II

2.6K 400 235

Hannah frunció el ceño todo el camino, escuchando en altavoz lo que el sheriff les decía. Al parecer, Hayden y Liam habían encontrado a un niño, aparentemente abandonado. Aclamaba que alguien iba a por él. Probablemente no fuera nada, probablemente no tuviera que ver con lo sobrenatural, pero un hueco en el pecho se le instaló, sintiéndose pesado.

—No me gusta esto —murmuró para Scott, entrando a su lado en la comisaría con Stiles pisándoles los talones.

Scott entró primero al despacho del sheriff. El plan era que Scott cuidadosamente introdujera sus garras en el cuello del niño, intentando buscar alguna memoria de lo sucedido con él y con sus padres.

—Hola, cariño —saludó Hannah, obligándose a sonreír de alguna manera, arrodillándose al lado del niño—.  ¿El sheriff te contó sobre lo que vamos a hacer para ayudarte?

El niño asintió.

—Dijo que duele —titubeó. Hannah pudo oler el leve temor en él, así que asegurándose de darle una sonrisa que esperaba lo tranquilizara, le pellizcó el estómago.

—¿Esto dolió? —el niño negó con la cabeza, una suave sonrisa comenzando a mostrarse en su rostro—. No pasará nada, ¿sí?

El niño asintió. Scott encajó las garras en su nuca, y cerró los ojos.

 🌙🌙🌙🌙🌙

Cuando Scott le quitó las garras, casi se cae hacia atrás, jadeando, si no fuera porque Hannah lo sostuvo con ayuda de Stiles.

—¿Qué viste? —preguntó Stiles.

—Un hombre a caballo —jadeó Scott.

—¿A caballo?

—Tenía un arma.

—¿Un hombre a caballo con un arma? —Hannah parpadeó escéptica—. ¿En qué estamos? ¿1800?

—Un hombre armado parece mi especialidad, no la suya —dijo el sheriff.

—¿Y qué hay de sus padres? —Inquirió Stiles—. ¿Qué pasó con ellos?

—No lo sé, es todo lo que recuerdo —balbuceó Scott—. Pero... tengo una sensación...

—¿De qué clase?

—Van a regresar —dijo el niño, llamando la atención de todos—. Van a venir por mí. 

  🌙🌙🌙🌙🌙 

Lydia comenzó a tocar con la punta de sus dedos el auto donde habían encontrado al niño, que había sido traído al deshuesadero. Recorría trazando patrones sin sentido, intentando sentir algo. Hannah estaba detrás de ella, esperando pacientemente a que Lydia hablara. Stiles no estaba tan paciente.

Lydia abrió la puerta del auto, sentándose en el asiento del conductor para encontrar perspectiva. Tocó el volante, cerrando los ojos. Encogiéndose de hombros, Hannah y Stiles se sentaron en el asiento de atrás, esperando a la reacción de Lydia.

—Mmm... —murmuró Lydia, abriendo los ojos, mirándose en el espejo retrovisor.

—¿Qué? —saltó Stiles.

—Este color me va muy bien. Olvidé el nombre.

—¿Puedes concentrarte? —casi gruñó el chico. Hannah suspiró.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!