XIII

1.9K 369 80

—¡Es una reliquia! —exclamó Lydia, reuniéndose con Scott, Malia y Hannah en la escuela.

—¿Qué es una reliquia? —preguntó Malia, confundida.

—Un objeto con una asociación fija al pasado —entre sus manos, Lydia sostenía una credencial—. La identificación del chico que desapareció en la biblioteca se quedó aquí cuando lo llevaron. Y Gwen encontró el brazalete de su hermana en su habitación.

—¿Cómo puede alguien ser borrado y aun así sus cosas ser visibles?

—La conservación de la masa —Malia y Scott la miraron confundidos. Lydia suspiró—. La masa total de cualquier sistema aislado permanece constante.

—Hasta los jinetes tienen una debilidad —concluyó Scott.

—Una reliquia sería una prueba de que Stiles existió —añadió Malia, antes de decir—: Hannah, has estado muy callada.

—Tengo un anillo —murmuró Hannah en voz baja, jugando con la cadena alrededor de su cuello—. Creo que es de Stiles. Lo firmó S.S.

—No podemos estar seguros de eso, Hannieh... —intentó decir Lydia.

—¿Entonces de quién es, eh? ¡Porque yo no conozco a nadie más que se llame así! —exclamó Hannah, sobresaltada. Malia, Scott y Lydia se voltearon a ver, preocupados por ella. Hannah gruñó, tragando el nudo en su garganta—. Por eso no quería decirles, sabía que pensarían que estoy loca.

—Necesitamos algo más sólido y claro, cariño —musitó Lydia.

—Tal vez así podamos recuperarlo —añadió Scott.

 🌙🌙🌙🌙🌙

—Debemos pelear —exclamó Liam en voz baja, dado que estaban en la biblioteca.

—Debemos esconderlos —dijo Mason.

—¿A quiénes? —preguntó Scott, llegando de la nada con Hannah a su lado.

—Los Jinetes fantasma —respondió Liam, al mismo tiempo en que Mason decía:

—Los chicos de la fiesta.

—Me gusta la parte de pelear, hablen —dijo Hannah, sentándose en la mesa sin intimidarse ante la mirada de la bibliotecaria.

—Con un pararrayos, atraemos y atrapamos a los Jinetes —dijo Liam.

—Pero como todos en la fiesta están en peligro, debemos esconderlos en un lugar seguro hasta que pase la tormenta —añadió Mason.

—Los Jinetes montan rayos, no hay lugares seguros —le respondió Liam.

—Bajo tierra —insistió Mason—. La tierra puede detener la carga eléctrica de los rayos. Todos estarían a salvo.

Mason y Liam miraron expectantes a Hannah y a Scott. Alfa y Beta se voltearon a ver, hablando por el vínculo mental y haciendo gestos mientras los otros dos observaban.

—Intenso —murmuró Mason por lo bajo.

—Hannah y yo tenemos un plan —suspiró Scott, asintiendo—. Está bien, esto es lo que haremos. Los llevamos al búnquer de los Argent, bajo tierra, y está rodeado de serbal.

—Detuvimos a los Jinetes la otra noche, podemos hacerlo de nuevo —insistió Liam. Hannah casi le gruñó.

—No lo llamaría detenerlos, niño. Ellos se fueron. Y dudo que ustedes los hayan intimidado.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!