XXXVI

959 252 18

Para Hannah, sus amigos lo eran todo. Claro, la mayoría de las veces quería envolver sus manos alrededor de su garganta hasta que dejaran de respirar pero eso era solamente porque eran estúpidamente buenos.

No era tonta. Sabía que nunca sería la mitad de buena que ellos. Era por eso que Scott la necesitaba, para complementarse. Eso ya no la atormentaba, porque por alguna razón, Stiles la quería aun así.

Hannah adoraba a sus amigos, pero lo que sentía por Stiles era otra cosa. Era un nivel diferente. Por él, haría lo que fuera. Lo protegería de cualquier cosa, escondería el peor de los secretos, le daría la espalda a todo en lo que cree... solo por él. 

🌙🌙🌙🌙🌙

Hannah entró como un torbellino a la biblioteca, detectando el olor de alguien más y el de Stiles dentro de ella. Vio el escáner de la tarjeta de la biblioteca pero no tenía tiempo como para sacar su tarjeta así que simplemente lo arrancó de la pared y abrió la puerta utilizando su fuerza de mujer lobo.

Bastó ver la escena para sumar dos más dos. Había sangre por doquier, Donovan tenía un pedazo de metal en el pecho y estaba muerto. Stiles estaba sentado en el piso, al lado del teléfono. Habían estado peleando y Stiles había hecho lo que había tenido que hacer, lo que cualquiera hubiera hecho: había matado a Donovan. Hannah corrió hacia Stiles y se agachó frente a él.

—Amor —lo llamó, intentando sonar lo más tranquila posible mientras su mente pensaba analíticamente, debían borrar la evidencia—. Amor —volvió a intentar Hannah, intentando sacar una reacción de él. Stiles por fin dejó la mirada perdida y se concentró en Hannah. Un suspiro de alivio salió de los labios del chico.

—Hann —jadeó—. La policía viene.

— ¿Cómo lo saben?

—Yo... les llamé.

— ¿Llamaste a la policía después de...? —preguntó Hannah, intentando contener las ganas de gritarle.

—No lo sé —dijo sin aliento—. Tal vez, sí, no lo sé. Sí.

—Vamos a tu Jeep, necesitamos alejarnos de la escena —Hannah se paró y ayudó a Stiles a pararse mientras pensaba qué carajos iba a hacer. Stiles se paró, con piernas temblorosas y aferró todo lo que tenía de fuerza en entrelazar su mano con la de Hannah.

La rubia sacó una petaca donde llevaba alcohol de su bolsa y comenzó a mojar a Donovan con ella.

— ¿Qué haces? —preguntó Stiles de un jadeo. Hannah no se inmutó.

—El fuego es la forma más eficaz de eliminar la evidencia —Stiles se quedó callado—. Voy a quemar todo el maldito lugar para que no haya rastro de que estuviste aquí. No será rápido porque olvidé la gasolina en casa pero esto bastará.

Hannah sacó unos cerillos de su mochila y aventó la llama al alcohol. Lentamente los alrededor de Donovan comenzaron a quemarse. Arrojó la petaca y el resto de la caja de cerillos y aferrándose a la mano de Stiles comenzó a correr con él.

Stiles y ella actuaron en conjunto después de eso. Stiles hizo que el Jeep funcionara mientras Hannah ocultaba todo. Cuando vio que Stiles subió al Jeep ella hizo lo mismo en el asiento del copiloto. El chico encendió su auto, con las manos llenas de sangre aferradas al volante. Estaba temblando.

—Amor, déjame a mí hacerlo —le dijo Hannah quedamente al ver su deteriorado estado—. Es solo la adrenalina —intentó tranquilizarlo, conteniendo las ganas de ser ella y lanzarlo contra el otro asiento mientras ella los llevaba hasta el jodido lado opuesto de Beacon Hills.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!