CAPÍTULO 18

22.8K 1.9K 356

Empujé a Iam con toda la fuerza de mi cuerpo como si estuviera empujando a un acosador violador que trataba de desvirginarme

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Empujé a Iam con toda la fuerza de mi cuerpo como si estuviera empujando a un acosador violador que trataba de desvirginarme. Lo empuje con tanta potencia que él cayó al suelo provocando un sonoro ruido contra el piso masiso. Abrí mis ojos como platos mientras dirigía mi mirada hacia la persona que había hablado.

Una chica rubia de ojos azules se encontraba recostada en la puerta con los brazos cruzados y una ceja ligeramente levantada en señal de advertencia. Era hermosa. Su cabello era completamente lacio y le caía hasta las caderas. Sus ojos azules se veían resaltados por su delineador negro y su máscara de pestañas la hacía verse como una muñeca. Sus labios estaban pintados de un color rojo oscuro, casi negro. Llevaba unos jeans ajustados y un top negro dejando ver su abdomen completamente marcado. Era jodidamente hermosa.

Si Iam tiene algo que ver con ésta chica, definitivamente te jodiste Jay.

Al pensar en eso dirigí mi mirada a él entrecerrando los ojos. Lo fulminé con la mirada como si fuera la peor mierda presenciada en toda mi vida mientras él se levantaba del suelo. Él no me miró, simplemente camino hacia la chica sonriendo. Ella no dudo dos veces para largarse en sus brazos dandole uno de esos abrazos de osos y un beso en su mejilla. Me quedé helada.

¿Con qué juegas en dos equipos al mismo tiempo eh idiota?

Antes de pensar  en alguna palabrota más dirigida hacia Iam  la chica se acercó a mí y me abrazó de la misma manera en que lo había abrazado a él. Me quedé ahí petrificada mientras su denso perfume a rosas me embriagaba.

-Hola soy Kaley –una sonrisa hermosa salió de sus labios.

-¿Hola? –no estaba segura de qué estaba pasando, miré a Iam con desconcierto mientras él sonreía con diversión como si supiera que la situación me ponía de lo más incómoda.

-Es mi hermana. –Al escuchar esas palabras un rubor recorrió mi rostro. Me había puesto celosa de su hermana. ¡DE SU HERMANA!

Ni si quiera tienes derecho a ponerte celosa, no eres su dueña, idiota.

Pero él me besó. Eso significaba algo ¿O no?

Un besó no te hace su novia. ¿A cuántas más habrá besado? Solo eres una más, no te emociones...

Por primera vez decidí escuchar a mi conciencia. Era solo un beso, nada más.

-¿Tú eres Jay, no? –La miré con el ceño fruncido y ella sonrió aún más grande. –Iam me ha hablado de ti.

En ese momento una electricidad recorrió mi cuerpo.

Él hablo de mí...

¡No seas idiota, solo eres una más en la lista, solo quiere jugar!

Sacudí mi cabeza intentando sacar esos pensamientos. No debía ilusionarme porque iba a salir lastimada. Tenía que tranquilizarme y tomar esto como un juego.

DARK SOUL ¡Lee esta historia GRATIS!