CAPÍTULO 37

18.6K 1.5K 135

-¿JAY? ¿Estás bien? –Pregunto Kaley con una expresión de inquietud plasmada en su rostro

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿JAY? ¿Estás bien? –Pregunto Kaley con una expresión de inquietud plasmada en su rostro. La muchacha llevaba su cabellera recogida en una coleta dejando expuestos sus grandes ojos azules.

Pestañeé varias veces intentando observar el lugar ya que la luz blanca de la habitación me quemaba los ojos.

Me sentía extremadamente débil y sin ganas de hacer absolutamente nada. En mi pecho se expandía un  fuerte dolor que me dejaba totalmente inmovilizaba.  Observé a mí alrededor y todas las sospechas que se habían formado en mi mente se confirmaron. Estaba en el hospital.  Instintivamente llevé una mano a mi pecho y me percaté de que llevaba una venda gruesa en aquel lugar.

-¡Hasta que al fin despertaste! –Exclamó Allem con entusiasmo mientras se acercaba a la camilla junto a mí.

-El médico dijo que podrías permanecer hasta unos tres meses en coma. –Dijo Gael mientras llevaba una mano a su mentón imitando una pose pensativa. –Solo estuviste un mes inconsciente, supongo que eres bastante fuerte. –Espetó mientras me regalaba una amplia sonrisa.

-¿Un-n… mes? –Tartamudeé con asombro mientras sentía una fuerte jaqueca en mi cabeza. 

-En realidad solo veinticinco días. –Inquirió Gael con una sonrisa tierna. –Te recuperaste rápido Jay.

-¿Qué paso? –Pregunté mientras fruncía el ceño. Me sentía frágil y adolorida como si me hubieran echado una buena paliza.
En el momento en que Gael iba a abrir la boca para explicarme lo ocurrido recordé todo. A Liane apuñalándome en el pecho con una cuchilla. La mirada de impotencia de Iam. Un charco enorme de sangre. Y luego oscuridad. Mucha oscuridad.  Una fuerte incertidumbre se apoderó de mi corazón.

-¡¿Dónde está Iam?! –Exclamé levantándome de golpe pero en ese momento una fuerte punzada en el pecho hizo recostarme nuevamente. El dolor era totalmente desgarrador.

Lo que daría por una estúpida anestesia en estos momentos.

-Sufriste una cirugía en el corazón. No debes moverte, aun no te has recuperado por completo Jay, de hecho es un milagro que estés con vida. –Inquirió Kaley con cariño mientras me agarraba de la mano para tranquilizarme. La noticia me dejo estupefacta ya que sabía que había sido apuñalada, sin embargo no predije que sería tan grave.

-Necesito ver a Iam. –Respondí un poco más calmada mientras respiraba hondo para poder tranquilizarme. La herida dolía como la mierda.

-No sabemos dónde está. –Explico Gael en un tono neutro mientras sus ojos se oscurecían. Definitivamente eso no significaba algo bueno. La ansiedad en mí comenzó a aumentar nuevamente.

-No supimos nada de él después de tu accidente Jay. –Aclaró Allem con el mismo tono neutro que Gael.

-¿Qué? –Exclame desesperada. -¿Cómo que no saben nada de él hace un mes?

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!