XXII

1.7K 332 42

—Hola, Hannah —canturreó una voz detrás de ella. Lentamente, la chica se volteó. Se había adentrado en una casa abandonada, totalmente sola, y sabía que la voz era solamente su imaginación. Sin embargo, la persona quien hablaba hizo que su mundo se tambaleara.

—¿Isaac? —susurró Hannah, ahogando un grito cuando lo vio.

No era el Isaac que recordaba, con el cabello rubio, la mirada triste y la sonrisa irónica. El Isaac frente a ella parecía muerto en vida. Su piel era verde y tenía una gran herida de la mitad de la cabeza, luciendo como si hubiera perdido la mitad de su cráneo.

—¿Qué sucede? —jadeó, sin entender lo que pasaba. Isaac dio un paso hacia ella y Hannah retrocedió. Isaac sonrió de una manera que le erizó la piel de terror.

—¿Qué sucede? —La imitó Isaac, burlón—. Sucede que me mataste. Como a todos.

Hannah gritó cuando la tierra delante de ella se abrió, y gente comenzó a salir del agujero.

Primero salió Aiden, con un agujero en el pecho donde lo habían atravesado los Oni, escupiendo sangre de la boca mientras sonreía.

Luego salió su hermana, Liza. Su piel estaba cubierta de quemaduras y su cabello estaba hecho parches en su cabeza. La miraba fijamente.

Allison salió después, con el cabello negro pegado en el rostro lleno de sangre, con la daga con la que el Oni la había herido aun incrustada.

Hannah volvió a gritar, pegándose contra la pared, sin poder moverse.

Por último, salió Stiles. Hannah cayó de rodillas en cuanto lo vio, sus piernas dejando de funcionar de la nada. Tenía la piel pálida y las ojeras marcadas, y lucía molesto. Se veía justo como cuando había sido poseído por el Nogitsune, pero de alguna manera, supo que frente a ella no estaba el Nogitsune, sino Stiles.

—Stiles —jadeó Hannah, sintiendo las lágrimas correr por su rostro.

—Mira lo que me hiciste —gruñó Stiles—. Al final, eso es lo que haces. Todos los que amas terminan muertos. Y es por tu culpa.

—¡No! —gritó Hannah, observando horrorizada cómo marchaban hacia ella con una sonrisa malévola esbozada en sus labios. Sus palabras resonaban contra los oídos de Hannah.

—No vas a salvarme, Hannah.

—¡No!

Stiles se acercó a ella peligrosamente. Hannah quiso gritar pero no encontró su voz. La tomó del cuello, asfixiándola, y un recuerdo la azotó.

 🌙🌙🌙🌙🌙

Hannah reconoció el recuerdo. El nogitsune los había engañado para que Argent, Derek y el sheriff lo protegieran de los Oni.

Ya veo porqué el chico te adora comentó Stiles, sonriendo mientras miraba a Hannah—. Esperaba que Scott estuviera aquí, pero me alegra que todos carguen con sus armas. Porque no vinieron a matarme, vinieron a protegerme.

En ese momento, los Oni llegaron. Stiles retrocedió, alejándose de ellos y se aferró a Hannah del brazo, sonriéndole de esa manera extraña que solo él tenía. Hannah le gruñó.

¿No quieres que salve tu trasero?

Oh, ellos pueden arreglárselas. Tenemos una plática pendiente tu y yo.

Missing /teen wolf |running #6|¡Lee esta historia GRATIS!