sabía que no era un hombre de amenazas… él solo informaba y ejecutaba. Jamie estaba acabado.

Se cruzó con Robert mientras dejaba la casa de los Leto. Bató solo una mirada por parte de Jamie para que Robert comprendiera todo.

- Eres su hermano, quizás tengas un poco más de suerte- murmuró Jamie y se fue-

Robert dudó por un momento ¿Entrar a la casa o no?. Desde qué Jared lo había contactado para hacer preguntas sobre Lucianna Marelli supo que era sólo cuestión de tiempo que todo explotara y la verdad se derramara. Por esa razón había pensado en mil excusas sabiendo que con el temperamento de Jared no servirían de nada…

Tenía un último recurso, y por salvarse sería capaz de recurrir a todo.

- Jared…- saludó sin pretender que las cosas iban bien-

- Supongo que sabes por qué estás aquí- Jared se dejó caer en el sofá. De inmediato recordó a Emi acurrucándose allí mientras pintaba en uno de sus blocks. Deshizo la imagen, debía estar enfocado, y pensar en Emilia hacía que su corazón se ablandara. No necesitaba eso en este momento-

- Lo sé Jared…- Esperó, quería escuchar lo que Jared tuviera que decir, dejaría que se desahogara, que lo insultara, lo amenazara, incluso que lo golpeara, aunque sabía bien que Jared no haría lo último. Luego, jugaría sus cartas-

- ¿Qué dirás al respecto?-

- No tengo mucho que decir… la pregunta es, qué tienes tú que decirme…- hizo una mueca fingiendo arrepentimiento-

- Robert, estoy tan jodidamente enojado con Anabelle y Jamie… pero tú, tú eres mi familia. ¿Cómo se supone que me debo sentir?- Este era el momento, Robert debía actuar ya-

- Sé que mis decisiones no fueron las correctas, que te herí, y herí a Luce en…-

-Ni siquiera te atrevas a nombrarla- La tensión de Jared era evidente, las venas en su cuello palpitaban y su mandíbula estaba demasiado tensa-

- Lo siento- dijo con falso arrepentimiento- yo… jamás debí dejarme llevar. No culpo ni a Anabelle ni a Jamie… lo que hice o hice cegado… Jared… Yo la amaba también- Sus palabras, aunque cubiertas de mentiras dejaban ver una verdad, sus sentimientos por Lucianna-

-Robert, ella era MI novia… ¿cómo te…. Ahhhg- Se puso de pie rápidamente y caminaba de un lado a otro. ¿Podría culpar a Robert por amar a Luce? Jamás… Lu era fácil de amar, pero ¿podría culparlo por mentir? No estaba seguro, sabía que incluso él mismo haría lo que fuera por tener a Lucianna-

-No te pido que me perdones… ni que me entiendas, ni nada. Pero sé que en el fondo estas consciente de que por ella tú también serías capaz de todo- Con esas palabras Robert cumplió su cometido, hacer que Jared sintiera que, después de todo, las decisiones de Robert fueron impulsadas por amor. Robert volteó y caminó hacia la salida, esbozó una sonrisa de victoria-

- Robert- Jared lo detuvo y esa sonrisa se borró de inmediato. El rostro lleno de culpabilidad apareció- Quiero que te vayas… y no vuelvas jamás, olvídate que eres mi hermano… - la voz de Jared era sombría, Robert sintió miedo, pero a la vez alivio, ya que Jared no había tomado ninguna represalia en su contra-

Jared suspiró y se arrojó boca abajo sobre el sillón. Tomó un cojín y lo mordió mientras ahogaba un grito de frustración… Lo arrojó lejos y secó una lágrima que se había escapado. Quería dormir, olvidarse un momento de todo lo que estaba pasando, pero no podía… aún tenía que encontrar la forma para recuperar a Lucianna… él no la dejaría ir de nuevo.

 

 

 

 

“Lo odio, juro que lo odio”, Luce repetía mentalmente y secaba sus lágrimas antes de entrar a casa de Ian. ¿Cómo había sido tan estúpida? Ir a tontas y a locas a decirle la verdad a Jared ¿En qué diablos estaba pensando? Era obvio que Jared no había cambiado. Seguía siendo un hijo de puta y ella ya no caería en ese juego. NO OTRA JODIDA VEZ

- ¡Mami! – Emi corrió a la puerta a penas Lu se asomó- ¿cuándo va a venir Jared a jugar? Tío Ian está cansado hoy- hizo un puchero y señalo a Ian recostado en el sofá, en su rostro era evidente el sueño y solo levantó las cejas en señal de saludo-

-No lo sé, Jared está ocupado- LA voz de Luce sonó más dura y cortante de lo que pretendía. De inmediato Emilia dio un paso atrás un poco asustada, Ian se sentó derecho y evaluó a Luce con la mirada- es tarde Emilia, ve a lavarte los dientes y a la cama-

- ¿me porté mal?- Emilia llevó un dedo a su boca y bajó la cabeza. Luce respiró hondo y solo negó con la cabeza-

-Emi, hoy te portaste de maravilla, como siempre… ahora a lavarse los dientes y a dormir- se puso de pie y revolvió el cabello de Emi, quién no se movió-

-Mami… ¿me porté mal?- repitió al no sentirse conforme con la respuesta de Ian-

-No Emilia, no te portaste mal- Luce resopló y se puso de cuclillas delante de la pequeña, acarició su rostro y ver los ojos azules de la niña fue como un golpe en el estómago. Hace mucho que el parecido de Emi con Jared no la afectaba, ¿qué mierda le pasaba ahora?- solo, estoy cansada y es tarde, así que ambas iremos a dormir- Emi asintió y se aferró al cuello de Luce-

-Te quiero mami- y desapareció por el pasillo-

-¿Qué pasó?- Ian preguntó con brazos cruzados dejándole saber a Luce que su actitud con Emi no era la mejor-

-Jared, eso pasó. Y no Ian, no hablaré de eso… y no, Jared no verá a Emi nunca más.

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!