XLIV

1K 288 155

—Liam, Stiles y yo queremos decirte algo... —comenzó a decir Hannah, reunida en el estacionamiento con Scott, Mason, Liam y Stiles, todos alrededor del Jeep.

—¿Estás embarazada? —preguntó Liam apresuradamente, sus ojos abriéndose de par en par.

—¿Qué? No —exclamó Hannah—. Cállate y escúchanos. Dado que serás el nuevo Alfa aquí...

—No soy un Alfa —le recordó.

—No te preocupes, ya conseguiré a un Alfa para que asesines y robes su poder —dijo Hannah tan casualmente que nadie supo si estaba bromeando o estaba hablando en serio.

—Por ahora eres un Alfa en entrenamiento —añadió Stiles, cambiando rápidamente de tema—. Te quedas a cargo...

—¿Me quedo a cargo? —exclamó Liam, comenzando a entrar en pánico—. Pensé que Hannah se quedaría aquí para supervisarnos.

—No me quedo aquí para supervisarlos —lo corrigió Hannah, poniendo los ojos en blanco—. Me quedo aquí porque no sé qué quiero hacer con mi vida. Y porque mis padres piensan que estaré tomando un año sabático y finalmente reconsideraré meterme en la escuela de negocios y regresar a Italia, y mientras tanto les intentaré sacar tanto dinero como pueda.

Mason silbó por lo bajo.

—Eso es frío.

—Bueno, estuve muerta o a punto de morir como seis veces estos últimos años. No son exactamente los padres del año. Pero ese no es el punto, Mason.

—El punto es que lo que debes recordar es que Mason siempre va a estar presente para sacarte de aprietos —insistió Stiles, mirando a Liam.

—No todo el tiempo —respondió Scott, haciendo una mueca.

—Pero casi siempre, y por eso... —Stiles rebuscó en el maletero de su Jeep y sacó su famoso bate—. Creo que vas a necesitar esto.

—Yo no juego al beisbol —replicó Mason, confundido.

—Mason, me decepciona que el primer uso que se te venga a la cabeza sea jugar beisbol y no el lastimar gente. Realmente me decepciona —lo regañó Hannah, exagerando—. Solo toma el bate y tendrás todo lo necesario. 

🌙🌙🌙🌙🌙

Hannah era un manojo de nervios. No dejaba de mover ansiosamente su pierna y de arreglar su cabello. Extrañamente estaba en total silencio, lo que hizo que todos supieran que algo andaba raro.

—¿Hannah? —La llamó Scott, frunciendo el ceño ligeramente—. ¿Estás bien?

—Estoy bien —respondió Hannah, al mismo tiempo que Malia decía:

—Está nerviosa porque hoy es la graduación y nadie de su familia está aquí —una vez que acabó de decir eso, Hannah no tuvo compasión y le dio un no muy amistoso golpe en el brazo—. ¡Ey! Es verdad. Mi padre vendrá. La madre de Scott vendrá. El sheriff vendrá. La madre de Lydia también.

Stiles comenzó a acariciar suavemente el brazo de Hannah, sintiendo su incomodidad.

—Pensé que le habías dicho a tu hermano que viniera —murmuró.

—Lo hice —suspiró Hannah—. Dijo que no porque teme encontrarse a mis padres. Mis padres no vendrán porque soy la peor hija del mundo para ellos.

—Mi madre y yo iremos a comer después. Ven con nosotras —ofreció Lydia inmediatamente, logrando que Hannah sonriera ligeramente.

—Aunque la idea de causarle a tu madre un infarto al ver que me invitaste es tentadora, paso.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!