𝟐𝟕. 𝐁𝐔𝐄𝐍𝐀𝐒 𝐍𝐎𝐂𝐇𝐄𝐒

6.9K 567 132
                                    

𓆩 𝐄𝐧𝐳𝐨 𓆪

Aranza es muy tierna y en realidad me gusta pasar tiempo con esa gatita pero la verdadera razón por la que estoy yendo a la habitación de Ari es porque quiero estar junto a ella, no me basta con tenerla cerca un par de horas y mucho menos cuando dos hombres que gustan de su persona nos interrumpen, quiero estar a su lado como antes, cuando pasábamos el tiempo riendo y platicando cosas que a oídos de los demás podían no tener ningún sentido pero entre nosotros nos entendíamos, necesito eso que teníamos y haré todo lo que esté en mis manos para recuperarlo.

“Estoy afuera, ¿Me dejas entrar”

Me costó mucho enviar ese mensaje pero al final lo hice, ahora solo queda esperar a que vea el mensaje y me ignore o que esta puerta se abra. 

—¿Qué haces aquí? —dice en voz baja.

—¿Puedo pasar? —niega. —Quiero estar contigo y con Aranza, tiempo en familia —sonrío y sé que está conteniendo las ganas de hacer lo mismo pero en un intento fallido termina regalándome esa hermosa sonrisa. 

—Pasa. 

Esta habitación es idéntica a la mía solo que yo no tengo una puerta que conecta con la de Matías, sus cosas están ordenadas como siempre y la ventana está entreabierta permitiendo que el aire fresco se cuele dentro de estas cuatro paredes, Aranza me ve y se acerca, roza su pelaje con el largo de mi pantalón, la tomo en brazos y nos sentamos en la orilla de la cama, Ari se acuesta en el otro extremo, entre sus manos tiene su teléfono y sonríe de vez en cuando, no sé exactamente porque motivo lo hace pero lo agradezco pues me brinda un lindo espectáculo.

Al pasar de los minutos voy sintiendo mis párpados pesados y lo último que veo antes de cerrarlos es a ella, mirando hacía la ventana con tranquilidad, igual que lo hacía en casa o en el departamento, nuevamente tengo eso que tanto extrañaba solo que antes dormía entre mis brazos. 

Aranza se mueve ligeramente pero basta para despertarme y al abrir los ojos observo a Ari, me está mirando, lo hace con mucha ternura. 

—¿Quieres que me vaya? —que diga que no, por favor, que el estar cruzando los dedos funcione. 

—¿Quieres irte? —niego y sonrío, su rostro luce tan bien frente al mío pero después de terminar soñé con esto tantas veces que tengo miedo de que sea producto de mi imaginación, y para descartarlo acaricio su mejilla, definitivamente estoy en un sueño pero despierto. 

—Descansa chiquita.

🔞

Me gusta el brillo que aparece en su mirada cada vez que la llamo así, cierra nuevamente sus ojos pero tal vez tampoco quiere dormir, tal vez quiere que la haga mía toda la noche como solíamos hacerlo antes.

Tal vez si quiere dormir, deja de imaginarte cosas, la perdiste y debes aceptar que nada ocurre dos veces. 

La vocesita de mi cabeza tiene razón así que suspiro y me preparo para obligarme a dormir pero Ari se sienta y camina hasta el baño, frunzo el ceño en cuanto mis oídos reconocen el sonido del agua cayendo sobre la cerámica, la luz se enciende y en el piso aparece su silueta. 

Ya duermete Enzo, se va a bañar y no, no estás invitado.

Y nuevamente esa voz tiene razón pero ahora no voy a obedecer, me levanto y camino hasta ahí, la puerta está entrecerrada pero me es posible observar como va deshaciéndose de sus prendas quedando solo en ropa interior.

—¿Vas a quedarte ahí como un pervertido? —sonrío, me ofende pero puedo hacerlo si quiere, no me molestaría. 

—¿Acaso me estás invitando? —suelta un risa y cierra el grifo.

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora