XXI

1.9K 357 77

Fue una de las peores noches que Hannah hubiera pasado. En su cama, acostada, sola.

Tenía razón. Stiles existía y era su amigo, era su novio, era su todo. Había conseguido hablar con él. Debía de alegrarse. Estaba a salvo, al menos. Había dicho que era peligroso pero seguía con vida, y al igual que Hannah, no se rendiría.

Sin embargo, ahí estaba, llorando aferrándose al anillo entre sus manos porque había estado tan cerca pero tan lejos.

Ahora que estaba segura de que Stiles existía, el vacío en su pecho solamente se sentía más como un hueco. Hannah limpió sus lágrimas cuando escuchó su teléfono sonar. Lo tomó entre sus manos, deslizando para responder cuando vio que se trataba de Scott. Se puso alerta, tal vez era una emergencia.

—Hola —dijo Scott, tranquilo. Hannah suspiró al instante.

—Hola.

—¿No puedes dormir? —preguntó en un murmullo.

—No —suspiró, viendo en la pantalla de su celular que eran las tres y media de la mañana—. ¿Tú?

—Tampoco.

—¿Cómo sabías que estaba despierta? ¿Vínculo mental? —Hannah trataba de no hacerlo, pero tal vez lo había mantenido despierto. Ya había pasado en otras ocasiones.

—Nah, solo soy tu mejoramigo —dijo Scott, haciendo a Hannah sonreír—. ¿Quieres venir a mi casa?

     🌙🌙🌙🌙🌙

Hannah aferró su taza de té entre sus manos, recargando su espalda en la cabecera de la cama de Scott, con el chico a su lado acostado.

—Lo lamento —murmuró Scott, recargando su cabeza en el vientre de Hannah—. Lamento no haberte creído y haberte hecho sentir mal al respecto. Fui un estúpido.

—Está bien —mintió Hannah, dejando su taza a un lado y pasando sus dedos por el cabello de Scott—. Es peor, ¿cierto? Ahora que sabes que realmente existe, lo extrañas más. Sabías que algo hacía falta, pero ahora estás seguro. Conoces tu pieza faltante y sabes que está en peligro pero no puedes hacer nada al respecto.

—Es peor —dijo Scott—. Pero al menos ahora podemos hacer algo al respecto. Lo encontraremos, Hannieh. Tenemos que hacerlo. Cuenta con nosotros.

—Tengo miedo —admitió, porque era Scott y era su mejor amigo, sin importar qué.

—Yo también. Pero lo resolveremos. Siempre lo hacemos. 

   🌙🌙🌙🌙🌙 

—No creo que sea buena idea que entre —murmuró Hannah, recargándose en la moto frente a la comisaría.

—¿Por qué dices eso? —preguntó Scott, frunciendo el ceño confundido, cambiando su expresión al notar la mirada de Hannah—. Hannah, ¿qué hiciste?

—Le di un puñetazo a Claudia —Scott abrió la boca de par en par—. Pero te juro que era completamente justificable, tenía una buena razón.

—¿Qué razón tenías?

—Claudia estaba siendo una perra.

—¡Hannah! ¡Le diste un puñetazo a la esposa del sheriff! A la madre de Stiles.

Hannah apretó los labios. No. Esa perra no era su madre. Hannah lo sabría. Sin embargo, no podía decírselo a Scott porque no tenía fundamentos, así que simplemente puso los ojos en blanco.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!