Capítulo 1 ღ

1.2K 35 0

América Gray era la perra más despiadada de este mundo, si, probablemente ninguna chica habla así de su mejor amiga, pero créanme, cuando ustedes conozcan a América, entenderán mis razones.

-Ni de coña - América ovalo rápidamente sus manos, restando importancia a mi respuesta.

-Lo harás, siempre lo haces – Intuitivamente, di un paso atrás, un poco ofendida.

Bien.

Desde que América y yo nos conocíamos, eso quiere decir, toda la vida, la bruja tiene ese maquiavélico poder para lograr convencer a las personas de hacer exactamente lo que ella quiera, sin chistar ni protestar, yo era una de las pocas personas que aun podían resistir el poder atrayente de esa dulce mirada azulada.

-No, y punto – Entrecierro mis ojos lentamente hacia ella, esperando uno de sus movimientos chupa-culos que te hacían caer de rodillas ante ella.

Sorpresivamente, dio una patada al suelo como un niño de 4 años.

-No puedes decir que no, Jen, es nuestra única oportunidad – Suelto un suspiro cansado antes de mirarla con una ceja levantada.

-¿Nuestra única oportunidad de quedarnos fuera de un hotel toda la noche mientras el frio congela nuestros traseros hasta la muerte? No, gracias – Devuelvo mis pies sobre los pasillos del Tygers Institute, donde el derecho a expresar libremente el amor en las casillas era llevado al límite.

América camina a paso rápido e inquietante detrás de mí, mientras todas las miradas masculinas se deslizan justo a mis espaldas, mi mejor amiga era una belleza despampanante a sus 19 años, rubia de ojos azules, con un cuerpo de infarto, curvas en lugares exactos, y piernas largas y torneadas, créame, si no fuera mujer, probablemente ya me la hubiera tirado.

-Por favor, por favor, por favor, solo quiero verlo, y tú también quieres, aunque sea a un millón de metros – Ruedo los ojos ante el tono suplicante en su voz detrás de mí.

Estratégicamente, me deslizo entre el aglomero de personas que inundan los pasillos de nuestro instituto, esquivando rápidamente a los chicos del equipo de futbol, evito que me arranquen la cabeza con uno de esos balones que no sale de sus manos, quiero decir, chicos, ¿Vinieron al mundo con ellos o qué?.

Sabiamente, Mare guarda silencio detrás de mí mientras espera mi respuesta, cosa que confirma de que en realidad mi mejor amiga espera mi aceptación con fervor, porque América Gray era de esas personas que no podían mantener sus bocas cerradas un minuto completo, así que, agradeciendo su esfuerzo por no hacerme perder los estribos, suspiro.

Me doy vuelta para observar su lindo rostro pálido con sus labios fruncidos en concentración.

-Estamos en Nueva York y son cuarenta y un horas de viaje, Mare, no tenemos dinero para hospedaje, mucho menos para las entradas al concierto, y si acaso para comer, no es una buena idea – Niego lentamente con mi cabeza – Lo siento – Sus hombros caen ante la gravedad y lanza un largo suspiro decepcionante mientras sus grandes ojos azules brillan de tristeza.

Los chicos a nuestro alrededor lanzan sus respectivos ligues sobre hombros para llorar y abrazos reconfortantes, me rio internamente de eso, mi mejor amiga lanza su mejor mirada asesina corta pollas antes de voltear su rostro hacia mí y volver a su expresión triste y desamparada.

Naturalmente, de las dos, yo era la DUFF (Dear, Ugly, Fat, Friend) en términos cuantitativos, la querida amiga fea y gorda, y aunque me gustaría objetar contra eso, no podía, teníamos la misma edad, pero éramos demasiado diferentes, o yo era demasiado diferente, en realidad, demasiado baja, demasiado curvilínea, demasiado voluptuosa, demasiado todo. Mi rostro no era completamente un desastre natural, gracias al cielo, mi cabello era castaño oscuro, ondulado, mis ojos cafés, y mi piel pálida, como ya dije, demasiado corriente.

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!