CAPÍTULO 51 -FINAL-

19K 1.3K 357

¿Alguna vez tuvieron una corazonada? ¿Un presentimiento extraño, como si estuvieran tratando de advertirte que un gran acontecimiento ocurrirá en tu vida

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

¿Alguna vez tuvieron una corazonada? ¿Un presentimiento extraño, como si estuvieran tratando de advertirte que un gran acontecimiento ocurrirá en tu vida. De hecho creo todos alguna vez hemos tenido la sensación de que sabíamos de que algo nos iba a pasar, justo antes de que ocurriera. Incluso puedo recordar a mi madre un catorce de septiembre, era primavera y yo había querido ir de viaje con Pam por la calle principal. Mamá se había negado rotundamente a que vaya ya que ella había tenido un mal presentimiento y según ella "el corazón de una madre nunca se equivoca" Horas después nos llegó la noticia sobre un trágico accidente donde siete personas resultaron muertas. ¿Pueden adivinar donde ocurrió eso? Sí, en la calle principal tal y como mamá lo predijo. Desde ese día le tengo total respeto a los presentimientos y jamás los paso por alto.

Y en éste mismo instante eso mismo estaba ocurriendo conmigo. Una extraña sensación de incomodidad recorría mi cuerpo, me sentía extraña, como si mi subconsciente me estuviera alertando de algo. Como si algo realmente amenazador estuviera a punto de pasar.

-¿Estas bien? -Inquirió Iam con la mirada fija en la carretera. Se podía observar las venas marcadas de su antebrazo mientras conducía. Y ahí fue que sentí una corazonada.

¿Y si algo malo le ocurría a Iam?

Sacudí mi cabeza sacando ese horrible pensamiento, no podía ocurrirle nada a él. Yo no podría vivir con eso. Masajeé mi sien mientras trataba de calmarme. Estaba siendo paranoica. Nada malo iba a ocurrir. Solo tenía que tranquilizarme y pensar en el plan que íbamos a seguir.

Teníamos que huir.

-Todo en orden. -Susurré mientras me acercaba a él y reposaba mi cabeza sobre su hombro. Él no dijo nada solo acariciaba mi cabello mientras conducía en silencio hasta nuestro destino. Cerré mis ojos un segundo entrando en un trance, no estaba dormida pero tampoco estaba despierta.

De pronto imágenes venían a mi mente. Una niña de cabello castaño en la escuela tomada de la mano de Iam. La niña sonreía con dulzura mientras él la llevaba a la entrada del instituto. Pero había algo extraño en aquella escena, las personas pasaban alrededor y observaban a la niña como si estuviera loca, la pequeña simplemente sonreía mientras observaba a Iam, de hecho parecía ser la única que se percataba de su presencia. Abrí mis ojos de golpe saliendo del limbo en el que me había metido. Fruncí el ceño mientras trataba de asimilar lo que habia visto.

-¿Conoces a una niña castaña? -Pregunté curiosa mientras lo observaba a los ojos. Adoptó una expresión de pensador por unos segundos y luego negó.

-No que yo recuerde. -Respondió encogiéndose de hombros. -¿Por qué?

-No es nada, ocurrencias mías. -Inquirí mientras sonreía y le daba un pequeño beso en su mejilla. -Te quiero. -Una hermosa sonrisa se depositó en sus labios.

-Yo también te quiero Colbeck. -Y aunque aquellas palabras deberían causarme una extrema felicidad, una punzada de dolor se instaló en mi pecho. Permanecí en silencio tratando de asimilar aquella extraña sensación que se estaba apoderando de mí. El auto se detuvo por lo que supuse que ya habíamos llegado a nuestro destino.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!