𝟒𝟗. 𝐍𝐎 𝐂𝐈𝐄𝐑𝐑𝐄𝐒 𝐋𝐎𝐒 𝐎𝐉𝐎𝐒

3.6K 350 21
                                    

⪻ 𝐀𝐫𝐢𝐚𝐧𝐧𝐚  ⪼

🔞

Los pies me duelen y mis mejillas están frías, aún así pienso que esta noche fue una de las mejores, ambos hicimos bien nuestro trabajo y cumplimos el objetivo; pasar desapercibidos y ser felices.

—Hemos llegado, adelante camarada —sonrío ante su interpretación dominante.

Me olvido del disfraz apenas cruzo la puerta, dejo el abrigo en el perchero y me retiro los tenis que de cómodos no tienen nada.

—La misión fue cumplida —asiento mientras sonrío pero dejo de hacerlo al notar la manera en que me mira.

Enzo es guapísimo pero en este momento parece un Dios, su cabello largo y alborotado, esa chaqueta abierta y su pecho prominente me tienen atrapada, hipnotizada.

Doy un paso adelante, eliminando el pequeño espacio que nos separa, no he dejado de mirarlo, ni él a mí.

—Hacemos buen equipo, espero que esta misión no sea la última —digo con dificultad, en mi cuerpo hay cinco litros de sangre y mil toneladas de nervios.

—Espero lo mismo, pero si se agotan estoy dispuesto a inventar muchas más solo para estar contigo.

Las puntas de sus dedos tocan el dorso de mi mano y lentamente suben hasta mi hombro.

Mi respiración ha aumentado y los latidos de mi corazón son tan fuertes que pueden escucharse, bastaría con esforzarse un poco para percibirlo.

Inclina su cabeza hasta que sus labios tocan el hombro que segundos antes estaba acariciando, cierro los ojos al contacto, su respiración caliente choca contra mi piel.

Desliza el tirante de mi blusa y comienza a trazar un corto camino de besos húmedos sobre mis clavículas y cuello, lo hace una y otra vez, la sensación de placer está aumentando, ocasionando que mi cuerpo esté inmóvil, toma mi rostro entre sus manos y posa su frente en la mía.

—Hay que dormir —frunzo el ceño, no entiendo que hice para que decidiera detenerse.

¿En serio no recuerdas las incontables veces que dijiste la frase; “lo siento pero no puedo hacerlo”?

Entro a la habitación, está quitándose la ropa, camino deprisa hasta llegar a la cama y comienzo a hacer lo mismo, mi ropa cae sobre la alfombra quedando únicamente en bragas y con la parte superior de mi pijama.

Apago la luz cálida de la lámpara y me meto entre las sábanas, segundos después imita mi acción.

—Buenas noches amor —susurra en mi oído para después abrazarme por la cintura.

—¿Por qué te detuviste? —necesito saber la respuesta o moriré de un ataque de ansiedad.

—Porque no quiero presionarte, pasará cuando estés lista.

Suelto un suspiro y giro sobre la cama quedando frente a él.

Admiro cada milímetro de su rostro y no puedo creer que el actor que solo veía en las redes sociales esté aquí, abrazándome, haciéndome sentir viva en cada respiro.

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora