Capitulo 48ღ

265 17 2

Hace aproximadamente cinco segundos llegue a la conclusión de que si Justin no se atrevía a besarme, lo haría yo. Nunca había sido el tipo de chica que hacia cosas así, pero he decidido que lo intentaría, porque todo lo que quería era probar sus labios, y aunque no entendía ni sabía por qué, era todo lo que quería en ese momento.

Así que cuando Justin, con toda la paciencia del mundo, se acercó un poco más a mi boca, rozo sus labios suavemente con los míos como para darme oportunidad de alejarme y acaricio mi mejilla tratando de tranquilizarme, elimine el centímetro que nos separaba, y lo bese.

Oh, santo Señor Jesucristo, yo lo bese.

Fue como un pequeño roce del paraíso, solo juntamos nuestros labios, sintiendo la suavidad de ellos, tanteando el terreno, esperando a ver si alguno de los dos se arrepentía, y luego se alejó. Supuse que se había arrepentido. Me miro detalladamente y totalmente confundido, sus ojos mieles se había vuelto oscuros, a veces no sé qué interpretar cuando sus ojos se volvían de ese color, sostuvo mi rostro con sus manos escaneándome con su mirada, como preguntándose si realmente estaba cuerda.

La había cagado, la había cagado grandemente. El no quería besarme, el solo quería consolarme por lo que le había contado, era yo la que había confundido las cosas, yo había jodido nuestra amistad, mierda, mierda, que he...

Pero sus labios estaba nuevamente sobre los míos en menos de tres segundos, y esta vez, el chico en verdad había vuelto a la carga.

Al principio, sus labios se movieron con suavidad, labios firmes pero amables, deliciosos y expertos labios rosados, que sabían a menta, hombre y al simple sabor de Justin, mientras los míos temblaban tratando de seguir la corriente de ellos, sus manos estuvieron en mi rostro nuevamente, acariciando suavemente mis mejillas, sosteniéndome, calmándome, y lo ame. El cosquilleo en mi vientre al sentir su boca experta y tierna sobre la mía, la forma en que mi piel parecía picar por su toque, eran adictivos. Podía sentir como sus besos se volvían desesperados al pasar los segundos, como una de sus manos iba a mi nuca para tratar de sostenerme más cerca, yo también lo sentía, me encantaba y quería mas, quería estar más cerca del si es que era posible, quería estar completamente en él.

Su otra mano bajo a mi cintura, empujándome contra él y dejándome sentir completamente su perfecto y caliente pecho, su olor increíblemente delicioso invadía mis fosas nasales en su totalidad, su delicioso olor a Justin, su perfume y hombre, no pude evitar soltar un respingo al sentir como su mano acariciaba lentamente mi espalda, sus labios suaves pero exigentes siguieron atacándome mientras mis manos subían a su hermoso cabello, tire del suavemente, amando su cabello fino y adorando la forma en que su garganta soltó un profundo gruñido por ello. Estaba jodidamente sudada, seguramente olía peor que un jugador de futbol luego de pasar una temporada sin bañarse y estaba quedándome sin aire, y aun así quería seguir allí, quería seguir besándolo como si se me fuera la vida en ello.

Pero como todo en la vida, nada dura para siempre.

Nuestros labios se separaron lentamente aunque nuestra respiración probablemente superaba los 100 km por hora, su frente levemente mojada probablemente por el calor de pego a la mía, su agitada respiración mentolada chocaba contra mis labios, ni siquiera podía abrir los ojos, todo esto parecía un sueño del que acababa de despertar, un sueño húmedo, muy húmedo y caliente. Sus manos aún seguían en mi espalda y nuca, y mis manos aún estaban enredadas en su sedoso cabello. La razón había vuelto de golpe a mi cuerpo.

-Ni siquiera me voy a disculpar por eso – Su suave voz ronca y un poco agitada interrumpió nuestro silencio.

¿Qué en el bendito mundo acaba de pasar?

Belieber Dream ღ {JustinBieber} ©¡Lee esta historia GRATIS!