𝟏𝟔. 𝐄𝐒𝐓𝐑𝐄𝐋𝐋𝐀𝐒

10.6K 747 378
                                    

⪻ 𝐀𝐫𝐢𝐚𝐧𝐧𝐚 ⪼

Hace diez minutos que Enzo cruzó esa puerta, se fue dejándome con decenas de pensamientos enredados y con la piel erizada por culpa de su propuesta que nadie en su sano juicio dejaría pasar.

Tiene razón en algo, estoy ebria y necesito que el efecto del alcohol disminuya para pensar correctamente, nuevamente coloco mis manos debajo del chorro del agua para humedecer mi nuca.

La puerta se abre y una vez más el destino me deja claro que me odia y que tiene algo personal contra mí, continúo con lo mío e intento ignorar la presencia de Sofía.

—Hola Ari —dice detrás de mí, no puedo creer que se atreva a hablarme ni mucho menos que sepa mi nombre.

—¿Te conozco? —lo siento, mi ego aumenta con el alcohol.

—No lo sé pero yo sí sé quién eres, Enzo me habló de ti.

—No entiendo.

—Eres la chica del bar, la que tiene el océano en sus ojos —sonríe. —Eres más de lo que crees, cuídalo, no vas a encontrar alguien como él, sé lo que te digo.

Da media vuelta y se va dejándome más confundida de lo que ya estaba.

♣︎

—Creí que no vendrías —dice Enzo en cuánto subo al auto.

—No hagas que me arrepienta.

Lucas comienza a manejar por las calles solitarias de la ciudad, son casi las tres de la madrugada y la temperatura es más fresca que hace unas horas.

—¿A dónde vamos? —

—A un lugar común pero no tan común en estas circunstancias —sonríe y sus hermosos hoyuelos aparecen en sus mejillas.

Comienzo a reconocer las calles y cuando Lucas se estaciona descubro el lugar, hemos llegado al Mirador Panorámico de la Intendencia.

—¿Qué hacemos aquí? —

—Entraremos y subiremos.

—Estás loco, no podemos entrar ahora —

—Sí podemos, mientras el evento terminaba Lucas vino a hablar con el guardía y aceptó a cambio de una fotografía, ¿viene señorita? —levanta sus cejas y las mueve repetidas veces, tomo su mano y caminamos hasta la entrada.

Un hombre ya nos espera y luego de tomarse fotos con Enzo y pedir que le firmara algunas cosas nos pidió seguirlo.

Subimos a un elevador casi transparente pero mi estómago se revolvió cuando íbamos a la mitad.

—¿Quieres regresar?

—No, estoy bien.

🔞

La puerta se abre y salimos a la terraza del mirador, las luces de los edificios y casas se ven pequeñitas igual que las estrellas en el cielo.

—¿Ya habías estado aquí?

—Que yo recuerde no.

—¿Y te gusta? —se acerca despacio hasta quedar detrás de mí, su respiración choca en mi nuca.

—Es lindo pero me sigue gustando más la vista de tu departamento —quita el cabello que cubre mi cuello y mi oído izquierdo.

—¿Quieres ir allá? —su voz ocasiona una explosión de sensaciones dentro de mí y por instinto inclino mi cabeza dejando mi cuello a su disposición.

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora