XXX

1.6K 320 94


—Esto fue una muy mala idea —gruñó Hannah, encajando sus garras en la palma de sus manos para evitar desconectar la máquina y apagarla para sacar a Scott del trance.

Aún seguía sin responderles, sus ojos cerrándose lentamente, abriéndose con dificultad.

—Scott, no te duermas —dijo Lydia, con preocupación—. Tienes que mantener los ojos abiertos.

—Lo intento —murmuró Scott pesadamente, como si cada palabra fuera un esfuerzo decirla.

—No es sueño. Creo que estás perdiendo el conocimiento. Y si haces eso, creo que vamos a perderte.

Eso pareció alertar a Hannah inmediatamente. Abriendo los ojos de par en par, empujó ligeramente a Lydia, haciéndola a un lado.

—Scott —lo llamó, desesperada. Tomó aire, recordando lo que había hecho con Isaac. Sabía que si los Jinetes estaban por ahí los alertaría pero no podía pensar en otra solución.


Hannah rugió. 


🌙🌙🌙🌙🌙


Scott pareció despertar, teniendo los ojos completamente abiertos pero conforme pasaban los minutos, Hannah supo interpretar que eso no era necesariamente una buena señal. Scott miraba a todos los lados de la capsula, como si estuviera confundido, pero no enfocaba a ningún punto fijamente. Estaba alucinando con los ojos abiertos, su mente en un lugar muy lejano. Aun peor, Hannah casi podía ver el terror en sus ojos. Algo lo estaba asustando.

—Scott —lo llamó Lydia—. Trata de encontrarlo. Búscalo en tus recuerdos. ¡Encuéntralo en cualquier recuerdo! Bueno o malo.

—¿Qué le está pasando? —preguntó Malia, nerviosa.

—No lo sé —admitió Lydia.

—No se ve bien. Parece... perdido.

—Creo que lo está. Creo que tal vez es demasiada información. Se ahoga bajo los recuerdos. Está abrumado por ellos.

—Hay que apagar esta cosa —ordenó Hannah.

—Pero Stiles...

—¡No voy a perder a Scott intentando recuperar a Stiles! ¡No puedo perderlos a ambos!

Lydia negó con la cabeza, sin querer rendirse.

—Scott, tienes que intentar concentrarte —exclamó Lydia, intentando llegar a Scott.

Scott cada vez parecía más abrumado. Puso sus manos en sus oídos, como si el sonido fuera demasiado, a pesar de que la habitación estuviera en completo silencio. Un ruido se escuchó afuera.

—¿Escuchan eso? —preguntó Malia, caminando hacia la puerta—. Suenan como truenos.

—Esto no funciona —jadeó Lydia—. Y ya no tenemos tiempo.

—Debemos pensar en otra cosa —insistió Malia.

—Lo sé, lo sé...

—¿Va a morir congelado ahí?

—Si sus recuerdos no lo matan.

—Nadie va a morir —siseó Hannah, perdiendo el control de su voz. Se aclaró la garganta, intentando tranquilizarse. Ese era su problema siempre que sus amigos estaban en problemas. Se abrumaba demasiado y perdía la coherencia de sus pensamientos. Suavemente, comenzó a decir—: Scotty, necesito que me escuches. Necesito que confíes en mi voz. Soy tu Beta. Tú mejor amiga. Escucha mi voz y trata de concentrarte solamente en eso. Quiero que respires, ¿puedes hacer eso por mí? Respira y trata de escuchar mi voz.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!