XXXVIII

974 232 23

Hannah titubeó al entrar a la siguiente puerta. De alguna manera, su cuerpo entero sabía que faltaba nada para reencontrarse con Stiles. Con cada recuerdo, su corazón se inundaba de amor. Lo sentía cada vez más cerca.

Cuando entró, su corazón se encogió ligeramente. Recordaba la escena con dolor, pero al mismo tiempo con amor. Dolía recordar ese momento porque las cosas con Stiles estaban mal. Muy mal. Era en esa época donde no estaban juntos. Él ya no estaba con Malia, pero eso no mejoraba las cosas.

🌙🌙🌙🌙🌙

Hannah estaba en ese momento en el coche de Lydia, en el asiento del pasajero. Iban dirigidas simplemente a Starbucks, por lo Hannah no entendía el por qué Lydia parecía tan nerviosa.

— ¿Estás a punto de descubrir un cadáver? —preguntó Hannah, preocupada.

—Tal vez el mío después de esto —susurró Lydia.

— ¿Qué?

—Nada, nada. ¿Voy por nuestras órdenes? —dijo Lydia, estacionándose afuera de la cafetería.

— ¿Por qué no simplemente las pedimos desde el auto?

—Quiero ver al chico lindo de la caja registradora —Hannah se quedó pensativa un rato, extrañada por los latidos descontrolados de su amiga, pero cedió. Sonaba como algo que Lydia haría.

—Bien. Te espero aquí.

Hannah estaba tan concentrada en su celular que no volteó a ver cuando escuchó que alguien abrió la puerta del conductor. Olía como Lydia, así que... El motor fue encendido y salieron disparados de ahí, haciendo que Hannah volteara a ver a quién se había subido al coche con ella.

— ¿Stiles? ¿Qué carajo haces? —exclamó Hannah.

—Tomando el auto de Lydia prestado por un rato —dijo Stiles como si no fuera nada.

—Esto es secuestro.

—Lo sé.

—Podría saltar del auto en cualquier momento, no me importa que esté en movimiento.

—Lo sé.

—Stiles.

—Solo dos días, Hannah —le rogó Stiles, con la vista puesta en la carretera—. Dos días es todo lo que te pido. Si después de dos días decides que no me quieres volver a ver, está bien.

Hannah se quedó en silencio unos momentos, poniendo a Stiles nervioso. Éste no era un plan improvisado como la vez anterior, ésta vez había planeado todo con total detalle. Solo esperaba que fuera suficiente para hacer que Hannah lo aceptara de nuevo en su vida.

—Un día —le dijo Hannah después de un rato—. Un día y eso es todo.

—Un día no va a ser suficiente.

— ¿Qué planeas hacer en dos días? No es como si fuéramos a ir demasiado lejos... Al menos que si lo vayamos a hacer —Stiles sonrió ante el tono de Hannah.

— ¡Nos vamos a Nevada!

Al principio del camino, Hannah ignoró la música y a Stiles. No fue hasta después de una hora que empezó a reconocer que todas las canciones tenían algo en común: parecían tener algo que ver con Stiles y Hannah.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!