CAPÍTULO 19

25.8K 2.1K 322

Un televisor gigante se encontraba pegado a la pared junto a un equipo de sonido de último modelo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Un televisor gigante se encontraba pegado a la pared junto a un equipo de sonido de último modelo. Las paredes estaban pintadas de un verde mate oscuro. Tres juegos de sofás de tonos oscuros se encontraban en el centro de la sala. Unos grandes ventanales de vidrio polarizado se realzaban en la pared principal. El lugar era espeluznantemente hermoso.

-Hola Jay- un chico de ojos azules y el pelo negro totalmente despeinado me saludó con una semi sonrisa. Era el hermano-clon de Iam, el chico del que Pam se había enamorado.

¿Cómo era su nombre? ¿Galeb? ¿Gabriel? Mierda soy un desastre con los nombres.

-Hola Gaaa... -alargué las palabras intentando recordar su nombre. Entrecerré los ojos intentando concentrarme -¡Gael! -dije triunfante mientras sonreía. Él asintió con una sonrisa traviesa y se alejó de mí para acercarse a Iam. Estaban en una charla bastante interesante al parecer. Me vi tentada a escucharlos.

-Hola Jazmine -Desde una esquina de la habitación me saludó el chico sexy de cabello castaño y ojos verdes. De él si me acordaba, era Allem. Estaba acostado en un sillón con su celular en sus manos. Parecía bastante concentrado.

-Hola Allem. -dije tímidamente, pues no hablaba mucho con él. Era un chico bastante callado y misterioso sin contar que era extremadamente atractivo. Nunca había tenido ninguna charla con él así que no podría definir su personalidad con exactitud.

Miré hacia las demás personas y me percaté de que Kaley estaba en uno de los sofás hablando con una chica de cabello negro y ojos azules. Esa chica era muy hermosa, en verdad. Pero ésta vez evite prejuzgarla como lo había hecho con Kaley. Al parecer la chica se percató de mi mirada pues se volteó hacia mí y me sonrió. No era una sonrisa sincera, estaba casi segura de que era una sonrisa bastante cínica.

-Soy Anna, un gusto. -Me observó de abajo para arriba como si fuera una cualquiera y luego siguió hablando con Kaley ignorándome por completo.

Ésta no me simpatiza para nada.

Zorra

-¡Hola! Soy Scott -Una voz cantarina me sobresaltó. Me giré para ver quien había hablado y me encontré con unos ojos mieles de ensueño, una sonrisa angelical y su cabello castaño revuelto lo hacían ver jodidamente sexy. Llevaba unos tatuajes en su brazo derecho. Definitivamente llamaría la atención de cualquier chica, incluso ya llamo la mía.

-Hola -dije tímidamente.

-¿Crees en el amor a primera vista o tengo que volver a pasar delante de ti? -Una voz sensual demasiado ensayada se hizo notar a mi lado. No pude evitar reír. -Darren a sus servicios señorita Colbeck. -hiso una extraña reverencia con sus manos, no pude aguantar la risa. Él llevaba su cabello castaño despeinado, una sonrisa pícara en sus labios y sus ojos eran de un color verde medio gris. Hacía un juego extraño con sus cejas que me daba mucha gracia. No pude atajar la carcajada.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!