CAPITULO 8

28.5K 2.3K 438

Ahí estaba él

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Ahí estaba él. Con una postura de chico malo. Su cabello oscuro despeinado, algunos mechones le caían por el rostro y otros quedaban levantados, cosa que le dejaba tremendamente sexy. Sus ojos eran un color turquesa, como el mar. Sus labios dibujaban una sonrisa misteriosa. No era una sonrisa amistosa, era una sonrisa que prometía problemas. Y me vi extrañamente atraída a descubrir qué clase de problemas podría traerme. Me mordí el labio. Tenía las manos en los bolsillos de su pantalón y eso hacía que los músculos de su antebrazo queden totalmente marcados. Me miraba con tanto ardor.

Cosita violable...

¡Quítate esos pensamientos sucios, pervertida!

-Iam está en lo correcto-espeto la anciana sacándome de mis pensamientos. Me estremecí ante sus palabras. Quité mi mirada de él y miré a la anciana con el ceño fruncido.

-No pueden decir eso solo porque tenemos el mismo rostro o el mismo color de cabello. Hay miles de personas que se parecen y no por eso significa que sea su "sangre"-revoleé los ojos y me encogí de hombros restándole importancia.

Iam levanto una de sus perfectas cejas y sonrió enigmáticamente.

Mierda, como amo su sonrisa.

-Físicamente eres igual que ella-me miro de abajo para arriba. Me derretí. Luego siguió hablando-pero... por dentro ni siquiera te acercas a lo que fue Lunn, y no eres para nada apacible y cortés como ella.

Fruncí el ceño. ¿Quién se creía para decirme eso? ¿Y a mí que puta me importaba si no me parecía a Lunn?

-Como si fuera que quisiera parecerme a la muerta esa.

Él apretó su mandíbula y su mirada se oscureció. Se veía enfadado. Tal vez... exagere un poco con mis palabras. La anciana también se tensó ante mis palabras.

Claro que no exageraste. Te dijo que eres menos que esa chica, TE MENOSPRECIO. O sea ¡DEFIENDETE JAY!

Lo mire con una mirada desafiante y él me devolvió la mirada de la misma manera. Estábamos matándonos con la mirada hasta que la anciana nos interrumpió.

-Creo... creo que tú eres su descendiente. Aunque no estoy tan segura pero tienes su misma sangre, por eso el parecido externo. Y tienes su misma luz espiritual, pude sentirla desde que llegaste. Espiritualmente eres tan pura como ella. -no pude evitar sacar un carcajada, ¿yo, pura?

Pero si eres la chica más sucia que llegue a conocer.

Cállate, soy pura.

Volví a reír.

Iam me miraba serio como si fuera una loca.

-Melody tiene razón, aunque me cueste reconocerlo. Tienes su espíritu. -su voz era tan grave que me hacía temblar.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!