XXXI

1.1K 273 34


Hannah parpadeó. Era difícil ignorar el dolor en su pecho, las imágenes reproduciéndose en su cabeza una y otra vez, aunque el recuerdo hubiera pasado.

Su atención pronto fue desviada. Malia, dentro del congelador, abrió los ojos de par en par y puso una mano contra el cristal.

—Algo está pasando —murmuró Lydia, señalando una de las ventanas arriba en las paredes, casi en el techo, por donde se veía una luminosidad. Un sonido extraño comenzó a escucharse.

—Necesitamos sacarla —exclamó Scott cuando Malia comenzó a jadear. Hannah no dijo nada, entrecerrando los ojos en silencio.

Malia salió, jadeando, cayendo en los brazos de Scott, siendo arrebatada en un segundo cuando sintió el puño de Hannah golpearla en la mejilla. Casi cayó al suelo, si no fuera porque Scott la estaba sosteniendo. Lydia y Scott jadearon, sorprendidos, pero Malia parecía esperarlo.

—Así que tú también recordaste algo —murmuró Malia.

—Sí —respondió Hannah secamente. Malia suspiró.

—Hannah, lo lamento. No me hubiera metido en tu relación con Stiles si te hubiera conocido antes, pero no éramos amigas y...

—¿Qué? ¿Crees que estoy molesta porque solías acostarte con mi novio? —Exclamó Hannah, enarcando una ceja, escéptica—. ¡No, idiota! Ya lo superé. Estoy molesta porque eres mi amiga ahora y me estabas ocultando cosas.

Lydia se puso entre Malia y Hannah, temiendo que terminara en algo más violento conociendo la personalidad de ambas.

—Tenemos cosas más importantes en qué concentrarnos —dijo Lydia, intentando llamar su atención—. Como Stiles, por ejemplo.

Eso pareció ser suficiente para obtener la atención de Hannah, que pareció olvidar a Malia y concentrarse en Stiles.

—Nadie más va a volver a utilizar la máquina —ordenó Lydia—. Es demasiado peligroso.

—¿Qué? —escupió Hannah, sus ojos brillando con furia—. ¡Pero estaba funcionando! ¡Malia y Scott lograron recordarlo! Stiles es más real ahora que nunca, y si no me dejas usar la máquina, voy a darte un puñetazo y dejarte inconsciente.

—Nadie va a darle un puñetazo a nadie —intervino Scott.

—A mí ya me dieron uno —farfulló Malia por lo bajo, siendo ignorada.

—Hannah, están recordando a Stiles pero hay una gran diferencia entre un recuerdo vívido y una persona real —exclamó Lydia, agitada.

—Prometiste ayudarme —gimió Hannah, mordiéndose el labio nerviosamente—. Lo prometiste.

—Debe de haber otra manera de recordar sin tener que congelarnos —dijo Scott, intentando calmarlas—. Solo necesitamos pensar en una. Si podemos traer a Stiles, podemos traer a todos de vuelta.

—¿Qué sugieres? —siseó Lydia, cruzándose de brazos y retándolo con la mirada a que respondiera.

—Hipnosis normal —propuso Hannah—. Es casi lo mismo.

 🌙🌙🌙🌙🌙

Lydia fue hipnotizada, Hannah guiándola por los recuerdos, narrando como si Lydia estuviera frente a un televisor, viendo los recuerdos de su vida reproduciéndose en él, cambiando de recuerdo con un control remoto.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!