XV

1.7K 368 79

Stiles se encontró a si mismo sentado, con la mirada perdida. Era como si su cuerpo estuviera ahí, mientras que su mente estaba en un lugar muy lejano. Estaba sentado en una fila de bancas, con personas de todo tipo a su alrededor también sentadas. Todos estaban inmóviles, sin parpadear, mirando a la nada.

Stiles, voy a recordarte. Aunque sea lo último que haga, lo voy a hacer.

El recuerdo de algo trajo a Stiles de vuelta. La voz de una chica hizo eco en su cabeza, una y otra vez. Sonaba desesperada, temerosa...

Stiles parpadeó. Se sentía como cuando despiertas de un sueño sin recordar nada, con el sentimiento de un nudo en el estómago sin saber diferenciar el sueño con la realidad.

Volteó al frente. Un panel estaba frente a él. "Llegadas", decía uno mientras el de al lado decía "Salidas", y debajo de cada uno había una lista de nombres. Beacon Hills era uno de ellos. Al lado había una cabina de venta de boletos, pero no había nadie ahí. Todo tenía un aspecto de viejo, pero no en tan mal estado. Más como si el tiempo se hubiera detenido ahí.

Stiles volteó confundido detrás de él. Había un hombre, con la mirada perdida. Algo iba mal. Analizó a las personas a su alrededor. Todos estaban sentados en perfecto estado, mirando a la nada, distraídos.

—Disculpe —murmuró Stiles, dirigiéndose a la señora sentada a su lado. Llevaba puesto un uniforme de doctora. La mujer volteó a verlo, totalmente inexpresiva—. Perdón, ¿dónde estamos?

—Estamos en la estación del tren —respondió la señora, como si fuera obvio.

—Correcto. De acuerdo. Qué útil —musitó por lo bajo, sarcástico—. ¿En qué estación exactamente?

—En la estación número 137 —dijo, señalando con la mirada el letrero en lo alto. Luego, volvió a mirar al frente.

—¿Me vio entrar? —preguntó Stiles, comenzando a sentir la ansiedad apoderarse de él.

—No.

—¿Hace cuánto que está aquí?

—¿Tal vez una hora?

—Llegamos al mismo tiempo —dijo un señor, al lado de la mujer, con la vista puesta en su periódico—. Han pasado al menos seis horas.

—¿Seis horas? —Exclamó Stiles, desesperado—. ¿A dónde se dirige?

La mujer abrió la boca para responder, pero después de titubear, la cerró. No sabía la respuesta.

—Tenía mi boleto en alguna parte —balbuceó, buscándolo en los bolsillos de su bata de hospital.

—¿Siempre viaja con su ropa de trabajo? —preguntó Stiles. La mujer volteó a ver sorprendida su atuendo, como si lo notara por primera vez.

—Debí haber estado apurada.

Stiles se puso de pie, caminando a la cabina de venta de boletos. Tenía un letrero que decía que regresarían en 5 minutos, aunque no parecía haberse movido en mucho tiempo. Stiles puso una de sus manos sobre la cabina. Polvo se adhirió a sus dedos. Toda la cabina estaba cubierta de una gruesa capa de polvo. Definitivamente mucho tiempo había pasado.

—¿Saben si alguien trabaja aquí? —preguntó Stiles a la nada, ansioso. Nadie respondió. De la nada, una voz salió de alguna bocina.

—"Las siguientes paradas han sido canceladas: Hollatine, Batten, Bay Burry, Deer Ridge, Red Oak...." —en ese momento, todos se comenzaron a poner de pie, caminando hacia los rieles de los trenes, esperando a que éste llegara para subirse.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!