𝟒𝟔. 𝐂𝐔𝐋𝐏𝐀𝐁𝐋𝐄

3.6K 392 192
                                    

𝐉𝐮𝐧𝐢𝐨 𝟏𝟑, 𝟐𝟎𝟐𝟒

⪻ 𝐀𝐫𝐢𝐚𝐧𝐧𝐚 ⪼

Me gusta estar aquí, las paredes blancas y el olor a lavanda hacen que la paz reine en mi cabeza, este es mi lugar seguro y nunca me  he sentido juzgada al externarle mis pensamientos a Cristina, mi terapeuta.

—¿Cómo te has sentido últimamente? —observo el ventilador que está justo cerca de la puerta.

—Bien, ya no hay tanto ruido en mi mente y los ataques de ansiedad han disminuido —

—Me da mucho gusto saber que todo ha mejorado, ¿cómo te va con el fisioterapeuta? ¿has avanzado? —

—Sí, ya recuperé la movilidad al cien por ciento, es agradable porque no dependo de nadie —asiente con la cabeza mientras escribe algo en su cuadernillo.

—¿Cómo vas con lo otro? —frunzo el ceño y agacho la cabeza.

—Me está costando demasiado y me enoja —

—¿Por qué te enoja, Ari? —

—Santiago no... no logró abusar de mí pero... cuando Enzo se acerca mucho o los besos suben de nivel no puedo evitar que ese recuerdo llegue —acaricio mis cuádriceps una y otra vez, no me gusta hablar del tema.

—Entiendo que te moleste pero llevará su tiempo, no debes sentirte mal, pasará cuando estés lista.

—Supongo que sí.

“Pasará cuando estés lista”

Justo ahí está el problema, me siento lista, sé que Enzo es quién me besa y quién me toca, pero de pronto estoy en esa maldita casa y las manos del asqueroso de Santiago son las que acarician mi piel y todo se va a la mierda.

Enzo lo entiende, lo sé por la forma en que me mira, por como me abraza y me susurra que no pasa nada, pero sí pasa y me siento tan mal por no poder estar junto a él como solíamos hacerlo antes.

♣︎

A mi izquierda está Enzo y a mi derecha el abogado que Elisa consiguió, dudaba en aceptar su ayuda pero últimamente ha cambiado mucho, quizás ahora sí aceptó mi relación con su chico estrella.

Detrás están Matías, Fernanda, Víctor, Nicolás y Laura, ellos tampoco me han dejado de apoyar, ni un momento.

No quiero voltear hacía el otro lado pero mi cuerpo me traiciona y termino haciéndolo, Santiago no es él mismo de aquel día, tiene la mirada abajo, no sé mueve ni tampoco emite alguna palabra, nadie lo acompaña más que su abogado, pienso en su esposa y en su bebé, deben estar pasándola mal pero si al idiota no le importó no entiendo porque a mí sí.

—Señor Rodarte, ¿se declara culpable o inocente? —pregunta el juez y un silencio llena la sala, miro hacía el frente esperando escuchar su respuesta descarada.

—Culpable —frunzo el ceño, Enzo aprieta mi mano y lo miro, está igual de confundido que yo. —Soy culpable, la cité en una casa que renté e intenté abusar de ella, la grabé y la amenacé, pero no fui yo quién filtró ese vídeo.

—Señor Rodarte, ¿está consciente de las consecuencias que le puede traer esta declaración? —de reojo lo observo, está mirando hacía acá.

—Soy consciente.

—Su señoría, mi cliente quiere que esto termine lo más pronto posible, sabe el daño que ocasionó y acepta todos los cargos —

—Vaya, no es tan idiota —susurra Ibáñez, el abogado de Elisa.

—Acusado, póngase de pie —obedece a la orden del juez. —¿Tiene usted algo más que decir? —

—Me, me gustaría decirle algo a la señorita Álvez —mi respiración se acelera.

—Adelante.

—Ari, lamento mucho lo que te hice, fuiste una persona muy importante para mí y sólo arruiné tu vida, perdón —cierro mis ojos y todos los recuerdos que viví con él se plasman en mis párpados, como una película pero con el final más horrible.

—Andate a la concha de tu madre, no vengas a hacerte el bueno acá —agrega Matías

—¡Orden! —exclama el juez. —¿Quiere decir algo señorita Álvez? —niego rotundamente y sin necesidad de pensarlo demasiado. —Se tomará un receso de treinta minutos para que la corte tome una decisión.

Enzo toma mi mano y caminamos hasta la salida, por los enormes ventanales del tribunal puedo observar a la multitud de prensa que nos espera allá afuera.

—No esperaba que Santiago hiciera eso —dice Fernanda detrás de mí, me giro y me encojo de hombros.

—Lo hizo para que el juez le disminuya la sentencia, al aceptar los cargos el abogado defensor puede negociar con el juez —agrega Ibáñez.

—Voy al baño, amor, ahora regreso —Enzo se pierde entre las personas que esperan que su juicio inicie.

—¿Qué piensas? —pregunta Fernanda.

—Santiago dijo que él no filtró el vídeo —me mira con el ceño fruncido.

—¿Y le crees? —

—Si aceptó lo que hizo... ¿por qué negar eso?, ya no tenía más que perder —

—Tal vez fue Elisa, te consigue un abogado, te trata bien, ¿acaso se siente culpable? —

♣︎

—Esta corte ha tomado una decisión, se encuentra culpable al señor Santiago Rodarte por tentativa de agresión sexual en contra de la señorita Arianna Álvez, otorgándole una sentencia de tres años en prisión y por petición del abogado Ibáñez también se levanta una orden de alejamiento, por lo tanto no podrá acercarse a la señorita Álvez, ni a su vivienda ni a su trabajo —aclara la garganta. —El abogado defensor debe hacer la documentación correspondiente para el traslado de su cliente — toma el mazo. —La corte da por concluido este caso, se levanta la sesión.

Suspiro profundamente, la pesadilla no ha terminado pero al menos estaré más tranquila.

Antes de salir algunos guardaespaldas se acercan para acompañarnos hasta la camioneta que nos está esperando, en el camino no faltan los periodistas que buscan alguna noticia que los salve de ser despedidos o algunos comentarios fuera de lugar.

Enzo sube primero, me extiende la mano para ayudarme a subir pero alguien me toma del hombro impidiendo que entre a la camioneta.

—Arianna, ¿habrá algún castigo para tu mejor amiga? —frunzo el ceño.

—¿Qué? —mi corazón late con fuerza.

—Un periodista acaba de mencionar que Fernanda Larreta le vendió el vídeo que meses atrás se filtró, ¿puedes decirnos algo al respecto? —siento como mi sangre baja hasta mis talones.

—Ari, vámonos —volteo hacía donde está Enzo pero mi vista es borrosa debido a las lágrimas acumuladas.


꒦꒷♡꒷꒦︶︶꒦꒷♡꒷꒦︶︶꒦꒷♡꒷꒦

Si te gustó el capítulo no olvides votar ❤️✨

Les tengo una noticia, este fanfic ya casi llega a su fin 😔

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora