𝟑𝟒. ¡𝐃𝐄𝐉𝐀𝐌𝐄!

4.8K 391 70
                                    

⪻ 𝐀𝐫𝐢𝐚𝐧𝐧𝐚  ⪼

Enzo lleva casi media hora escogiendo que ropa ponerse, lo estoy observando recargada en el respaldo de la cama, me gusta lo que hace pero es gracioso cuando cubre su entrepierna con alguna prenda, como si no conociera su cuerpo. 

—Con lo que sea te ves increíble pero me gustó más el primer outfit —intento ayudarle. 

—¿Verdad que sí? —sonrío mientras niego con la cabeza. —Tienes muy buen gusto —sé que lo ha dicho en otro sentido. 

—Un excelente gusto —muerdo mi labio y me levanto para ir al baño, no llevo más que mi ropa interior.

—Arianna no me hagas esto, no ahora —suelto una risa antes de cerrar la puerta. 

Al salir lo veo sentado en la orilla de la cama, al fin está listo, me acerco hasta quedar entre sus piernas, besa mi abdomen y gruñe. 

—Me comenzó a doler el estómago, creo que no iré. 

—Pobrecito de ti, pienso que lo mejor es no arriesgarte y quedarte a descansar —aprieta mis nalgas y me pega más a su cuerpo, estamos a punto de besarnos pero golpean la puerta. 

—¡Enzo, es hora, ya llegaron por nosotros! —es Elisa, justo en el momento menos indicado. 

—Ve con cuidado y diviértete, prometo compensarlo más tarde —me besa, toma sus cosas y sale de la habitación. 

♣︎

He llegado a la dirección que Santiago me indicó, cuando le llamé tuve que volver a mentir diciéndole que mi vuelo se había cancelado y muy amable dijo que no me preocupara y que me esperaban a las seis para comer. 

Me da emoción conocer a Leandro, no sé si se parezca a su mami o a Santiago pero debe ser hermoso, la mayoría de bebés lo son pero es mas lindo poder regresarlos a sus mamás cuando lloran o se mueven como gusanito en tus brazos. 

—Si viniste, creí que ya no llegarías —dice Santiago al abrir la puerta. —Pasa —se acerca a mi rostro pero sólo pongo mi mejilla.

—No seas dramático, solo me pasé con veinte minutos —la casa luce muy limpia, es extraño ya que lo conozco y no es una persona muy ordenada y con un bebé pequeño imagino que no es tan fácil mantenerla así. —¿Y tu esposa? —doy media vuelta, luce nervioso. 

—Fue a comprar algunas cosas para la comida —asiento lentamente.

—¿Y tú bebé? —frunzo el ceño. 

—Fue con su mamá, ¿quieres algo de tomar? —niego. —Vamos Ari, tengo agua, jugo, vodka. whisky, tu favorito —sonríe.

—Estoy bien así.

♣︎

⚠️ El siguiente contenido no es apto para menores ni mucho menos para personas sensibles, no fue escrito con ninguna mala intención, recuerden que es un fanfic y forma parte de la historia ⚠️

♣︎

Ya transcurrieron veinte minutos y la esposa de Santiago no ha regresado, mi pierna se mueve por los nervios que siento, algo me dice que esto no está bien. 

—Tu esposa ya se tardó, deberías llamarla, lo podemos dejar para después —comienza a reírse, solo lo observo. 

—No estamos esperando a nadie, lo siento pero no encontré otra manera para que accedieras —mi corazón se acelera. —El verdadero motivo por el que te cité fue porque aquel día que comimos juntos, me di cuenta que aún tenemos química —me levanto. 

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora