CAPÍTULO 21

24.2K 1.7K 218

-¿PERO QUE MIERDA JAY? -Le di una patada en sus piernas mientras me tiraba encima suyo para tapar su boca con mis manos para que se callara

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-¿PERO QUE MIERDA JAY? -Le di una patada en sus piernas mientras me tiraba encima suyo para tapar su boca con mis manos para que se callara.

-Shhh.. Es confidencial. -susurre mientras lentamente quitaba mi mano de su boca.

Él tenía una expresión de desconcierto y espanto en su rostro, sus ojos parecían que se iban a salir de su rostro en cualquier momento.

-¿Cómo que son ángeles caídos? -susurro perturbado. Sus ojos estaban realmente desorbitados. Tenía el rostro de un gatito asustado.

-Sí, son ángeles pero Iam me dijo que no se lo diga a nadie. Pero eres mi mejor amigo no pude quedarme callada. -susurre mientras miraba a mi alrededor asegurándome de que nadie nos espiara. -Desde ya, te aviso que si le dices a alguien sobre esto te cortare las pelotas y las colgaré en la puerta principal del colegio. -lo fulminé con la mirada y él hiso una mueca de pánico.

-Y Kaley...? -preguntó dudoso.

-Si, ella también es una desterrada, y desde hoy yo también lo soy. -susurre seria. Él frunció el ceño confundido.

-Tú no eres un ángel, eres una simple humana retrasada que come como cerda y es más floja que un oso perezoso. -susurró con un tono de burla. Tomé un escarbadientes entre mis dedos y lo amenacé con pincharlo. -Ya, perdón.

-Bueno, a lo que voy es que quiero que me ayudes a averiguar sobre el pasado de Iam y Lunn.

-¿Enserio no estas alusinando sobre eso de los ángeles? Son efecto de esos cuatro libro de angeles que te leiste ¿no? -Revoleé los ojos y antes de que yo le respondiera èl continuo- Si quieres puedo llevarte al psicólogo, no se lo contaré a nadie. Quedará entre nosotros dos tu "problemita" sobre ángeles.

-¿Puedes dejar de decir estupideces y concentrarte en lo que tengo que decir? -Respondi con fastidio mientras me rascaba la cabeza. -El único que necesita un psicologo eres tu.

-Estas loca Jay... -Puso una mano en mi hombro como si tuviera lástima de mi. Lo fulmine con la mirada y con el escarbadientes que tenía en mis manos le clavé en su brazo haciendo que retroceda lo mas lejos de mí.

-Loca tu abuela. -Espeté seca. - Quiero que averigües sobre la vida privada de Iam.

-¿Eso no es incumbir a su privacidad? -pregunto indignado. -Es un delito.

-No. Es investigar. Y eso no es un delito. -Me encogí de hombros con mi consciencia limpia.

No es incumbir su privacidad... ¿O sí?

-¿Qué tengo que hacer yo? -susurro mientras juntaba sus cejas.

-Quiero que te encargues de averiguar todo sobre Lunnael Peich Langel. Eres un nerd cibernético, quiero que me averigües todo lo posible sobre ella, incluso si puedes extraer datos confidenciales del museo y del gobierno de la antigüedad estaría agradecida. -susurré mientras él escuchaba con atención cada palabra que salía de mi boca.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!