CAPÍTULO 22

18.7K 1.8K 104

Mi chocolate caliente ya se había acabado hace aproximadamente cinco minutos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Mi chocolate caliente ya se había acabado hace aproximadamente cinco minutos. Aun así seguía temblando. Y no era por el frío del invierno, sino por el miedo que recorría cada partícula de mi cuerpo. Kaley había recibido una llamada de Gael, por lo que no pudo contarme acerca de su oscuro pasado. Si bien eso me dejaba intranquila no era esa la razón principal de mi miedo, sino Pam. Le había mandado como cuarenta mensajes dándole la orden de que saliera de la casa urgentemente porque los chicos ya vendrían. Pero ella no había respondido ninguno de mis mensajes.

Sentía que en cualquier momento iba a desmayarme. Si ellos llegaran a enterarse de mis intensiones lo más probable es que me maten en ese mismo momento. Ellos no eran simples humanos, no eran seres con los cuales podrías bromear y eso lo tenía bien claro. Aun asi había decidido meterme en su casa e indagar sobre temas prohibidos que claramente ellos no querían que yo sepa.

Maldita sea Pam. ¡SAL DE LA CASA!

-Jay, los chicos están viniendo ¿Quieres quedarte a cenar? -La dulce voz de Kaley me sacó de mis pensamientos. La miré con nerviosismo mientras sentía mis manos mojadas llenas de sudor.

-Creo que es mejor que me vaya, ya es tarde.... ¿Hablamos otro día si? -las palabras se revolvían en mi boca mientras tomaba mi bolso y me dirigía a la puerta. Kaley un poco desconcertada por mi actitud asintió y se despidió de mí con una sonrisa.

Prácticamente corrí hasta el auto y me encerré ahí dentro. Tomé mi celular con las manos temblorosas y marqué el número de Pam con toda la velocidad del mundo. Sonó una, dos, tres veces y luego me mando al buzón de voz. Maldije por lo bajo y volví a marcar su número, pero no había caso. Ella no contestaba. En mi último intento por contactarme con ella contestó pero justo en el momento en que ella había contestado la puerta del copiloto se abrió y unos ojos azules que yo conocía perfectamente me observaron intensamente.

Mierda.

Me atragante. Tosí unas cuatro veces como un gato enfermo tratando de expulsar su bola de pelos, hasta que por fin recobré la compostura. Tomé el celular sin que él se percatara y le susurre a Pam un "Sal de ahí ahora mismo", corté la llamada y arrojé mi celular lo más lejos posible. Me giré lentamente y lo miré.

-¿Qué haces aquí? -pregunté desafiante mientras levantaba mi mentón con arrogancia. Al escucharme él junto sus oscuras cejas, cosa que le dejaba malditamente sexy.

-Eso es lo que quiero saber yo. ¿Qué haces aquí Jazmine? -Levanto una ceja mientras me observaba con desconfianza. Mis manos empezaron a sudar más de lo normal.

Era la primera vez que me decía Jazmine, definitivamente él sabía que yo buscaba algo. Él sabía de mis intenciones. Iba a matarme y yo no podría hacer nada para defenderme.

Niégalo todo idiota, niégalo todo hasta la muerte.

-Vine a visitar a Kaley. -Sonreí con nerviosismo mientras trataba de secar mis manos llenas de sudor por mi pantalón.

-Mientes. -Su voz era dura.

Trataba de intimidarme, estaba claro. Él quería hacerme sentir pánico para que me confiese. Pero lo que él no sabía era que eso JAMÁS ocurriría. Jamás.

-¿Acaso no puedo visitarla? -Levanté unas de mis cejas acusatoriamente. Él me fulminó con la mirada y un miedo recorrió mi cuerpo.

Él puede leer tu mente estúpida.

Un pánico incontrolable me consumió. Lo miré nerviosa mientras trataba de inventar algo lo suficientemente creíble como para deshacerme de él. Y fue ahí que mi celular comenzó a sonar. Tomé el aparato con desesperación y visualicé en la pantalla "Llamada entrante de Pam" Suspiré con alivio.

Dios de salve bendita Pam.

-¿Hola? -Contesté la llamada evitando la intensa mirada de Iam en mí.

-¡TE ESPERO EN LA CAFETERIA DE SIEMPRE!- La voz chillona de Pam me sobresalto. Mire de reojo a Iam que tenía su mirada fija en mí.

-¿Tienes el "trabajo" hecho? -Pregunté interesada.

-Tengo pistas sorprendentes, nunca subestimes a Pam Zucotti, soy muchísimo mejor que la CIA, el FBI y la NASA juntos. -Su tono de voz arrogante me sacó una fugaz sonrisa.

-Ahora voy para allá. -Dicho esto corte la llamada y sonreí. Giré mi cabeza hacia Iam, él seguía observándome con aquella intensidad que hacía que me desesperara.

-¿Algún problema? -Indicó levantando una ceja.

-No, era mi amiga. -él levantó su ceja aún más alto. -Quiere que vaya junto a ella.

-Un consejo Jay. -Su tono de voz peligroso hiso estremecerme. -No te metas donde no debes, o te irá mal.

Ya fue, te va a matar.

-Un consejo Iam -Lo miré desafiante -No me digas que hacer, o te irá mal. -dicho esto una sonrisa macabra se formó en sus labios. Me estremecí por dentro pero mantuve mi mirada desafiante. No dejaría que él me intimidara.

-Me gustaría descubrir hasta donde puedes llegar. -Declaró mientras se mojaba los labios con su lengua. Me derretí.

Oh dios sálvame antes de que me infarte.

-Tengo que irme Iam. -Una voz neutra salió de mis labios. No sabía de donde carajos había sacado palabras para responderle. Él no dijo absolutamente nada, simplemente abrió la puerta del auto y se bajó.

Me quedé absorta en mis pensamientos por unos largos segundos hasta que reaccioné. Encendí el motor rápidamente y puse el auto en marcha.

Vete a la mierda Iam Desmond.

HOLA!
Estamos prácticamente en la mitad de la novela (mas o menos) ya que el primer libro quiero que cuente con unos 50 o 51 capítulos como máximo para que no se vuelva largo y aburrido.

Todas sugerencias son bienvenidas por parte de ustedes♡

Estoy en semana se exámenes por eso me tardaré en subir capítulos pero hago lo que puedo, desde ya gracias por sus comentarios y votos♡

Nanny~

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!