Capitulo 40ღ

360 19 2

-A ver cómo demonios te las arreglas para no dejar que te regale el jodido café – Justin mete mi tarjeta en la parte trasera de sus jeans claros, pongo los ojos en blanco al recordar cómo me arrebato la tarjeta al segundo que la chica me cobro los libros.

-Tengo efectivo – Le informo encogiéndome ligeramente de hombros con una sonrisa en el rostro. El arranca rápidamente mi bolso de mi hombro y antes de que pueda siquiera percatarme de lo que está haciendo lo veo abrir mi monedero y sacar todo mi efectivo que no eran más que unos veinte dólares metiéndolo en su otro bolsillo trasero y colgando mi bolso en su hombro mientras que con la otra mano tomaba la bolsa donde venían los libros.

-Parece que ya no – Él me sonríe con sus sonrisa de ganador y no puedo siquiera cerrar mi boca ante la sorpresa.

-Tu, pequeño hijo de...

-¡Hola chicos! ¿Están listos para el café? – Observo con incredulidad a mi muy feliz mejor amiga sonriéndonos con su hermosa sonrisa y sus ojos azules brillantes mientras un Ryan cargado con miles de bolsas de tiendas volteaba su cara cansada hacia ella observándola con curiosidad mezclada con algo que parece como...

¿Amor?

Oh, mierda Ryan.

Estas tan jodido y te descubrí.

-¿Qué eres, la reencarnación de Yeti? – Justin pone los ojos en blanco ante mi pregunta burlona mientras estamos sentados los cuatro en el Starbucks del centro comercial tomando café y comiendo donuts de chocolate.

-Yo no ando hablando por ahí de tu ropa interior sucia Busty – Murmura Justin tomando un trago de su café simple mirando con molestia a Ryan.

-Si las chicas van a ser buenas amigas entonces tienen que conocer tu lado oscuro hermano – La mirada que le da Ryan a Justin parece solemne – Créeme, no muchos podrían soportar tus apestosos pies después de un concierto – El niega con su cabeza dándole más drama al tema.

Justin pone los ojos en blanco hacia su mejor amigo.

-Cierra el pico – Replica el rubio, Mare y yo nos reímos de su cara de niño molesto y tomo un sorbo de mi moca, le doy un mordisco a mi donut casi terminada rellena de nutella y cierro los ojos soltando un gemido bajo de gusto sin poder evitarlo.

Jesucristo, esto es el cielo de lo delicioso.

Ignoro felizmente la conversación en voz baja que están teniendo mi mejor amiga y Busty sentados frente a nosotros mientras sigo metiéndome ese pedacito de cielo a la boca. Volteo mi mirada hacia Justin y lo atrapo observándome fijamente e inmóvil, frunzo el ceño al ver sus ojos mieles normalmente claros más oscuros y un poco amplios, alzo mis cejas preguntándole silenciosamente que le pasa y el carraspea un par de veces desviando su mirada mientras toma un largo sorbo de su café.

-No deberías hacer eso – Lo escucho murmurar en voz baja sin mirar hacia mí.

-¿El qué? – Murmuro de la misma manera hacia el esperando que me mirase a la cara.

-Gemir así – Responde, observándome con ojos oscuros. Lo miro interrogante sin comprender lo que está diciendo y cuando finalmente caigo, mis mejillas se encuentran jodidamente en llamas.

-Uhm, lo siento – Susurro mirando a otro lado tratando de esconder mi cara en cualquier parte para que el no viera mi vergüenza.

-Te vez realmente tierna cuando te sonrojas – Susurra en mi oído causando que mi respiración se tranque y miles de escalofríos recorran mi espalda.

-Uh...- Volteo a verlo rápidamente observando su sonrisa ladeada pero antes de que pueda decir algo Ryan me interrumpe.

-Oye Jenna, ¿Crees que puedo robarte a Mare toda la tarde? – Ryan me sonríe divertidamente mientras me lanza un guiño con sus ojos azules.

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!