XLI

1.3K 298 54

—¿Cómo diablos fusionas mundos? —Jadeó Stiles, expresando los pensamientos de todos, intentando aliviar la tensión—. El manual no dice que los hombres lobo pueden hacer eso. Y Scott y yo escribimos ese manual.

Sus palabras eran tan absurdas que fue inevitable para Hannah, aún aferrada al brazo de Stiles, soltar una risita. Oh, cuánto lo había extrañado. A su lado, Stiles también sonrió.

Estaban caminando con Liam y Scott a su lado, por las afueras de la preparatoria de Beacon Hills, con las vías del tren a sus pies.

—No podemos trasladarnos entre ellos —observó Scott—. Mira lo que costó rescatarte.

—Nosotros no podemos movernos entre mundos, pero Corey sí —dijo Liam, atrayendo la atención de todos. Se detuvieron, observándolo, expectantes a que completara su idea—. Él puede existir en los dos mundos.

—Y puede llevarse a gente con él —añadió Scott, asintiendo.

—Sí. En casa de Scott, trajo un Jinete Fantasma a nuestro mundo.

—Y en el juego de lacrosse nos llevó al suyo.

—¿Y si así es como lo hace Douglas? ¿Y si Corey es la clave?

—Muy bien, me encanta el entusiasmo y que estemos llegando a un punto —afirmó Hannah, apremiante—. Pero, él está del otro lado y nosotros aquí, así que...

—El único modo de salvar a todos ahora es desviar el tren —completó Stiles, asintiendo, de acuerdo con Hannah.

—Debemos encontrar a Corey —insistió Liam.

Hannah entrecerró los ojos un instante, abriéndolos de par en par al siguiente al adivinar los pensamientos de Liam.

—Oh, no. No vas a hacerlo, Liam Dunbar. Ni siquiera lo pienses por un instante. La respuesta es no.

—Voy a la cacería —afirmó. No era una pregunta. Estaba decidido.

—No. No vas a ir. Nos vamos a quedar todos juntos y nadie más va a ser llevado. Y es una orden —exclamó Hannah, sin ceder ni un instante.

—Sé que acabo de llegar pero mi novia tiene un punto. Intentamos sacar a gente de la Cacería, sacarla —añadió Stiles, enfatizando.

—Puede llevárselo un Jinete —sugirió Scott. Hannah lo volteó a ver, incrédula, llevándose una mano al pecho.

—No estarás considerándolo, ¿cierto? —jadeó, traicionada.

—No es una mala idea —balbuceó Scott.

—Tienes razón, no es una mala idea —asintió Hannah—. ¡Es una pésima idea! Liam no lo hará. No voy a ponerlo en peligro.

—No tengo que ser llevado por la cacería —insistió Liam. Miró a Hannah, expectante—. Por favor, Hannah. Juro que tengo una buena idea.

Hannah cerró los ojos un instante. Un día de estos ese niño la iba a volver loca. Finalmente, asintió.

—Bien. Pero no quiero que vayas solo. Busca a Theo y ve con él.

—Espera, espera —la detuvo Stiles—. ¿Vas a confiarle a Liam al psicópata asesino que nos engañó a todos, que mató a Scott y luego te mató a ti, y que casi mata a mi padre?

—¡Es lo que llevo diciéndole todo este tiempo! —exclamó Scott, alzando los brazos. Hannah puso los ojos en blanco.

—Liam, ve —ordenó, ignorando a Stiles y a Scott. Liam asintió y salió corriendo antes que cualquiera pudiera cambiar de opinión.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!