CAPÍTULO 29

21.7K 1.6K 120

-Camina-el hombre tenía una voz rasposa y grave, como si estuviera sufriendo de una densa neumonía

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-Camina-el hombre tenía una voz rasposa y grave, como si estuviera sufriendo de una densa neumonía. No sabía porque razón o circunstancia el hombre querría secuestrarme pero de algo estaba absolutamente segura, esto tenía que ver con Iam.

-No iré a ningún lado-Fruncí el ceño furiosa mientras mis manos se tensaban. Al principio el hombre pareció asombrado ante mi respuesta y luego rio como si lo que hubiera dicho fuera el mejor chiste de la historia. Lo irónico es que a mí no me causaba gracia en lo absoluto, es más, empezaba a enfadarme de una manera que no querrían descubrir.

-Si no caminas tendré que asesinarte-una mueca burlona cruzó por su rostro.

Idiota.

-Hazlo-me encogí de hombros como si no me importara en lo más mínimo. Y es que así era. Prefería morir antes que obedecerlo, era una de esas chicas tercas y caprichosas, me costaba una mierda obedecer a mi madre como para que ahora siguiera ordenes de un cerdo como él.

Pero al parecer ese comentario ya no fue gracioso para él pues su semblante se oscureció, dejando ver una tenebrosa y escalofriante mirada.

-No seas idiota y camina. -El hombre comenzó a forcejear mi brazo haciéndome enfadar aún más. Estaba absolutamente decidida de no dar ni un mísero paso y si eso me costaba la vida pues que así sea.

Genial Jay, naciste idiota e idiota morirás.

-No pienso moverme de aquí. -Levante una de mis cejas de la manera más desafiante posible. Solo tenía que ganar tiempo, estaba segura de que Iam aparecería en cualquier momento para mandar al infierno a éste malnacido.

-Si te mato serás una carga para mí, tendré que acarrearte hasta el auto y eso no me pondrá de muy buen humor. -Apretó los dientes haciéndolos chirriar, el horroroso ruido me dio escalofríos. Estaba claro que la paciencia de aquel hombre se estaba acabando velozmente gracias a mí y mis adorables comentarios.

-Pues si vas a matarme, me alegra que mi cadáver sea un estorbo para ti. -Una sonrisa victoriosa salió de mis labios sin darme cuenta de ello. El hombre se abalanzó contra mí tomándome de los hombros para así forzarme a caminar. Por puro reflejo una de mis rodillas fue directo a parar en su entrepierna haciendo que el hombre se alejara de mí retorciéndose de dolor.

-Niña estúpida ¡CAMINA! -Gritó con una desgarradora voz llena de furia. Empezaba a tener un poco de pánico respecto a la situación. Estaba más que claro que yo no iba a ceder. Si Iam no llega a tiempo lo más probable es que yo termine muerta, o aquel hombre asesinado por mis propias manos.

-¡QUE NO PIENSO MOVERME DE AQUÍ IDIOTA! -Grité haciéndolo callar mientras otra de mis piernas fue directo a su estómago. Ser cinturón negro era de mucha ayuda en estos momentos, alabada sea mi madre que insistió en que siguiera aquellas clases.

El hombre cayó al suelo retorciéndose de dolor. La patada fue tan dura que un intenso dolor recorrió mi pierna haciéndome perder el equilibrio.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!