𝟖. 𝐏𝐈𝐒𝐎 𝐒𝐈𝐄𝐓𝐄

12.2K 804 305
                                    

𝐌𝐚𝐫𝐳𝐨 𝟏𝟓, 𝟐𝟎𝟐𝟒

𓆩 𝐄𝐧𝐳𝐨 𓆪

Todo en mi vida va bien pero si pudiera cambiar algo; sin duda sería poder salir a la calle tranquilo y tomar la mano de Ari, poder besarla cada vez que me pegue la gana y no sólo cuando nadie nos ve, quiero presumir que tengo a la chica más linda a mi lado, pero Elisa me ha explicado que en ese tipo de cuestiones tengo que mantener un bajo perfil.

Ari merece todo lo bueno, manos llenas y siempre voy a encontrar la manera de dárselo...

El atardecer que hoy decora el cielo de Montevideo es precioso, está a punto de anochecer pero los rayos del sol aún molestan un poco así que bajo la visera.

Luego de unos minutos he llegado al lugar donde mi felicidad ha aumentado los últimos meses, en la ventana está la pequeña Aranza, deja salir algunos maullidos y la puerta no tarda en abrirse.

—¿Por qué eres tan malo Vogrincic? —pregunta Ari, tiene los brazos cruzados y está haciendo puchero, se ve tan tierna.

—No lo soy —entro y cierro la puerta.

—Entonces dime a dónde me vas a llevar, ¿si? —rodeo su cintura con mis brazos y beso su frente.

—Es una sorpresa y sí te digo perderá todo el encanto, ¿ya estás lista? —

—Lista.

Tomo a Aranza entre mis brazos y me adelanto al auto, segundos después Ari también sube.

Por seguridad tengo que mantener mi mirada al frente pero los ojos de Ari se están robando mi atención, la luz del sol los ilumina y los colores son más brillantes, tiene el océano en ellos y estoy seguro que nunca me cansaré de contemplarlos.

—¿Qué pasa? —

—¿Te he dicho que eres hermosa? —ahora está ruborizada.

—Sí lo has dicho, muchas veces.

Hemos llegado al estacionamiento pero por alguna razón Ari no sale del auto, rodeo el capó y me acerco a su ventanilla.

—¿Te vas a quedar ahí? —

—¿Estás seguro de que no tendrás problemas? —abro la puerta del copiloto y me hinco frente a ella.

—No va a pasar nada chiquita, confía en mí, ¿si? —asiente y caminamos hasta el ascensor.

Después de un movimiento y sensación extraña por fin estamos en el piso siete.

—Adelante —digo al abrir la puerta.

—Gracias, caballero.

Ari entra y camina hasta el gran ventanal, recorre un poco la cortina, me acerco despacio y me pongo a su lado.

—Tienes la mejor vista de Montevideo.

—Si... —observo como las luces de las lámparas y los autos se reflejan en sus ojos.

—Tienes mucha suerte.

—La tengo, Ari.

Regreso mi mirada al frente y ahí está, la vista de la que ella habla...

—¿Ya no quieres saber sobre tu sorpresa? —me siento en el sofá.

—Sí —da media vuelta y sus ojos se abren con sorpresa.

—Como no podemos salir al cine, traje el cine a casa, uno pequeñito —cubre su rostro, me levanto y la envuelvo en mis brazos

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

—Como no podemos salir al cine, traje el cine a casa, uno pequeñito —cubre su rostro, me levanto y la envuelvo en mis brazos.

—Es mejor que el cine, mucho mejor.

♣︎

La película se ha terminado, igual que la mayoría de dulces, Aranza está dormida entre las almohadas y Ari descansa sobre mi pecho.

—¿Qué le dijiste a Ed? —pregunto.

—Que me dolía el estómago —sonríe.

—Pobre, le mentiste, ¿sabes que pasa cuando alguien se porta mal? —me mira con seriedad.

—No lo sé.

—Merecen un castigo.

Acaricio su espalda por encima de la blusa y ella acaricia mi abdomen.

—¿Vas a castigarme? —levanta una ceja, miro sus labios y después a sus ojos.

🔞

Me levanto y cuidadosamente subo en ella, sus ojos están clavados en los míos y nuestra respiración es similar, agitada como si hubiera terminado un maratón y profunda como si quisiera relajarme.

Ari lleva una blusa de botones y sin cuestionarme dos veces los voy eliminando uno por uno, hasta que sus perfectos pechos quedan expuestos, luego retiro su pantalón y su diminuta tanga.

Levanta mi playera y de un sólo movimiento me la quita, sus manos recorren mi abdomen y justo antes de llegar al cinturón se detiene.

Me empuja con sutileza y ahora quién está recostado soy yo, se sienta sobre sus talones y busca la hebilla de mi cinturón, sigo sus movimientos con atención no quiero perderme nada de lo que sea que piensa hacer.

Baja mis pantalones y boxer al mismo tiempo, gatea hasta que su rostro queda frente al mío y vuelve a besarme, mis manos están sobre su espalda baja y las suyas sobre mi miembro.

—¿Quieres que la meta en mi boca o en mi vagina? —

—Difícil esa —sonrío.

—Entonces decidiré por ti.

Deja un camino de besos húmedos que abarca desde mi boca hasta mi abdomen, coloco una almohada debajo de mi cabeza,

—Que buena decisión —sonríe pero no de manera tierna, lo hace maliciosamente.

Su pecho toca el colchón inflable, su trasero forma un corazón y mi pene acaba de entrar en su cálida boca.

Enredo mis dedos entre su cabello sedoso y empujo su cabeza para llegar hasta lo más profundo de su garganta, mi mandíbula está tensa y las venas de mi mano se hacen notar más por el fuerte agarre.

—Que rico, Ari.

Sonríe mientras sigue chupándolo, es delicioso pero quiero estar dentro de ella otra vez.

—Súbete —le indico y obedece.

Poco a poco va bajando hasta que la lleno por completo, suelta un gemido delicioso que ocasiona que un escalofrío se presente.

Todo su cabello cae por un lado y algunos mechones sobre su rostro angelical, los retiro porque quiero observar sus gestos de placer, tomo su cadera y la sostengo con fuerza para después empujar mi pelis hacía arriba.

Un sonido acuoso aparece y me excita de sobremanera, sus pechos rebotan al igual que sus anchas piernas, no sé dónde posar mi mirada, todo de ella me encanta, Arianna Álvez me tiene loco.

♣︎

—¿Entonces no has recibido ningún mail, mensaje o llamada? —pregunto mientras enjuago su cabello.

—Hasta ahora no.

—Estoy seguro de que pronto lo recibirás.

—¿Y sí no lo hacen? —aprieto los labios.

—Pues seguirás estudiando y estoy seguro que alguien va a interesarse en tu trabajo.

—Me refiero a nosotros —suelta un suspiro.

—Todo seguirá como hasta ahora, no voy a desaparecer.

—Yo tampoco, no importa que sólo pueda verte en casa o en este piso.

꒦꒷♡꒷꒦︶︶꒦꒷♡꒷꒦︶︶꒦꒷♡꒷꒦

Si te gustó el capítulo no olvides votar ❤️✨

𝐄𝐍𝐙𝐎 𝐕𝐎𝐆𝐑𝐈𝐍𝐂𝐈𝐂 - 𝐔𝐍𝐍𝐎𝐓𝐈𝐂𝐄𝐃 𝐄𝐒𝐒𝐄𝐍𝐂𝐄Donde viven las historias. Descúbrelo ahora