CAPÍTULO 30

21.5K 1.6K 239

-¿PUEDES DECIRME DONDE CARAJOS ESTAS JAZMINE COLBECK?- Sentía como mis tímpanos explotaban de lo fuerte que mi mama gritaba a través del auricular del celular

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿PUEDES DECIRME DONDE CARAJOS ESTAS JAZMINE COLBECK?- Sentía como mis tímpanos explotaban de lo fuerte que mi mama gritaba a través del auricular del celular.

-Mamá, te lo digo por décima vez, estoy en un campamento en la costa… -No me dejó terminar mi relato pues su adorable gritó volvió a destrozar mis tímpanos.

-Y POR DÉCIMA VEZ PUEDES DECIRME ¿¡QUIEN MIERDA TE DIO PERMISO DE IR ALLÍ!?

-Mamá ese vocabulario no es apto para una dama… -Antes que siguiera hablando ella volvió a interrumpirme. Solté un largo suspiro.

-¡CRIATURA MALHAGRADECIDA! ¡YO CONFIE EN TI Y TÚ SOLO DESAPARECES SIN AVISAR NADA!

Ay dios dame paciencia.

-Mamá ya te dije que le había avisado a papá… -Volvió a interrumpirme y ésta vez por increíble que parezca su grito fue aún más fuerte que los anteriores.

-¡TU PADRE ES UN IRRESPONSABLE! ¡ANDREW NUNCA MADURARÁ! ¡ESE HOMBRE ME PONE DE TAN MALHUMOR! ¿COMO DEJA A SU HIJA IR SOLA A UN CAMPAMENTO EN LA COSTA SIN MI CONSENTIMIENTO?

Y ahí venían de nuevo todas sus quejas sobre lo irresponsable e inmaduro que era mi padre, ya me sabía de memoria todos sus comentarios. Es que siempre que había alguna discusión mi madre culpaba a mi padre de alguna u otra manera.

-Mamá tengo que cortar la llamada, es hora de cenar y tengo que ayudar a poner la mesa junto con mis compañeras. –Dicho esto corte la llamada antes que ella siguiera con sus plagueos histéricos. Solté un sonoro suspiro mientras me recostaba sobre el ventanal de la cabaña y observaba las olas moverse sobre las aguas.

Ya hacían cinco días desde la vez que habíamos llegado a este lugar. Iam había insistido en quedarnos aquí por un tiempo. Nuestra relación no marchaba exactamente “bien”. Después del beso que se plantó con la zorra la situación entre nosotros fue muy incómoda. Iam no había dicho absolutamente nada sobre el tema y yo no me sentía suficientemente confiada como para sacar el tema a flote. Así que simplemente ignoramos la situación. Él me había dejado claro que los planes de Lunn era matarme pues yo tenía su alma y un cuerpo sin alma no puede permanecer por mucho tiempo sobre la tierra.

La situación era muy clara. Éramos dos mujeres compartiendo un mismo alma y solo una de las dos podría vivir mientras que la otra se pudriría en el infierno, pues un cuerpo sin alma no puede ir al cielo ¿no?.  La gran pregunta es ¿De qué lado está Iam?. Si bien él estuvo ayudándome a escapar durante todo este tiempo… ¿Y si todo es una emboscada? Él estuvo ayudándome porque ella estaba muerta, pero ahora que ella está viva.. ya no sabía si podía confiar en él y eso realmente me dolía.

Pero de una cosa estaba completamente segura. Lunn no iba a ganar esta batalla. No iba a permitir que alguien me arrebate algo que es mío y mucho menos ella. Si, puede ser que tenga algo de rivalidad por el hecho de que besó a Iam enfrente de mí. Ella estaba desafiándome y no iba a permitir que salga victoriosa de todo esto. Si Iam estaba de mi lado o no, eso ya no importaba, con o sin él yo no iba a permitir que ella ganase. Y si eso requiere matarla, estaba dispuesta a hacerlo.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!