Parte XXV

934 51 15

Alivio

“mierda, esto no está bien…para nada bien” pensaba Jared sin saber qué decir ni cómo actiar ante a reacción de la pequeña. Sintió angustia, su pecho se apretó y se le revolvió el estomago. “¿por qué?” se preguntó, pero el sabia la respuesta… Las palabras de Emi debieron haber herido a Luce, y nadie le haría daño, ni siquiera su hija…

- Emi… no digas esas cosas- su voz fue severa, y por un momento se arrepintió, no era su intención mostrarse enfadado con Emilia, después de todo no era más que una niña confundida-

- Cariño- Luce extendió su mano y acarició el rostro de su hija,  tratando de parecer tranquila, aunque por dentro quería gritar, llorar, hacer un escándalo y enterrarse mil metros bajo tierra. El shock de haber escuchado a Emi hablar era enorme, más aún cuando la niña pedía quedarse con su papá, sin saber quién era- yo… Emi. – respiró hondo- no puedes quedarte aquí amor. Tenemos que ir a casa, bebe, eres mi hija. Tienes que estar conmigo-

-Pero, yo quiero quedarme con Jared, y esa casa no es de nosotras, es del tío Ian-  “genial” pensó Luce “ni una casa puedo darle a mi hija”, no supo que decir. Emi miró a Luce con ojos de esperanza- ¿puedo? Solo unos días más-

-Emilia- Lu sonó suplicante- ¿es que no estás feliz de verme?-Emi asintió- ¿no quieres estar conmigo?- Emi asintió de nuevo- ¿entonces?

-yo quiero estar contigo mami, y con Jared y con el tio Ian. Los tres- se encogió de hombros- ¿si se puede verdad? La casa de Jared es grande, cabemos todos- la niña miró a Jared ilusionada- ¿si podemos Jared? Tio Ian es genial, te agradará- dijo sin saber cuánto rencor Jared sentía por Ian, y viceversa-

-Emi- suspiró Luce- no es tan fácil, no podemos invadir la casa de Jared asi como asi-

-Mira diablilla- Jared se sentó a su lado y Emi lo miró- no podemos hacer eso que quieres, aparte estoy seguro que a tu tio Ian le gusta mucho su casa- no tenía idea de lo que decía pero sonaba convincente, o al menos Emilia lo creía-y yo no vivo solo, Shannon también vive aquí, y la verdad, viene mucha gente que trabaja conmigo… -Emi hizo un puchero y a Jared se le partió el corazón “no llores por favor” suplicaba interiormente- pero puedes venir cuando quieras!- se apuró en decir- y jugaremos y quizás hasta te puedes quedar a dormir-

-¿en serio?- preguntó-

-sip- contento Jared

-¿me das permiso mami?-

-s…si- asintió Lucianna sintiéndose agradecida, sin duda Jared había aliviado la tensión-

-bueno- dijo Emilia conforme, y abrazo a Jared y luego estiró uno de sus bracitos para alcanzar a Luce. Por unos segundos estuvieron los 3 unidos por Emi, “casi una familia, si Emi fuera mi hija” pensó Jared, “como una familia, si Jared supiera que es su hija” pensó Luce.

- Pequeña, ¿me dejas hablar con Jared?- Emi asintió y se quedó en el living mientras Jared y Luce salían al jardín-

- Hablo conmigo- Luce debía soltar la emoción que sentía-

- Te juro que no creí que lo haría… digo, tampoco entendía el por qué no lo hacia… de hecho, no te creí, hasta que le pregunté… pero no supo decirme…

- No entiendo, ¿por qué lo hizo ahora? ¿tantas ganas de quedarse tenia? Jared ella jamás, jamás me dijo nada… ni siquiera cuando quería algo, yo solo aprendí a “leerla”, a ver cómo miraba las cosas y así me hacía una idea… pero esto es….- negó con la cabeza, se llevó las manos  a la cara y dejó escapar unas lagrimas, mezcla de alegría y miedo. ¿Y si Emi prefería a Jared por sobre ella?-

-Ey… no llores- inconscientemente Jared envolvió a Lucianna con sus brazos. “demonios, esto se siente tan malditamente bien” pensaron ambos, y esta vez ninguno se arrepintió. ¿será que se necesitaban?

-No entiendes… de verdad no entiendes lo que esto significa para mi- susurraba Luce aún dejándose abrazar por Jared. El se sitió orgulloso, quería decirle a Luce sobre la conversación que tuvo con Emi, contarle que él le había dicho a Emi que Luce sería feliz si ella le hablaba. Pero no lo hizo, no quería arruinar el momento. Se quedaría así con Lucianna lo más que pudiera-

-Tienes razón, no lo entiendo… no se qué es tener una hija, no sé que es no poder comunicarte con ella… no lo sé, pero veo cómo te emociona, como te afecta, y de cierta forma vivo  ese sentimiento a través de ti y Emilia- Jared notó la tensión que se apoderó del cuerpo de Lucianna, rezó porque el abrazo no terminara-

-¿mami?- la voz dulce de Emi los sobresaltó. Luce se apartó de Jared y el se sintió vacío-

-Dime bebe- trató de recobrar la compostura mientras Emi sonreía con complicidad-

-nada – rió y entró a la casa corriendo-

-Dios….- resopló Lucianna y Jared sonrió - ¿qué es tan gracioso?

-Nada- no borró la sonrisa de su rostro, y Lu no pudo evitar ver cuán parecidos eran padre e hija al sonreír.

Esa noche cuando mamá apagó la luz, Emilia no pudo dormir. Le costó conciliar el sueño, y es que la posibilidad de tener un papá nuevo la emocionaba de sobremanera. Porque Jared podría quererla como si fuera su hija ¿verdad?  Ella pensaba que si. Siempre pensó que un papá sería como Jared era con ella, uno que jugara, que la peinara, que comiera caramelos y helado y que sobretodo quisiera e hiciera reír a su mami. ¿Jared podía hacer eso no? Hasta ahora solo faltaba eso, que Jared quisiera e hiciera reír a su mamá… y ella ayudaría a eso. Así tendría un papá nuevo.

A little piece of heaven, a little piece of you¡Lee esta historia GRATIS!