Capitulo 35ღ

371 21 2

Estoy tan caliente…

¿Por qué demonios estoy tan caliente?

Hace casi un minuto que estoy despierta y los rayos del sol se filtran por mi ventana indicando que obviamente ya ha amanecido.

Pero estoy tan caliente…

Mi cobija esta horrendamente pesada y caliente, no entiendo por qué, sin embargo esta tan cómoda que no quiero moverme ni un solo centímetro para no perder este refugio tan cómodo y delicioso.

Aun así, hay algo extraño aquí.

Estoy demasiado caliente.

Mi cobija debería estar sobre mí, no detrás de mí.

Mi cobija no tiene ningún bulto extraño que se presione contra mi trasero.

-Uhmmm… - Me quedo paralizada momentáneamente ante el gruñido a mis espaldas.

Y ciertamente, mi cobija no gruñe.

Trato de recordar frenéticamente que demonios paso la noche anterior, que demonios hice.

Justin.

Justin se quedó toda la noche.

Hablamos.

Nos conocimos.

Se quedó dormido.

Es Justin.

-Mhmmmm… - El chico gruñe nuevamente, esta vez, se presiona aún más contra mi espalda, me tenso momentáneamente al darme cuenta en la posición comprometedora en la que estamos.

Justin está detrás de mí, su cara metida en la parte superior de mi cabeza, justo en mi desastroso cabello, su pecho caliente y musculoso totalmente pegado a mi espalda, sus brazos rodeándome contra sí, uno debajo de mi cuello, otro en mi cintura, su mano rosando la carne expuesta que mi camiseta negra dejaba ver.

Y santo Dios.

Su pierna derecha de alguna manera enredada entre mis piernas, casi tocando una parte muy privada de mí, y su cadera totalmente pegada a mi trasero.

Su cadera con su amigo muy despierto.

Y cuando quiero decir muy despierto es MUY despierto.

Justo pegado a mi trasero.

Mierda.

 No pienses nada pervertido, Jenna, no pienses en nada pervertido, son amigos, solo son amigos, joder…

El mueve sus caderas lentamente, contoneándose contra mi trasero.

Mi respiración se tranca completamente.

No se supone que debas verlo así, maldición, no debes verlo así…          

Y sin embargo no puedo evitar comenzar a estar caliente de una manera muy diferente.

-Uhm, hueles tan  bien… - Ahogo un jadeo ante el nuevo gruñido que escucho, su voz es ronca y raposa, totalmente ardiente y sexy,  y hace que de alguna manera todo el calor en mí se concentre solo en una parte de mi cuerpo.

Justin mueve sus piernas nuevamente, metiendo su nariz en mi cabello, respira profundamente, causando que todos los cabellos en mi cuerpo se ericen, entonces mueve su pierna derecha una vez más, y está justo pegada en mi centro.

No hago más que suspirar.

He estado excitada antes, por supuesto que sí, pero nunca nada se había sentido de esta manera, y no puedo evitar sentirme culpable por que todo lo que pienso es en moverme contra su pierna, contra su cadera, porque es tan delicioso que hace que mi respiración se acelere y mi vientre se apriete, deseando más y más.

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!