CAPÍTULO 14

22.3K 2K 273

El viento soplaba con calma a nuestro alrededor

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

El viento soplaba con calma a nuestro alrededor. Mis mechones dorados volaban al ritmo de la brisa. Mis manos tocaban el borde de la cascada, podía sentir la frescura del agua.

Él estaba a mi lado con sus ojos cerrados y sus hombros levemente relajados. No estaba completamente sentado como yo, él estaba en cuclillas.

¿Cómo carajos no le duelen las piernas de estar así? Debo hacer más ejercicio.

-Tú no tienes que estar aquí. -Sus palabras eran frías.

-¿Ah? Pero si tú me trajiste aquí. -Mi mirada era como la de una niña a la que le habían hablado de la metamorfosis de una mariposa y no entendía un carajo. Él abrió sus grandes ojos azules y me miro con seriedad.

-Exacto. -Dijo simplemente y volvió a correr su mirada de mí hacia el agua.

Yo no entendía ni una mierda y no iba a rogarle que me lo contase tampoco.

Pasaron aproximadamente veinte minutos en los cuales permanecimos en silencio. La curiosidad me carcomía lentamente pero mi maldito orgullo no me dejaba preguntar.

Él tenía una pose relajada como si todo le importase una mierda.

Maldito. Si al menos tuvieras algo feo podría dejar de mirarte pero no, tienes que ser perfecto y atormentarme la vida. Es como tener a un Taylor Lautner o un Wade Poezyn pero con el carácter de un ogro, hasta Shreck es un amor a su lado.

-Entonces... -Las palabras salieron forzosamente de mi garganta. Era como si esas palabras estuvieran llenas de espinas acomodadas en mi garganta y por fin las escupí.

Él abrió sus hermosos ojos de cielo y me miró. Era como si lo hubiera sacado de un trance.

Se veía tan jodidamente perfecto.

-Entonces pasa que confías demasiado en mí -Su mirada era dura y no revelaba ninguna emoción.

-¿No debería? -Pregunté confundida.

-No, no me conoces. -Me seguía mirando con aquella mirada de hielo y por un momento pensé que me iba a desmayar.

-Si te conozco, eres Iam Desmond. Tienes dos hermanos y una hermana, eres jodidamente sexy pero tienes un humor de perros y un carácter de mierda. No sé de dónde vienes pero tampoco debería de importarme mucho. -Me encogí de hombros restándole importancia.

-¿Crees que eso es conocerme? ¿Cómo estas tan segura de que no te estoy mintiendo? -Sus palabras eran como dagas de hielo que me atravesaban.

-¿Y acaso tú me conoces? -Empezaba a perder la paciencia y a enfadarme. ¿Quién se creía éste para traerme hasta aquí y decirme que soy una estúpida por confiar en él? Es que tal vez... tal vez tenía razón.

-Jazmine Colbeck Farrel. Una chica que piensa ser la típica adolescente aburrida y fastidiosa igual a las demás. Vives con tu madre Ellen Farrel y tu hermano Mattew Colbeck . Pero ahora te mudaste con tu padre Andrew Colbeck porque tu madre tuvo que mudarse por asuntos de trabajo por unos meses. ¿Enserio piensas que tuvo que mudarse por su trabajo? Eres tan ilusa. -Me miraba con tanta indiferencia que me imaginé que yo era solo una cucaracha en su camino.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!