Capitulo 44ღ

336 20 7

-Jenna, lo siento – Pongo los ojos en blanco por décima vez en menos de media hora mientras cocino una salsa para pastas en la increíble y perfecta cocina de Justin. Desde lo ocurrido en su habitación, Justin no ha dejado de disculparse una y otra vez como si hubiera intentado violarme o algo así. Ni siquiera hicimos nada porque él me alejo de él, cosa que aun hace que me pregunto si de verdad me considera tan desagradable.

No es que quisiera que me besara.

Bueno, tal vez solo un poco.

Aun así todo este problema solo hace que quiera sacarle los ojos por ser tan idiota y sexy, no puede solo acercarse a mí y tratar de besarme y no hacer nada, debería haber una regla que diga "Prohibido tratar de besar a alguien y no hacerlo al final", porque joder, se siente horrible.

Apretó los dientes al recordar cómo se separó de mi tan rápido que me caí a un costado de la cama y casi termino en el suelo. Cuando pude incorporarme el chico ya estaba a dos metros lejos de mi caminando de un lado a otro, disculpándose como un loco y destrozando su cabello. Me quede como media hora recostada en la cama recordando el hecho de que estuvo a casi cinco milímetros de besarme y no lo hizo.

¿Tal vez soy demasiado fea?

¿Demasiado gorda?

¿Demasiado baja?

Bueno, yo no era hermosa, no era de su tipo, obviamente. Aun así que se haya alejado de esa manera dolía, un poco, no me gustaba Justin, ¿Cierto? No me gustaba, el solo era mi amigo, mi loco, raro e inmaduro mejor amigo. Era imposible que me estuviera gustando, además, no lo conozco por tanto tiempo. No me gusta, punto, es sexy, caliente y está más bueno que el chocolate, pero no me gusta.

Eso dices tú...

No. Me. Gusta.

Punto.

-Eres un fastidio, Justin, deja de disculparte – Murmuro con voz cansina y mirándolo con aburrimiento. El yacía sentado en la meseta de la cocina mientras yo preparaba el almuerzo, pasta con salsa bolonga. El levanta la mirada de su teléfono y veo el arrepentimiento en sus ojos.

-Sabes que no debí... - Suelto un bufido ante la maldita frase que ha repetido cinco veces ya. "Sabes que no debí tocarte de esa manera", jodido chico necio.

-¡Joder! Yo tampoco debí haberlo hecho, no sé si recuerdas que metí mis manos en tu camiseta y toque tu torso, bueno, lo hice, así que hombre, supéralo – Grito, haciendo que él me mire con los ojos muy abiertos.

-Pero...

Maldita sea con este chico.

-¿Me ves llorando? ¿U ofendida? ¿O incomoda? ¡Estoy bien! ¡Solo fue un desliz! ¡Ahora cállate y cambiemos de tema porque me estoy muriendo de hambre y necesito pensar en otra cosa que no sea comer! ¡¿Lo tienes?!

El pestañea un par de veces antes de asentir lentamente.

Luego sonríe lentamente, haciendo que lo mire como si se hubiera vuelto loco. Se acerca a mí y me abraza, colocando su barbilla en mi cabeza y luego dándome un beso en la frente. Sigo mirándolo interrogante y sorprendida.

-Solo es que te vez hermosa cuando te molestas – Murmura riéndose despacio.

Idiota.

Pongo los ojos en blanco y murmuro un "Tonto" antes de seguir cocinando.

Hace unos cinco minutos que Justin se fue a su habitación con la excusa de que necesitaba ir al baño, creo que el inodoro se lo trago o algo. La comida ya está servida y de verdad no quiero empezar a comer sola, así que decido esperarlo un poco más. Estoy revisando mis redes sociales, riéndome de las fotos estúpidas que han publicado mis amigos en Instagram, de los comentarios de las Beliebers en Twitter y las publicaciones en Facebook.

Sentada en el banco de la meseta de la cocina de mi mejor amigo sigo revisando mi teléfono hasta que escucho un extraño ruido a lo lejos, como si una puerta estuviera siendo abierta, miro alrededor dándome cuenta de un pasillo que anteriormente había ignorado, estaba en la parte detrás de la cocina y parecía que conectaba con la parte trasera de la casa. Otro ruido extraño que esta vez no pude identificar se escuchó justamente por ese pasillo, me levante lentamente sin hacer ruido para averiguar si era Justin que estaba llegando a la cocina. El pasillo era largo y estrecho, las paredes color miel y sin cuadros o ventanas, se dividía en dos pasillos y cruce a la izquierda que era la otra parte del mismo encontrándome con una puerta hermosa que daba al increíble jardín. Me acerque a la puerta observando las plantas y la piscina gigante que se asomaban, salí al jardín sin poder evitarlo para admirar más de cerca su hermosura.

Guau.

De verdad esta casa era increíble.

Voltee otra vez a la casa al escuchar ruidos que venían probablemente de la cocina, supuse que ya Justin estaba allí así que me dirigí nuevamente hacia adentro. Iba sonriendo, dispuesta a decirle a Justin lo increíble que era su jardín trasero hasta que llegue a la cocina y mi corazón se calló a mis pies.

Había un hombre, un puto hombre completamente vestido de negro, de espalda a mí con un pasamontañas en su cabeza, se veía alto y fornido, el miedo exploto en mi pecho al ver en su mano derecha un arma.

Oh, Dios mío.

Un ladrón.

Un ladrón con un arma.

Quise gritar, honestamente, pero ni siquiera podía moverme. Comencé a mirar desesperadamente a mi alrededor por algo con lo que defenderme, y mi mirada paro en la encimera junto a la cocina, donde había una colección de cuchillos para cocinar. Moviéndome lentamente, tome el más grande que vi y comenzó a jalarlo tratando de hacer ruido.

No funciono.

El cuchillo hizo un sonido que retumbo en cada parte de mi ser. El hombre se volteo tan rápido que ni siquiera pude verlo y yo tome el cuchillo apuntándolo con él, como si el maldito cuchillo fuera a soltar balas en cualquier momento, joder. El hombre alzo sus manos y apunto el arma hacia mí y pude sentir el pánico atacarme completamente, deje caer el cuchillo y alce mis manos a mis lados dándole a entender que me rendía o cualquier mierda que significaran mis manos alzadas.

-¿Quién eres tú? – La voz no tan gruesa del hombre me confundió un poco, sin embargo no hizo que mi miedo desapareciera, sentí como mis ojos comenzaban a llenarse de lágrimas por el miedo y no pude evitar que comenzaran a caer rápidamente por mis mejillas acompañadas por suaves sollozos que no sabía cómo callar.

Solo estaba tan asustada.

-¿Cómo entraste aquí? ¿Quién eres? ¡Respóndeme! – Comencé a sollozar más fuerte, esperando que el hombre se apiadara de mí, pero entonces, reaccione.

No puedes esperar que él te mate, tienes que hacer algo, joder, tienes que luchar, tienes que buscar un plan de ataque justo como lo dijo Jonbi, ahora. Supe lo que tenía que hacer en menos de un segundo, el hombre comenzó a acercarse y antes de que pudiera más, comenzó a gritar.

Real y jodidamente fuerte.

-¡¡UN LADRON JUSTIN!!¡¡LLAMA A LA POLICIA!! ¡¡HAY UN LADRON, AYUDA!! 



CIAAAAAAAAAAAAAAAAO A TUTTII (Se nota que estoy como emocionada con el italiano?) Aqui esta lo prometido chicas, se que no pude subir el finde por que bueno, no habia internet en esta pocilga :( pero hoy si llego entonces me estoy tomando un momento por que la conciencia no me deja dormir sabiendo que me quieren leer *-* Estoy literalmente muerta y no puedo ni con mi alma pero igual aqui estoy por ustedes <3 un millon de gracias por el apoyo y el amoree. TU SEIL MIO UNICO GRANDE AMOOOOOOOOOOOREEEEEEEEEEEEEEEEE. Nos leemos el otro finde bellas, buonasera <3

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!